Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

EEUU ante la tormenta filipina

24/10/2016 16:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, le quedan sólo unos meses en el poder, pero al enfrentar la pérdida de su aliado clave en Asia, Filipinas, la Casa Blanca juega una estrategia de largo plazo.

El presidente filipino Rodrigo Duterte, de 71 años, ha llamado al mismo Obama -y al papa Francisco- "hijo de perra" y esta semana anunció el fin de décadas de alianza entre Washington y su país, aunque después matizó esas declaraciones.

"No hemos escuchado nada específico", dijo el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest. "Pero esos comentarios están creando una incertidumbre innecesaria en nuestras relaciones", añadió.

La ruptura por Duterte de una alianza militar de 65 años y su entusiasta acogida a China constituyen un golpe para la influencia de Estados Unidos en esa región.

Washington corre el riesgo de perder presencia y acceso a los puertos asiáticos y bases en el corazón del Mar del Sur de China, un nicho de tensiones geopolíticas.

Con el predecesor de Duterte, Benigno Aquino, China y Filipinas estaban en desacuerdo sobre una vital vía marítima, al punto que funcionarios estadounidenses temían ser arrastrados a una guerra con el gigante asiático.

image

Pero desde que Duterte asumió el poder, en junio pasado, ha suspendido el patrullaje conjunto con Washington y ha amenazado con poner fin a los ejercicios militares.

- Consecuencias regionales -

Una ruptura podría tener implicaciones regionales. El giro de Duterte podría llegar a dividir el bloque regional ASEAN, al que Washington ha cultivado como contrapeso a las aspiraciones de dominio de Pekín.

Ante los reclamos territoriales de China y su postura confrontativa, Estados Unidos tiene las de ganar. "La región iba a darse cuenta, de muchas maneras, que China no es un socio confiable a largo plazo", opina Lyle Morris, de Rand Corporation.

Pero Pekín está atrayendo a miembros del ASEAN con problemas de liquidez, como Cambodia, destinándoles grandes inversiones en infraestructura.

image

A Duterte, su reciente visita a Pekín, un escenario provocador para anunciar una ruptura de las relaciones con Estados Unidos, le valió miles de millones de dólares en acuerdos.

"Una motivación clave que empuja al presidente filipino hacia China es la economía", estima Murray Hiebert, de la firma CSIS.

La tensión con Washington también puede afectar las operaciones antiterroristas contra el grupo Abu Sayyaf Group, vinculado a Al Qaeda y que ha realizado bombardeos, asesinatos y secuestros.

La Casa Blanca está intentando limar asperezas con Duterte mediante la estrategia de no criticarlo. "Es muy, muy sensible a las críticas", señaló Rand's Morris. "Cuando las hacemos, por ejemplo con las ejecuciones extrajudiciales, se pone muy, muy molesto y eso lo fuerza a tomar decisiones que pueden no ser en favor de los mejores intereses de Filipinas", añade.

image

Duterte ha privilegiado la lucha contra el crimen en Filipinas, donde en los últimos cuatro meses han muerto unas 3.700 personas. Y eso ha llevado a que se multipliquen las denuncias de asesinatos extrajudiciales de parte de la policía.

- Capear la tormenta -

La Casa Blanca se ha limitado a contener la tormenta lo mejor que puede y enfatiza que las relaciones con Filipinas van más allá de Duterte.

Los funcionarios estadounidenses destacan que la comunicación diaria con Manila ha cambiado muy poco desde que asumió Duterte, y apuntan que el presidente no ha ido adelante con sus "bravuconadas".

Duterte tendrá que asegurarse respaldo parlamentario para librarse del acuerdo de defensa con Estados Unidos, y por ahora hay pocas señales de que obtenga ese apoyo. A pesar de ser una excolonia estadounidense, los filipinos son abrumadoramente pro Estados Unidos.

image

La administración de Obama comenzó, de todas maneras, a responder cuidadosamente a los insultos y acciones de Duterte, y canceló una reunión entre ambos mandatarios en Laos.

Además de la lucha contra las drogas y la confrontación con Washington, el tema favorito de Duterte es la economía, y en ese plano Estados Unidos sigue siendo su aliado clave.

Estados Unidos es el segundo mayor inversor directo en Filipinas, después de las Islas Vírgenes -un paraíso fiscal-, según el Banco Santander.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3914
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.