Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Egipto: ‘Se inició una transición, pero no sabemos hacia qué’

20/08/2013 06:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageEl Mundo /Grupo Crónicas Revista

Hay caminos que se recorren sabiendo el destino y otros, a veces, sólo por sentir la necesidad de andar y avanzar, aunque no se sepa a ciencia cierta hacia dónde se va y qué se encontrará al final. Tal es el caso de Egipto, o al menos así lo han expresado los expertos que esta semana han participado en un curso sobre la Primavera Árabe en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

La conclusión, resumida en una frase, la dio el director del seminario, el catedrático de la Universidad de La Coruña Juan Ferreiro: ’Se inició una transición, pero no sabemos hacia qué’. Lo único que se espera en este momento en el país de los faraones es, en palabras de su consejero cultural de la Embajada en España, Al Sayed Soheim, es ‘que termine pronto esta situación de violencia’. Un deseo que convierte en creencia, al afirmar, seguro, que no se alargará en el tiempo la problemática actual.

El diplomático del país árabe ha rechazado que en Egipto la escalada de violencia vaya a desencadenar en un conflicto bélico directo. ‘No creo que Egipto caiga en el pecado de una guerra civil, nadie quiere un Siria, Libia o Sudán’, ha manifestado este viernes.

El matiz diferenciado lo ha expresado Jesús Antonio Núñez, codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (Iecah). Compartiendo la base de considerar ‘improbable’ una guerra civil como tal, ha expresado sus recelos al hecho de que se encuentre una pronta solución a loschoques entre los partidarios de los Hermanos Musulmanes de Mursi y el Ejército.

A favor y en contra del Ejército

En esta mesa y con esta premisa, Al Sayed ha roto una lanza en favor de la institución armada. ‘Estamos siendo injustos al juzgar el papel de las fuerzas armadas’, ha defendido porque, ha apostillado, ‘es la única institución, ahora mismo, garante del orden’. Además, ha querido negar la participación del Ejército en el desalojo de las dos acampadas de El Cairo, sino que fueron ‘las fuerzas de seguridad’.

‘Hablamos del líder del mundo árabe y está en un contexto de golpe militar de Estado’, ha sentenciado, por lo que ha asegurado que ‘va a haber más violencia a corto plazo’. Una situación, a su juicio, culpa del Ejército, que se ha adueñado, unilateralmente, de los deseos del pueblo porque, en este enclave, ‘los militares son la base de todo’.

Más sobre

Sobre las muertes en las acampadas, ha expresado las sombras que existen sobre este hecho. ‘Había cuerpos podridos, que estaban ya enterrados antes del desalojo’, acusando de una argucia macabra para ampliar la repercusión mediática. Por eso, ha anunciado que se están produciendo las autopsias para esclarecer los hechos.

‘Hipocresía internacional’

Aunque el panel de expertos del mundo árabe tiene sus diferencias sobre cómo avanzar hacia lo que se quiere conseguir -objetivo que tampoco ha quedado claro-, todos sin excepción han compartido una premisa: la hipocresía de la comunidad internacional. Especialmente, han recalcado, la de Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

El directivo de Iecah ha criticado ‘la prostitución de las palabras’ que se hace desde Occidente. Como ejemplo ha usado las palabras de John Kerry, secretario de Estado del país norteamericano, quien afirmó que el Ejército había restaurado la democracia. ‘Esto es, como mínimo, una hipocresía que esconde su cierta aceptación de lo que se ha hecho’.

El representante egipcio ha hablado de esta falsedad en relación con el hecho de que el Senado norteamericano apoyase a los Hermanos Musulmanes a la vez que Kerry defendía el derrocamiento de Morsi.

Un doble juego, también el europeo, que todos han tildado como ‘cínico’, echando de menos que sólo se pida contención en lugar de ser más enérgicos por, ha interpretado Núñez, ‘miedo a perder el control en un país de la importancia como Egipto’.

El contexto no es nuevo. Críticas a Occidente por su pasividad y la creación rápida de un maniqueismo entre los dos ‘bandos’ enfrentados son una constante en cualquier revuelta de países árabes. La diferencia es que, por esta vez, en Santander los expertos se han decantado por un camino académico de ideas contrapuestas que, por el peso de la realidad, no ha tenido una conclusión patente. Hay transición, algo obvio, pero si el destino es el mismo punto que de donde se partió habrá sido un andar para perder fuerzas y, lo que es peor, vidas, sin avances.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
18
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.