Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

El beso de Gdansk

22/06/2012 17:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageApenas ayer Otto Rehhagel, técnico alemán que consagró a Grecia en 2004 con la obtención de la Eurocopa, decía lo siguiente a El País: "Lo que sucedió en 2004 fue un milagro. Un fenómeno inexplicable de esos que ocurren cada mil años. Pero para que esa lotería te toque a ti alguna vez en la vida te tiene que encontrar trabajando duro y creyendo profundamente en ese trabajo".

Dicho milagro no aparecerá en miles de griegos, difícilmente serán tocados por la fortuna. En semanas recientes, Grecia informó que el número de personas oficialmente desempleadas alcanzó la cifra de 1.12 millones en el primer trimestre del año. Para ellos, los desempleados, no hay trabajo que albergue milagro alguno. Tampoco el fútbol se prestó a tan esperanzadora causa.

Ante Alemania, aficionados helenos, presentes en las tribunas o a través de la televisión, presenciaron una derrota sin pretextos; el rival fue superior en la cancha. Las emociones surgidas por los goles de Samaras y Salpingidis resultarán un pasaje esporádico con tintes de olvido. El día de mañana volverán a su realidad. Para muchos es probable que ni siquiera puedan ver más partidos.

Operadores de energía europeos, cuatro empresas comerciales en Suiza, Bulgaria, Italia y Alemania, han anunciado el recorte de ventas de electricidad a Grecia debido a la deuda que los helenos mantienen con ellos. Los griegos ya temen los apagones en la temporada turística, uno de sus débiles pulmones para generar ingresos.

La Eurocopa representaba una ligera alegría para el pueblo griego, una diminuta fuga para no pensar en la desgracia. Sin embargo la desgracia aumentó. La eliminación de su selección borra ese mínimo de aliento y se suma a la tristeza, a la depresión de ir en picada.

No obstante, las tribunas del PGE Arena Gdansk, en Polonia, regalaron la imagen de un hombre y una mujer besándose. Con los colores de Grecia pintados en sus rostros, los enamorados corrigieron la máxima de que el fútbol es idioma universal. En todo caso ponderaron otra máxima que tiene cabida en el balompié. "El único idioma universal es el beso", escribió el poeta francés Louis Charles Alfred de Musset.

Ante la futura oscuridad, ante la presente crisis económica y ante la derrota en el terreno de juego, los amantes de Gdansk nos recuerdan que una vez todo perdido ya no hay más que perder y sí mucho que ganar. Sin que los enamorados sepan, su beso resucita a Octavio Paz: "un mundo nace cuando dos se besan".

¿A qué sabe un beso en tiempo de crisis? ¿Cómo se da con la sonrisa extinguida? Diría un amigo que "cada quien su crisis". Y cada quien sus triunfos. Al menor por ahora un hombre y una mujer le han dado la cara al pulpo del caos que los asfixia y lo hicieron en un estadio; un mundo ha nacido.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
96
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.