Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sajara escriba una noticia?

El bullyng no es algo nuevo.

10/11/2012 13:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todos los días aparecen en las primeras planas de los diarios del mundo entero, noticias de adolescentes que se suicidan o intentan quitarse la vida, porque no soportan el acoso del que son objetos por parte de otros jóvenes, especialmente dentro del marco educativo.

En la Argentina, esta forma de violencia escolar ha ido cambiando de traje y los pocos que estudian el tema reparan en lo mismo: antes las chicas separaban; ahora son cada vez más las que hostigan a otras, incluso a los golpes.

Tampoco no para de crecer el ciberbullying: acosan con mails anónimos o usurpando la identidad de otros o suben fotos comprometedoras a Facebook para humillar a uno frente a una red de supuestos amigos.

Quizá la gran difusión que tiene el bullyng en esta época, oculta cosas que ya existieron en el pasado.

Yo en la Escuela Primaria fui objeto del bullyng, algo que en la década del cincuenta del siglo pasado no se lo conocía como tal.

Mi sufrimiento comenzó durante el primer gobierno de Perón cuando, devolviendo gentilezas, le otorgó a la Iglesia Católica, horas cátedras, para que enseñara Religión en las escuelas. (El cardenal Santiago Luis Copello había apoyado abiertamente la candidatura de Perón a la Presidencia de la Nación.)

Yo me retiraba de las clases de Religión, y durante dos horas yiraba por el patio del colegio hasta que los clérigos se retiraban. Esto sucedía dos veces por semana.

El acoso se producía cuando yo regresaba al aula. Los curas ya se habían encargado de darles a mis compañeros su perorata tendiente a acrecentar el odio hacia los hebreos.

No había clase en que los curas no reforzaran las mentes de los alumnos, para que vieran en mí el causante de todos los males del mundo. Yo había sido quien había matado al Hijo de Dios. Justo yo que era incapaz de matar una mosca.

Por supuesto que los sacerdotes no tenían nada que decir sobre la participación de la Iglesia, durante las Cruzadas; en tiempos de la Inquisición; ni sobre las masacres de los pueblos originarios de América; entre otras bondades producidas por la fe cristiana.

Yo me ganaba toda clase de improperios y descalificaciones, hasta que un grupo menos beligerante introducía un poco de paz entre el asesino de Cristo y los defensores de la fe. Hasta que no me iba del Colegio, yo estaba aislado del grupo.

Cuando no se dictaban las clases de Religión, todos éramos amigos, todos nos abrazábamos, todos compartíamos idénticos proyectos infantiles.

Afortunadamente para mí, unos años después, poco antes que yo terminara la Primaria, un gato negro se cruzó entre Perón y la Iglesia, y se terminaron mis padecimientos. Los curas no volvieron a la Escuela Normal de Concordia. Se reabrieron los prostíbulos que habían sido clausurados, reavivándose la zona roja, ahora convertida en un lugar muy concurrido, por solteros y maridos aburridos.

La vida es una fotocopia. Sólo es cuestión de recordar. ---------------------- Si algo siempre tuve en claro en toda mi vida, que nunca quise ser famoso ni hacerme de riquezas. Mis únicas fortunas son mis ideas, que no cambiarán el mundo pero servirán de reflexión, para aquel que tenga deseos de pensar. Mis textos se encuentran en: MIS TORRES DE BABEL. BLOGSPOT.COM ----------------------


Sobre esta noticia

Autor:
Sajara (337 noticias)
Fuente:
elrincondelosimpios.blogspot.com
Visitas:
1580
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.