Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

El fútbol inocente

31/01/2011 16:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A los héroes anónimos que día a día rescatan vidas y generan sonrisas infantiles

‘ … que canten por esos que no cantarán porque han apagado su voz. Que canten los niños, que alcen la voz. Que hagan al mundo escuchar… ’ , José Luis Perales

Hace pocos días quise sacar del baúl de los recuerdos una playera del Ajax, equipo del 94, para ponérmela por mero gusto. Al no encontrarla le pregunté a mi madre sobre el paradero de la prenda y respondió de forma categórica: "la vendí". Antes de plasmar un gesto de enojo, pidió que me sentara para escuchar el porqué de su acción:

"Mira hijo, tú andabas muy ocupado y ni tiempo me dio de decírtelo. Si la vendí fue por una buena causa, y lo hice segura de que no te opondrías. Al nieto de una amiga le han detectado cáncer y no tienen dinero. La criatura quería como regalo de reyes una playera de las Chivas y un balón, así que me tomé el atrevimiento".

¡Cómo carajos me iba a enojar!, por el contrario, le obsequié otras dos playeras para que las venda y apoye económicamente a la familia de este pequeñín. ¿Por qué arrinconar prendas que netamente tienen más un valor material que emocional? Pero como las buenas nuevas no vienen solas, a los pocos días la dueña de mis suspiros decidió hacer labor social con niños autistas y niños que padecen lesiones cerebrales que impiden su desarrollo. Peor aún, entre estos chamacos hay quienes son abandonados a la suerte de la vida porque sus padres los consideraron una aberración o un castigo divino.

A diferencia de otros niños con mismos problemas, éstos no son auspiciados por un Teletón o una Fundación escudada en prinicipios y valores para hacerse de billetiza que no es destinada para alimentos, útiles, terapias y herramientas para los chamacos. En este caso es al puro pelo, eso sí, y con ayuda de organizaciones civiles.

A algunas de estas criaturas se les complica pronunciar palabras tan sencillas como "agua", "casa", "mano"; un reto tanto para ellos como para sus educadoras. En una petición de apoyo, la dueña de mis suspiros me hizo ceder horas nalga de domingo futbolero o descanso para acompañarla a ver a sus chiquillos: "quizá te funcione para una de tus historias". Así lo hice, así lo hago.

Fue uno de los chamacos el que se ganó toda mi atención. La única palabra que dice sin problema de por medio, misma que repite continuamente para referirse a cualquier cosa, es "gol". Si quiere ir al baño, avisa con "gol". Si tiene sed, pide "gol" en lugar de agua. A raíz de una cirugía, le faltó oxígeno y el cerebro sufrió daños irreversibles.

Sin embargo, logra retener su admiración por Cuauhtémoc Blanco; lo identifica en fotos y videos, festeja y se alegra cada vez que lo ve. Para referirse a él también dice "gol".

La reflexión molesta no es para menos. Nuestros jugadores, federativos y directivos ganando racimos de dinero a cambio de nada, mientras que estos chamacos se dan por bien servidos con intentar patear un balón, pronunciar el nombre de un jugador o ver los colores de una playera; a la par de que luchan por conservarse en este mundo y dándonos férreas lecciones de vida. En el fútbol que ellos ven no hay derrotas ni corajes.

P.D. Chavos, quizá no entienden lo aquí escrito, pero lo prometido es deuda: aquí están.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
337
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.