Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cinevertigo escriba una noticia?

El Hombre de al Lado

11/04/2012 09:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

En El Hombre de al Lado (Argentina, 2009), su tercer largometraje, los cineastas Mariano Cohn y Gastón Duprat le plantean una provocación moral al espectador de este filme. Va mi teoría: el cinéfilo promedio de clase media acomodada tiene más cosas en común con el exitoso arquitecto Leonardo Kachanovsky (Rafael Spregelburd) que con su francote vecino impertinente Víctor Chubelo (Daniel Aráoz) y, sin embargo, en la medida que avanza la película, es más complicado seguir del lado del sarcástico, autoritario y egocéntrico Leonardo. Y aunque nunca comprendemos del todo quién es Víctor, qué hace y qué desea, quisiéramos conocerlo mejor. Leonardo vive con su exasperante mujer y su distante hija adolescente en La Plata, en la casa Curuchet, el único edificio americano diseñado por Le Corbusier. Cierto día unos marrazos lo despiertan: frente a su ventana, en la pared de enfrente, un albañil está haciendo un gran agujero. Esa misma tarde, el vecino le explica: sólo quiere una ventana para "atrapar unos rayitos de Sol". Pero el arquitecto Leonardo no lo puede permitir: es una violación del reglamento, una invasión de su privacidad, un atentado a Le Corbusier. Este es el tipo de disputas que se arreglan hablando, le dice un amigo a Leonardo, pero él no está acostumbrado a hablar. Él da órdenes a los miembros de su equipo, decide qué preguntas contestarle a una periodista o se burla de los ejercicios de sus estudiantes. Él no está para escuchar, sino para que lo escuchen. Víctor, en contraste, está para platicar, seducir, convencer. El filme de Cohn/Duprat abreva de un tema que ha sido tratado en otros géneros, en otras latitudes, como en el sádico telefilme de culto El Plomero (Weir, 1979) o en nuestra propia cinta clasista-paranoica Llovizna (Olhovich, 1978). El centro argumental es más o menos el mismo: cómo alguien bien educado, sofisticado y (dizque) de buenas costumbres lidia con alguien que pertenece, por sus maneras, su forma de hablar, su forma de ser, a las clases "subordinadas". ¿Qué pasa cuando alguien así toca a tu puerta, te trata con familiaridad, le manda flores a tu esposa, entretiene a tu hija? Cohn/Duprat –responsables también de la fotografía- filman a través de tomas cerradas y extendidas en las que aparecen los dos personajes centrales discutiendo una y otra vez sobre lo mismo: la ventana, el abogado, los "rayitos del Sol". Hablan castellano, es cierto, pero no se entienden. Y es que Leonardo es de lo que no saben entender.

Más sobre

El Hombre de al Lado se exhibe hoy lunes a las 15 y 17 horas en la sala Lido.


Sobre esta noticia

Autor:
Cinevertigo (1061 noticias)
Fuente:
cinevertigo.blogspot.com
Visitas:
417
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.