Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

El hombre que no habla

29/06/2012 18:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageTenía ocho años cuando su padre le pidió que pensara en su futuro: "A mí me encantaría que sigas con nuestra tradición, pero no está en ti. El mundo avanza y un día desaparecerá el ferrocarril. Así que ve contemplando qué es lo que quieres ser de grande". Sin titubear, el niño le respondió: "Maestro, seré maestro, papá. Quiero enseñarle a la gente".

Contrario a otros niños, él no tenía problemas para hacer la tarea. Sabía que después de hacerla tendría toda la tarde libre para jugar fútbol y toda la cena tranquila para escuchar las historias de su viejo sobre los trenes. A pesar de que su padre le narraba hechos ficticios, él disfrutaba de las anécdotas así fueran mentiras.

Además de ser buen estudiante sabía escuchar. No le gustaba hablar, sino escuchar. Con sus amigos de equipo, después de cada partido, disfrutaba de lo que le contaban. Cada vez que pedían su opinión o un consejo, él atinaba en responder frases cortas: "Me parece bien", "hazlo", "no le veo nada de malo". Se hizo confidente de muchos y todo un guardador de secretos.

Llegada la adolescencia, ya con 17 años, estudió para ser docente y al mismo tiempo seguía jugando futbol. Pero un compañero de clase le alteró sus planes de vida.

-Eres excelente en cuestiones académicas, pero muy callado. ¿Cómo piensas dar clases? Tienes que hablarle a los niños y tú no hablas, sólo escuchas.

-No había repasado en eso.

-Y te apuesto a que tampoco te ves como futbolista.

-Me gusta mucho jugar, creo que soy bueno, pero no sé si sea para tanto.

-Claro que lo es. Deberías ir a probarte.

Removido en sus aspiraciones, el chico hizo una prueba en un equipo de su ciudad y gustó a sus visores. Tan les encantó que no lo dejaron ir. "Naciste para el fútbol. Ve a tu casa, recoge tus cosas y dile a tus padres que ahora tu casa serán las canchas".

El chico habló con sus papás. Ambos entendieron y le desearon suerte. "Ya no seré yo quien te cuente historias. Ahora aprenderás otras", le expresó su papá. "Solamente te pido que te portes bien. Sé que no eres latoso, pero pórtate bien. Entre más educado seas más lejos llegarás", le sugirió su mamá. Se despidieron.

Corrió el tiempo y el maestro truncado disputaba la Eurocopa de 1980 con su selección, España. Fue un fracaso. El equipo empató sin goles ante Italia, perdió 2-1 ante Bélgica y 2-1 ante Inglaterra. No volvió a vestir los colores nacionales como jugador. Pero el fútbol se mantendría como su compañero y tras la amarga experiencia consideró que el fracaso es una lección necesaria para aprender a triunfar.

Retirado de los terrenos de juego se convirtió en entrenador. Retomó su perfil docente de la adolescencia y con la diferencia de que ahora sí hablaba compartía historias propias con sus jugadores y viceversa. "La parte humana, desde luego, es fundamental. Se puede tener una relación muy humana y mantener la exigencia", indicó en una entrevista concedida al diario ABC.

Con ese esquema de humanismo les decía a sus pupilos que recordaran que, al igual que él, eligieron ser futbolistas para satisfacer una alegría personal y que tal alegría debía ser compartida con los demás, pues el fútbol también es de la gente. Así lo explicó a ABC:

"No puedes perder de vista quién eres. Debes tenerlo siempre claro. Pero bueno, con la crisis que vivimos, ganar un Mundial da mucha alegría a la gente. Hablan bien de ti, agradecidos por darles esa felicidad".

Así, el niño que quiso ser maestro y no ferrocarrilero, le dio satisfacción a los demás desde un banquillo y no desde un pizarrón. Vicente del Bosque ya ganó una Copa del Mundo y ahora puede darle una alegría más a España, a su país en crisis, con la Eurocopa.

Mientras los medios y aficionados le critican por su sistema, él se basa en las palabras de su madre cuando se despidió de ella para adentrarse en el fútbol: "Entre más educado seas más lejos llegarás". Ha optado por apelar a su particularidad: escuchar. Los deja hablar y solamente escucha.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
220
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.