Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aereo escriba una noticia?

El Juego de la DGAC

08/06/2009 19:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aero California fue puesta en tierra y los mismos que lograron dejar a miles de personas sin empleo, intetaron con Aviacsa, pero afortunadamente no lograron su objetivo

Después de conocer todo el entramado en torno a la presunta cancelación de vuelos de Aviacsa, solamente nos quedan dos preguntas: ¿Cuál es el juego de la Dirección General de Aeronáutica Civil

¿Qué problemas o qué intenciones tiene con el Aeropuerto de Toluca

Pareciera que a la salida de Luis Téllez Kuenzler de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes se terminó el gusto por lo que fue la terminal aérea predilecta de esa dependencia, después del fallido intento de Atenco, para sustituir al caduco Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Como siempre ocurre cuando existen cambios en la titularidad de las instituciones, estos momentos son aprovechados por funcionarios cuyos turbios intereses se orientan hacia los negocios, y cuyas argucias técnicas y legaloides han intentado dar un golpe a una de las aerolíneas más consolidadas comercial y operativamente que existen en estos momentos.

Cuando Vicente Fox autorizó nueve permisos para siete aerolíneas de bajo costo se generó una fuerte sobreoferta en el mercado, por lo que se tomó la decisión de fomentar el crecimiento y avituallamiento tecnológico del Aeropuerto de Toluca para convertirlo en un proyecto viable. Lo del bajo costo resultó cierto a medias, pues aunque los pasajeros pagaban menos hubo empresas que no se conformaron con los ingresos y solicitaron canonjías fiscales que les fueron otorgadas sin el menor recato para que recuperaran en el menor tiempo su inversión.

El Aeropuerto de Toluca logró un crecimiento récord de hasta millón y medio de pasajeros por año, pero cuando se presentó la crisis de los altos costos del petróleo y sus derivados, como la turbosina, comenzaron a mermar las utilidades. Los empresarios buscaron resarcirse y enfocaron sus miras hacia el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, pero para lograrlo había que “sacar” a quienes ocupaban esos lugares, por lo que las baterías fueron apuntadas hacia Aerocalifornia.

Así las cosas, el viernes pasado Aviacsa logró el otorgamiento de un nuevo amparo

Dicen los que saben que Interjet, de Miguel Alemán, fue quien logró que la Dirección General de Aeronáutica Civil decidiera dejar en tierra a Aerocalifornia para concederle realizar maniobras de sus aviones en las pistas del aeropuerto capitalino. Por eso un día nos amanecimos con la noticia de que Interjet se mudaba a las colindancias con Ciudad Netzahualcóyotl. Esto le significó al Aeropuerto de Toluca la pérdida de más de cien mil pasajeros al año, además de que Interjet dejó de volar a Guatemala, Mérida, Tampico, Veracruz y Campeche, con el consiguiente deterioro económico de quienes compraban pasajes de bajo costo a esos destinos. Poco le importó al propietario porque esperaba con el traslado recibir mayores ingresos, pero también poco le duró el gusto, pues la crisis financiera primero, y la sanitaria después, vinieron a derrumbar sus planes y a disminuir en un veinte por ciento esas utilidades que estaba seguro de cosechar.

Para completar el jugoso negocio, Volaris, cuyo propietario es Pedro Aspe Armella, había sido designada para ocupar el lugar de Aviacsa en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, y fue así como empezó la presión para que esta aerolínea liquidara sus adeudos de combustible. Su propietario, Eduardo Morales Mega, supo maniobrar para renegociar su deuda y no perder el lugar. Se dice que incluso Pedro Aspe Armella propuso a Morales una alianza, aunque sin éxito porque éste se mantuvo firme antes que ceder a las presiones del neoempresario, y siguió volando desde el Distrito Federal.

Los ataques continuaron, incluso el propio Luis Téllez conminó a finales del año pasado a los viajeros a no comprar pasajes de Aviacsa porque dejaría de volar en breve. Para cumplir su palabra a Aspe, Téllez ordenó la aplicación de cinco verificaciones sobre la operabilidad y aeronavegabilidad de las 25 naves de Aviacsa, pero Eduardo Morales Mega logró el amparo de un Juez de Distrito para evitar la suspensión de los vuelos. A la presión de Aspe se sumó la de Alemán que necesitaba mayores espacios para recuperar sus descalabros financieros, y fue así como Aeronáutica Civil decidió arbitrariamente el martes pasado suspender los vuelos de Aviacsa, aunque estuviera de por medio la orden en sentido contrario de un Juez.

Habrá que decir que los talleres de Aviacsa son los únicos autorizados en México por la Federal Aviación Agency de Estados Unidos para reparar aeronaves con matrícula de ese país, y que sus aviones pueden volar en el cielo estadounidense sin problema alguno. Así las cosas, el viernes pasado Aviacsa logró el otorgamiento de un nuevo amparo, por lo que el titular de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la SCT, Héctor González Weeks, airadamente acusó de corrupción al Juez. Más le valdría al señor González Weeks buscar entre sus compañeros a los verdaderos corruptos que pretendían parar una aerolínea para favorecer a dos empresarios políticos. Si no sabe hacia donde mirar, le aconsejo que lo haga hacia Gilberto López Meyer, Director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares, y hacia el subsecretario Humberto Treviño Landoy. Al tiempo.


Sobre esta noticia

Autor:
Aereo (79 noticias)
Visitas:
3596
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.