Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que El Caracol escriba una noticia?

¿El miedo?, ¡hay que miedo!

06/11/2009 23:25 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

La gente tiene miedo a la libertad, miedo al éxito, miedo a vivir, miedo a morir, miedo a lo desconocido y a lo conocido también, sobre todo a morir, pero si no muere de verdad, tampoco mueren en el intento, prefieren morir dos veces, cuando se mueren de miedo y cuando mueren de verdad

No es que la gente no se dé cuenta de todo lo mal que estamos, y no vislumbre un mañana peor, con la certeza de no saber si existirá mañana, pero hay mucha gente que tiene miedo, miedo al cambio de tomar las riendas de su propia vida, por miedo acuden y llenan los templos de plegarías, que traducen en fe, si la fe fuera ejercida como tal en los templos solo se oirían cánticos de agradecimiento, no de suplica.

La gente tiene miedo a la libertad, miedo al éxito, miedo a vivir, miedo a morir, miedo a lo desconocido y a lo conocido también, sobre todo a morir, pero si no muere de verdad, tampoco mueren en el intento, prefieren morir dos veces, cuando se mueren de miedo y cuando mueren de verdad. La verdad, nunca es prudente tomar las armas y conducir a una guerra, porque la violencia siempre trae más violencia, pero la gente tampoco quiere hacer una guerra pacífica sin armas algo parecido a lo que hizo el abogado, pensador y político Mahatma Gandhi alguna vez, que con su lucha de paz llevo a la libertad a su pueblo, es difícil combatir así en un lugar tan vendido como el país de los Estados Unidos Mexicanos, porque la gente tiene miedo, y no es para menos, pero tampoco está dispuesta a cambiar su estilo de vida para contrarrestar la política económica y social que nos rige, porque si cada uno hiciera su parte en silencio, consumiendo lo humanamente necesario, nacional, hecho en México, otra suerte nos cantara, pero la gente que puede vivir endeudada pagando lo mínimo para solventar los lujos que no se puede dar, prefiere vivir así hasta que las leyes y los bancos se lo permitan, que admitir que todo está mal, que ese despilfarro no tiene lugar, que esos excesos no deberían ser, que esa posición de no pasa nada, lleva a los gobernantes a decir:

Todavía no sacan la lengua, y sonríen, y me siguen pagando, es decir, ¡aún poseen dinero! Es como quitarle el pelo a un gato, pues vamos a seguir exprimiéndolos más hasta que ya no les quede nada.

Pero llegará el fin de año, la gente correrá a comprar como si la economía estuviera muy bien para las fiestas navideñas el pavo y las piñatas, vendrá la cuesta de enero y aparentemente todo seguirá igual, porque la gente no hará nada con respecto a esos gastos que en cierto punto alientan a seguir esclavizándonos, si no consumiéramos esas cosas, los comercios verían la forma de abaratar sus productos, si no compráramos cosas importadas, habría más trabajo interno para nosotros mismos hecho por manos mexicanas, y así sucesivamente se haría una reacción en cadena.

Entramos en una era obligada, en donde abría que poner de relieve las prioridades básicas del ser humano y desechar cosas que no son más que vanalidades y alimento a orgullos y egos, y las prioridades son: Salud, trabajo, comida, ropa y calzado. Ya nada está para pensar en gastar más allá de eso. Pero la gente tiene miedo al cambio en su estilo de vida, en lo que dirá la gente, en lo que pensarán sus familiares ¡que es un pobretón, que no tiene para comer, que es un moroso! ¡o que desgracia! Jamás se querían enfrentar a dicha vergüenza!, ya que más se puede esperar, si esa es la realidad, y ya es un secreto a voces entonces ¿por qué esconderlo más? Es absurdo, ilógico, por eso ‘ ellos’ , piensan y seguirán pensando que somos un pueblo sometido, un pueblo ignorante, un pueblo de esclavos, que se rinde a la patraña de que tenemos una soberanía nacional y que somos libres.

Somos esclavos en esta nueva modalidad de esclavitud llamado capitalismo, y no importa que tan bueno sea el próximo candidato a la presidencia, siempre encontrarán la manera de corromperlo y rendirlo a sus necesidades personales, porque el que no lo hizo antes ya ha pagado con su vida, o lo amenazarán o lo eliminaràn asi es de fácil y sencillo. Entonces oponerse a esta política es algo de nunca acabar, aquí la única salida es poner un alto al consumismo en las distintas clases sociales, regresar a la contemplación de lo humanamente necesario, abrazar los ideales de amor, paz y buena voluntad, donde la premisa sea la ayuda mutua por lo menos a los más allegados a uno, y construir una red, donde el consumismo se haga lo menos posible.

Cuando el amor sea la prioridad y no lo material esta sociedad comenzará a ver un cambio de conciencia y por ende un cambio a su libertad. Porque alguien dijo: Prefiero morir de pie, que vivir arrodillado, a saber: Ernesto ‘ el Che’ Guevara.


Sobre esta noticia

Autor:
El Caracol (9 noticias)
Visitas:
977
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

El Caracol (09/11/2009)

Gracias por apoyarme, espero que pueda seguir llenando sus espectativas, reciban muchas bendiciones y que toda esta buena vibra se les regrese multiplicada.

0
+ -
Responder

NANCY (09/11/2009)

HOLA, BUEN COMENTARIO.