Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fernando Quijano Vega escriba una noticia?

El voto del miedo..

16/06/2010 04:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La guerra sucia no es una enfermedad casual sino causal. Hay a quienes no les conviene que los veracruzanos salgan y se manifiesten en las urnas..

In flagranti

El voto del miedo...

Fernando Quijano Vega

El no participar no es privativo de las votaciones, es un síndrome’ . Aseveración categórica y fuerte que extraigo textualmente de la página oficial del IFE en internet. Atreverse a comparar la indiferencia del potencial electorado con su falta de ganas para ir y elegir a sus representantes con un cuadro clínico, es equivalente a decir que nuestra sociedad está enferma, enferma de decisión reflejada en el voto (o en la falta del mismo).

Y no es una enfermedad casual sino causal. Hay a quienes no les conviene que los veracruzanos salgan y se manifiesten en las urnas, esos que tienen su voto duro y su capacidad de movilización sempiterna y casi omnipresente ?hasta hoy- en Veracruz, los mismos que utilizan tácticas de miedo a fin de que la gente no vaya a cumplir con el derecho de votar.

Para muestra, un botón. Como señaló hace unos pocos días la coordinadora del grupo parlamentario del PAN, Josefina Vázquez Mota, quien acusó que los últimos actos de violencia ocurridos en Oaxaca, así como los asesinatos en San Juan Copala, son un intento de ese estado por generar el voto del miedo.

Entonces, será bueno e inteligente preguntarse quién o quiénes se benefician orquestando las campañas de miedo, los climas de inestabilidad, las amenazas a candidatos, a representantes de casillas, a observadores; los atentados contra la prensa libre (mínima pero significativa en Veracruz); los atentados contra candidatos a gobernador o, tal vez, hasta el secuestro de figuras públicas como el ‘ Jefe’ Diego.

La respuesta es simple: el que hábilmente siembra el miedo al cambio y miedo al caos es el partido en el poder.

No hay que perder de vista que el miedo es provocado por la percepción de un peligro; en este caso, el riesgo de perder el poder. Sin duda es un miedo mayor el que siente hoy el PRI: miedo al voto libre de los mexicanos.

Y este miedo terrible al voto ciudadano libre que patológicamente padece el estado priísta y les quita el sueño a los que hoy gobiernan, a todos aquellos que han pintado de rojo a Veracruz, no es infundado. A los números me remito.

En las elecciones para gobernador de 1992, votamos 1, 441, 227 residentes en Veracruz; en aquella ocasión el candidato del PRI, Patricio Chirinos, obtuvo un 69.7% de los votos; el abanderado del PRD, Heberto Castillo, consiguió un 14.9%; mientras que el aspirante panista, Leopoldo Reyes, logró apenas un pobre 3.1%.

No hay que perder de vista que el miedo es provocado por la percepción de un peligro; en este caso, el riesgo de perder el poder

Para 1998, el número de votantes en Veracruz aumentó a 1, 973, 516 (más de medio millón de votos en relación a la anterior contienda gubernamental). En ese año el abanderado del tricolor, Miguel Alemán Velasco, consiguió un 49% (primera vez que el PRI no obtenía ni la mitad de los votos efectivos); Luis Pazos del PAN obtuvo un 27.1%; por su parte el candidato del Partido del Sol Azteca, Arturo Herviz Reyes, logró el total de 17.9%.

La última elección de gobernador en Veracruz (2004), refleja aun más el punto estadístico a destacar. Ese año la lista nominal era de 4, 604, 241 habitantes de los cuales votamos 2, 780, 606, es decir, hubo una participación ciudadana del 60.39%. Fue una contienda cerrada, con final de fotografía. Fidel Herrera Beltrán y el PRI obtuvieron apenas un 35% de los votos; por su parte Gerardo Buganza y el PAN lograron un 33.7%; mientras que el candidato de la alianza PRD/Convergencia/PT, Dante Delgado Rannauro, alcanzó un nada despreciable 28.2%.

La ecuación es muy sencilla: a mayor número de votantes, menor cantidad de votos tiene el PRI.

Ahí radica el origen de la campaña de miedo, esa parte de la estrategia sucia basada en generar incertidumbre, misma que se suma a la maniobra politiquera de difamar, denostar, calumniar (o como usted prefiera llamarle) a sus adversarios en vez de presentar propuestas y, a la táctica mediática y propagandista de pintar todo de rojo bajo el estandarte de la marca de la fidelidad, pero de estos otros dos puntos escribiré en próximas columnas.

Hoy, la mayoría de la gente está, por un lado, más informada, por el otro, harta del continuismo. La opinión general en las calles se hace sentir, figuras de oposición como Elisa Blanchet o personalidades reconocidas por su ética como Margarita Herrera hoy se unen al llamado del cambio.

Gravísimo error será el no salir a votar. Yo no me atrevo a decirle por quién, pero sí me uno al llamado de que todos vayamos a las urnas este próximo 4 de julio, venzamos juntos ese 39.61% de abstencionismo del 2004, recordemos que el voto es un derecho fundamental para que los ciudadanos ejerzan su soberanía y transmitan sus necesidades e intereses a los gobernantes.

No nos quedemos con los brazos cruzados, cumplamos con las dos condiciones básicas de las elecciones democráticas: hagamos un voto libre y razonado; demostremos que nuestra sociedad no está ‘ enferma’ como lo afirma el IFE, pero sobretodo, no permitamos que nada ni nadie nos infunda miedo.

Dudas, comentarios y comentadas, enviarlas a fernando.quijano@gmail.com


Sobre esta noticia

Autor:
Fernando Quijano Vega (7 noticias)
Visitas:
718
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.