Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cuauhtemoc Mavita E. escriba una noticia?

Elecciones: la misma historia que se repite

21/05/2009 20:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las demostraciones de fuerza no presuponen el triunfo en política

CASI POLITICA

DEMOSTRACIONES DE FUERZA NO PRESUPONEN EL TRIUNFO EN POLITICA

-Las experiencias electorales reflejan lo que puede pasar en Sonora el 5 de julio

Cuauhtémoc Mávita E./periodista

En 2003 Eduardo Bours Castelo, y su equipo, logró imponerse y ganó la candidatura del PRI a la gubernatura de Sonora. El precandidato “oficial”, Alfonso Molina Ruibal, aún con el aparato de Estado a su servicio, quedó rezagado. Los otros precandidatos, también priístas, Guillermo Hopkins Gámez y Héctor Cañez Vazquez, prácticamente se habían retirado. Hopkins Gámez, un acomodaticio de la política, inclusive, había negociado su capital político con el boursismo, lo cual le permitió ocupar la cartera de la Secretaría de Hacienda Estatal, hasta que fue retirado de ésta con motivo de su inclinación al doble juego.

Fue, ésa, una elección interna marcada por el poder político, pero también del dinero. Los votantes, miles de ellos no priístas, fueron “acarreados” y estrechamente vigilados para garantizar, cuando menos, que su sufragio fuera depositado en las urnas. El PRI en Sonora registró una votación de aproximadamente 200 mil sufragantes, de los cuales poco más del 50 por ciento fueron para Bours Castelo. El citado partido demostró, eso es innegable, su gran capacidad para movilizar en esa jornada al 15 por ciento de los ciudadanos empadronados en la entidad, pero que a la postre serían insuficientes como para adelantar el triunfo en la elección constitucional de quien sería el candidato priísta. La confrontación interna no lo hizo posible.

Seis años después, en este 2009, la historia volvió a repetirse. El PRI, como nunca, llevó a las urnas a 320 mil sonorenses, muchos de ellos sin tener nada que los identifique con ese partido, pero que permitieron al PRI-Sonora poner de rodillas a los disidentes, en este caso al precandidato Ernesto Gándara Camou, actualmente alcalde en funciones de Hermosillo, y a los también contendientes Carlos Zatarain González y Julio César Córdova, estos dos últimos cuya votación no “pintó” en el marco de esa contienda. Alfonso Elías Serrano, actual candidato a gobernador, se adjudicó 211 mil 484 votos, el ciento por ciento más que Bours en 2003, y el ciento por ciento más que Gándara Camou en esa elección. El PRI movilizó al 17 por ciento de los sonorenses empadronados en el Estado que decidirán el 5 de julio quien los gobernará del 2009 al 2015. .

La crisis postelectoral del 2003 y 2009 sintomáticas cuando no hay nada para nadie

La pregunta que surge es si esta demostración del PRI-Sonora es, de hecho, un elemento de juicio como plantearse con un margen mínimo de error que Elías Serrano será el próximo gobernador de Sonora. La crisis postelectoral del 2003 que surgió con motivo de lo cerrado de la elección, proporciona elementos que conducen a pensar que, cuando faltan seis semanas para la elección, no hay nada definido sea para el candidato Elías Serrano (PRI) ó Guillermo Padrés Elías (PAN). Para los otros candidatos a gobernador los números no les favorecen.

Con motivo de lo anterior, y los intereses económicos y políticos que se posicionan en esta entidad, lo único cierto es que esta contienda será una elección de Estado, en la cual se medirá el poder estatal con el del poder federal que desde hace tiempo tiene su vista puesta en Sonora. El 5 de julio se espera, de acuerdo con las proyecciones más optimistas, que el 53 por ciento de los electores sonorenses acudan a las urnas, pero hay otras que representan el reverso de la moneda y las cuales prevén una concurrencia estimada en tan solo el 40 por ciento. Sobre ese universo de votantes probables hasta este momento los números favorecen al priísta Elías Serrano, pero no son definitorios, en tanto que el panista Padrés Elías se posiciona pero no con la suficiencia de sufragios como para subrayar que la alternancia en la gubernatura de Sonora es un hecho. Por eso se dice que para que ese fenómeno político se concrete el PAN primero tendrá que derrotar al PRI, a partir de que es la segunda fuerza política más representativa en el estado.

(Visítenos en el portal http//:www.horizontesur.com, o enviénos sus comentarios a casipolitica@ yahoo.com.mx)


Sobre esta noticia

Autor:
Cuauhtemoc Mavita E. (70 noticias)
Visitas:
281
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.