Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Elecciones en Grecia: lo que significaría una victoria de Syriza

12/12/2014 12:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageAgencias (con información de EFE)

Por Luz Sela

Tras mucho tiempo de incertidumbre, el Gobierno griego acordaba esta semana adelantar dos meses la elección del próximo presidente de la República, una votación que, en caso de no prosperar, conducirá forzosamente a la convocatoria de comicios generales. El candidato designado por el Gobierno es el excomisario europeo Stavros Dimas, político de perfil consevador y formado en sus filas, que ocupó varias veces el cargo de ministro en los Gobiernos de Nueva Democracia, el partido del primer ministro Antonis Samaras. Entre 2004 y 2009 fue además comisario de Asuntos Sociales y Medio Ambiente.

Alexis Tsipras, líder de Syriza, ha celebrado ya este adelanto como "una victoria popular y democrática importante", en su deseo de conseguir que la votación no salga adelante y se convoquen comicios generales adelantados. Según el sistema electoral griego, el Parlamento votará el próximo 17 de diciembre la candidatura de Dimas mediante el voto nominal en las tres sesiones. Para que prospere en la primera votación se necesita una mayoría de dos tercios de la Cámara, esto es, 200 votos, al igual que en la segunda ronda, que tendrá lugar el 23 de diciembre. En la tercera, el 29 de diciembre, es necesario que se reúnan tres quintos. Es decir, 180 votos.

En caso de que no se consiga ese número de votos, la Constitución establece la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones generales entre tres y cuatro semanas después. Actualmente, la coalición que gobierna, formada por conservadores y socialdemócratas, tiene 155 escaños. Y Syriza ha avanzado qu votará en contra del candidato para obligar así al anticipo electoral. En ese caso, sus posibilidades de éxito se dan prácticamente por seguras.

Primer partido en las encuestas

El potencial electoral de que goza el que hoy en día es el principal partido de la oposición (71 asientos enla Cámara tras las elecciones de 2012) ha venido revalidado por todos los sondeos. El último, de la empresa Alco, le da cinco puntos de ventaja (31% de los votos) sobre Nueva Democracia, principal representante del centro-derecha griego. En tercer lugar se sitúan los neonazis de Amanecer Dorado y, muy lejos, los socialistas del Pasok, con apenas un 5 por ciento de los votos.

Desde su aparición, en 2004, este partido de izquierda marcada se ha confirmado como un auténtico "huracán" en el escenario político heleno. En las legislativas de 2007 se convirtió en la gran sorpresa, cuando logró un inesperado 5'04% de los sufragios y logró colocar a sus primeros 14 diputados en el Parlamento. Desde entonces, este número no ha dejado de crecer, y, en las elecciones generales de mayo de 2012, el resultado volvió a evidenciar que el partido contaba vez con un mayor respaldo social: los 16'8% de los votos y 52 escaños lo convirtieron en la segunda fuerza más votada. La repetición de los comicios, un mes después, confirmó el éxito, 26'9% de los sufragios y 71 asientos, los que actualmente mantiene. Las europeas fueron otro examen superado: Syriza fue el partido más votado en Grecia con el 26'5% de los votos, un resultado que se traducía en un logro histórico, ya que por primera vez, un partido situado a la izquierda de la socialdemocracia ganaba unas elecciones en el país.

Su victoria en unos comicios griegos podría tener también sus consecuencias para el futuro escenario político español, ya que el partido de Tsipras mantiene una relación especialmente estrecha con Podemos, una formación a la que le vincula una misma propuesta ideológica y un programa prácticamente idéntico. Si se anticipan los comicios, el futuro gobierno heleno llevaría ya once meses de mandato para cuando se celebren elecciones en España, considerando que se sigue el calendario programado de convocarlas para noviembre.

Así pues, sería un margen suficiente para valorar sus primeras medidas, si aplica su proyecto en esencia o lo modera y también cómo responden a ello los mercados. Tras el anuncio de Samaras, la Bolsa de Atenas registraba su mayor caída desde 1987 (-12'7%). La española, entre tanto, se dejaba un 3'18%.

Un programa "espejo" al de Podemos

¿Qué propone Syriza? Las bases del programa del partido griego son muy similares a las defendidas por Podemos e incluyen, por ejemplo, algunos de los puntos más discutidos del partido de Iglesias. Por ejemplo, la cuestión de la deuda pública. En el programa electoral con el que Syriza se presentó a las legislativas de 2012, proponían "una auditoría sobre la deuda pública y renegociar su devolución" y avanzaban además una "suspensión de los pagos hasta que se haya recuperado la economía y vuelva el crecimiento y el empleo". Iglesias ha moderado en los últimos tiempos su propuesta de impago, incluida en el programa europeo, por una "reestructuración ordenada".

Además, el partido de Tsipras apuesta por una agresiva política fiscal para las rentas más altas. Algo en lo que también coincide con el español, aunque concreta más sus propuestas: una subida del impuesto de la renta al 75% para los ingresos por encima del medio millón de euros anuales, subida del impuesto de sociedades para las grandes empresas hasta la media europea e impuestos especiales para los productos de lujo.

Entre sus medidas está también la subida del salario mínimo hasta "el nivel previo a los recortes", esto es, 751 euros brutos mensuales. Podemos también incluye entre sus prioridades una subida de salarios, aunque, por ahora, y en espera a que acabe el proceso de diseño de su programa, no ha valorado en cuánto. Syriza promete también que subirá las prestaciones de desempleo para los parados.

Además, incluyen la abolición de los "privilegios fiscales de los que disfruta la iglesia y los armadores de barcos", rebajar drásticamente el gasto militar, utilizar los edificios del Gobierno, la banca y la iglesia para alojar a las personas sin hogar, poner en marcha comedores en los colegios públicos para ofrecer desayuno y almuerzo gratuito a los niños, ofrecer ayudas "de hasta el 30% de sus ingresos para las familias que no pueden afrontar sus hipotecas" y "rebajas fiscales para los productos de primera necesidad".

Como Podemos, incluyen un refuerzo de las medidas de protección de los trabajadores, abolición de los privilegios de los parlamentarios, la extensión de la sanidad pública, someter a referéndum vinculante los tratados europeos, la disolución de los antidisturbios, una política de inmigración que garantice los derechos humanos en los centros de detención de inmigrantes y facilite la reagrupación familiar y la salida de la OTAN y el cierre de las bases extranjeras en Grecia.

También ellos apuestan por la nacionalización bancaria y de las empresas de sectores estratégicos. Una propuesta que Iglesias, en cambio, ha suavizado. Afirma ahora que sólo se recurrirá a ella, como medida "extrema".

Al igual que Podemos, Syriza ha negado que pretenda una salida del euro: "No es una opción. Mantendré a Grecia en el euro y restauraré el crecimiento", ha defendido Tsipras ante las críticas de los conservadores, que le han acusado de ser una amenaza para la permanencia del país en la UE.

Iglesias y Tsipras, "aliados naturales" en Europa

"Con Syriza nos une un programa de recuperación soberana y un programa que replantee la cuestión de la deuda para llevar a cabo un plan de rescate ciudadano que corrija las políticas de desastre de la troika", dijo Iglesias en una visita a Atenas para reunirse con Tsipras y participar en un acto organizado por el partido.

En aquella ocasión, el abrazo entre ambos partidos fue más que evidente: "Podemos puede convertirse en otra Syriza para Europa, en la Syriza española", clamó el líder heleno. Después, Iglesias le correspondió calificando a Syriza como "el aliado natural de Podemos en Grecia".

El español abrió ya discurso con toda una declaración de intenciones: "Es un honor estar aquí pocos meses antes que este país tenga un nuevo gobierno popular, liderado por Alexis Tsipras". Después, repitió con pasión una encendida defensa a la similitud que encuentra entre ambos países. "Nos han querido convertir en mano de obra barata y que nuestros jóvenes les sirviesen el café a los tirustas ricos, pero a todas esas hienas les decimos que estamos orgullosos de ser del sur", clamó el español, afirmándose como la "solución alternativa" al deterioro europeo.

Las intensas relaciones entre estas formaciones, y, sobre todo, entre sus líderes, se han escenificado en todo este tiempo en gestos de especial significado. De hecho, la primera visita oficial de Iglesias tras recibir el acta de diputado, en junio, fue a Atenas. "Queríamos que la primera visita oficial de Podemos fuera a Grecia, que se ha convertido en un símbolo tanto de lo peor de las políticas de saqueo y empobrecimiento como de lo mejor en la construcción de resistencias y alternativas", explicaba Íñigo Errejón, uno de los promotores de Podemos y también integrante de la delegación que acompañaba al líder del partido.

En aquel encuentro, ambos dirigentes evaluaron las posibles formas de colaboración en el Parlamento europeo-Podemos, como Syriza, forma parte del Grupo de la Izquierda Unitaria europea de la Eurocámara, en el que también se integra Izquierda Unida- y Tsipras se mostró especialmente interesado en saber cómo las elecciones europeas podrían abrir en España un nuevo ciclo económico.

"Esta reunión ha sido muy importante para nosotros. No sólo porque desde este momento vamos a tener una relación y una cooperación muy buena con Syriza, sino porque para nosotros Syriza es una esperanza para el pueblo europeo", explicó Iglesias tras el encuentro.

Tsipras, por su parte, tampoco ha escatimado en gestos, y a mediados de noviembre, viajó a Madrid para arropar a Iglesias en su proclamación como secretario general, un acto que contó también con la presencia de Marisa Matías, de Bloco de Esquerdas, el partido hermano de Podemos en Portugal.

Mano a mano, el político griego entró con Iglesias en el teatro madrileño en el que tenía lugar la convocatoria y se sentó con él en primera fila. Después, sobre el escenario, Tsipras leyó un discurso en apoyo al nacimiento de Podemos, partido, dijo, que "se ha ganado el respeto del pueblo español, pero también del pueblo griego" y reiteró su confianza en que tanto ellos como Podemos llegarán a gobernar. "Nuestros pueblos han perdido el miedo y tienen esperanza", clamó interrumpido por los aplausos de los asistentes.

El griego ha prologado también uno de los libros publicado este año por Iglesias, "Disputar la democracia. Política para tiempos de crisis" (Editorial Akal), donde, en dos páginas, reafirma la fuerza de cambio que representan ambos partidos frente a la "dominación política y económica".

La cercanía entre estos dos partidos hermanos en la izquierda europea implica no sólo a sus líderes. Varios miembros de Podemos colaboran por ejemplo con el Instituto Nicos Poulantzas, próximo al partido griego y que se ocupa del análisis político de los movimientos sociales. El partido de Iglesias tiene previsto organizar con Syriza, y contando también con el Sinn Féin irlandés, unas jornadas internacionales sobre deuda que tendrán lugar, previsiblemente, a principios de año.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
41
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.