Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

"Electronic City" una obra de amor al estilo electrónico

28/05/2009 12:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con el propósito de reactivar al público que ha dejado de asistir al teatro, a partir de este fin de semana y hasta el 5 de julio se presentará la obra del alemán Falk Richter, "Electronic City", dirigida por Marco Vieyra, en el Espacio Escénico Experimental del CUT Caja Negra. A decir del director, esta puesta en escena pretende darle algo más vivo al espectador, ya que de repente el teatro se quedó como una vitrina donde no pasa nada, "busca reactivar a ese público que hemos perdido. Es una experiencia, más allá de una obra de teatro. Ese es mi discurso". "Electronic City" representa el desamor, donde se plantea una actualidad, donde la plataforma en que estamos viviendo son seres que tratan de encontrarse. Existe una gran desolación universal", comentó. Hartazgo y desesperanza son algunos de los sentimientos que los personajes de Electronic City irradian en la obra, construida por un sólo acto y dividida en escenas sobre el planteamiento de Richter. Marco Vieyra recrea la analogía de una gran ciudad manipulada, se aleja del enfoque original al dirigirse hacia la película o el reality show. La obra cuenta la historia de Joy, quien trabaja como cajera en un centro comercial, pero entra en crisis cuando su herramienta de trabajo (el escáner de la caja) deja de funcionar. La única forma de que Oya no ceda a los antiguos pensamientos que la hacían recordar a Tom era, hasta ese momento, mantenerse ocupada, no prestar atención a su inconsciente (deseos sublimados por la realidad material). Pero cuando los clientes comienzan a gritarle y a insultarle, paradójicamente su pensamiento se volcará hacia su Tom. Joy recurre a Tom en primera instancia porque en un mundo de desconocidos, es lo más cercano a ella misma, pero en el fondo es un grito desesperado por encontrarse. Por su parte, Tom es un empleado que ha perdido la orientación. Viaja de modo constante y frecuentemente los lugares que visita le parecen iguales. Su única distracción es mirar el canal pornográfico en su cuarto de hotel. La obra, que tomó tres meses y medio en ser montada representa una distopía, según Vieyra, pero más allá, se convierte en una temática generacional que hace patente el deseo, el anhelo, y podemos reconocernos en los personajes. "El vacío es el eje principal", explicó. Acerca de la presencia de la tecnología en la realidad mexicana actual comparada con el contexto alemán en el que Richter sitúa la obra, Vieyra señaló: "Lo que nosotros vivimos no es en la misma escala de los alemanes, lo que sí plantea esta obra universal es la tesis acerca de la despersonalización del ser". Además de las actuaciones, que según Marco Vieyra son fundamentales, se entreve un desarrollo visual energético. "Me interesa más el actor, evidentemente, pero también la parafernalia moderna actual", afirma.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
131
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.