Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

El emprendimiento en tiempos del COVID-19

07/06/2020 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imagePer Bylund, autor de The Seen, the Unseen, and the Unrealized: How Regulations Affect Our Everyday Lives ha comentado extensamente aquí en mises.org, y en una variedad de publicaciones centradas en el espíritu empresarial, sobre la economía de la iniciativa empresarial. El editor Ryan McMaken pidió recientemente al profesor Bylund que comentara los desafíos a los que se enfrentan los empresarios en este momento en un panorama jurídico y económico en rápida evolución.

Ryan McMaken: Parece que los empresarios están en una situación especialmente difícil en este momento. Es especialmente difícil predecir si se permitirá que el negocio de uno esté abierto dentro de seis meses. ¿Qué tipo de problema crea esta gran incertidumbre del régimen para los empresarios?

Per Bylund: Hay muchos problemas con esto, pero el más fundamental es que socava la esencia misma del empresariado. Lo que hacen los empresarios es simplemente organizar la producción utilizando su propio juicio sobre lo que beneficiará a los consumidores en el futuro. O, para decirlo de otra manera, imaginan lo que podría ser y se proponen que así sea. Pero esto sólo es posible si pueden confiar en que son capaces de llevar a cabo sus planes y se les permite hacerlo. Cuando no pueden, por ejemplo, si sospechan que no se les permitirá dirigir su negocio, entonces no hay razón para que hagan esas inversiones. Esto es mucho peor para los empresarios que no piensan en iniciar un negocio, pero que ya lo han hecho. Ya han invertido mucho capital, por no mencionar el tiempo y el esfuerzo, en sus negocios. A lo que se enfrentan ahora es a la posibilidad de desconectar el trabajo de su vida, liquidar los activos y despedir a los empleados, que en las pequeñas empresas a menudo se han convertido casi en miembros de la familia. Y tienen que tomar esa decisión no en base a si pueden facilitar valor a los consumidores, sino en base a lo que piensan que los políticos podrían o no hacer. Es una situación imposible.

RM: A menudo ha hecho hincapié en la identificación de las consecuencias invisibles de las políticas gubernamentales. ¿Cuáles diría usted que son las principales consecuencias invisibles de las respuestas políticas a la pandemia?

Más sobre

PB: Me temo que pronto descubriremos que los confinamientos han causado muchas muertes, enfermedades y sufrimiento a muchos millones de personas, además de lo que la propia pandemia ha causado. Pero si nos atenemos a la economía, ya hemos visto signos de que las cadenas de suministro se han visto gravemente afectadas, si no destruidas. Podríamos estar ante una situación en la que la economía simplemente no puede producir bienes esenciales porque no hay capacidad. El vínculo entre el productor y el consumidor se ha roto, dejando la producción incompleta. Por ejemplo, sin plantas procesadoras de carne, la carne no llegará a las tiendas de comestibles. Pero los granjeros aún tendrán que sacrificar sus animales. Así que tenemos la oferta en la fase inicial y la demanda en la fase final, pero no hay nada que las conecte. Añade a esto que el gobierno está enviando dinero en efectivo a la gente para comprar cosas que no llegan a las tiendas, y tendremos un gran problema en nuestras manos. Y eso es en el presente o en un futuro cercano. También están todas esas inversiones empresariales que deben hacerse ahora para proporcionar nuevos y mejores bienes en el futuro. Esto significa que nuestro futuro carecerá de muchos de los bienes y servicios que de otra manera tendríamos, lo que yo llamo «no realizados».

RM: Digamos que nunca ha habido ningún tipo de «confinamiento» en absoluto. ¿Habrían tenido los empresarios que enfrentarse a graves desafíos como resultado de la enfermedad?

PB: ¡Por supuesto! La gente habría cambiado su comportamiento incluso si no estuvieran obligados a refugiarse en casa. Vemos esto en Suecia, donde no hubo un bloqueo total. Con el miedo a la enfermedad, la gente no se comporta como antes. Por ejemplo, gastan menos dinero en actividades sociales, en comer fuera, etc., y más en comodidades en casa, en comida, etc. Así que cambian su demanda, y los empresarios necesitan ajustarse a ella para no perder dinero o hundirse. Sin embargo, se trata de una actividad empresarial realmente regular, pero con cambios mucho más grandes y rápidos en la demanda de los consumidores que los habituales. Algunos empresarios serían eliminados, otros ganarían. Muchos de ellos se enfrentarían a graves problemas de flujo de caja. Pero también tendrían que ajustar la forma de hacer negocios para satisfacer las nuevas prioridades de los consumidores. Por ejemplo, para conseguir que los clientes entren en su tienda, podrían tener que tomar medidas adicionales para limitar el riesgo de infección. Podría incluir el uso de máscaras, no permitir a los clientes con síntomas, limitar el número de clientes en la tienda, ofrecer entregas en la acera, etc. Y, por supuesto, necesitan comunicar lo que están haciendo para recuperar la confianza de los clientes.

RM: Si todas las restricciones que se han puesto en marcha se eliminaran hoy en día, ¿qué retos tendrían que afrontar todavía los empresarios para salir de un período de bloqueo?

PB: Hay muchos de esos problemas. El mercado podría haber desaparecido a medida que los consumidores cambiaron su comportamiento y formaron nuevos hábitos; podrían no volver completamente a su antigua forma de vida. Pero muchas empresas también se han visto obligadas a despedir a sus empleados y a poner fin a los contratos con los proveedores. Para reiniciar sus operaciones necesitan volver a contratar y hacer que todas las cadenas de suministro y procesos de producción funcionen de nuevo. Parte del problema aquí es que el gobierno federal ha pagado beneficios de desempleo que eran más altos que los salarios que la gente ganaba, así que puede que no quieran volver a trabajar. Otros han encontrado otros trabajos o han cambiado de opinión. Para el empresario, esto significa que tendrá que encontrar y capacitar a nuevos empleados. Y puede que tengan que encontrar nuevos proveedores. Los que antes cooperaban con ellos podrían haber quebrado, o las relaciones de confianza podrían perderse para siempre después de renegar de los contratos, detener los pagos, y cualquier otra cosa que el bloqueo les obligara a hacer. Así que, en muchos sentidos, podrían tener que empezar de nuevo. Para empeorar las cosas, muchos estados están reabriendo por etapas. Por ejemplo, en Oklahoma los restaurantes ya están abiertos pero tienen que implementar rigurosos y muy costosos protocolos de desinfección, y deben mantener una distancia de seis a ocho pies entre los clientes. En Texas, sólo se les permitió comenzar con una capacidad máxima del 25 por ciento. Reiniciar las operaciones a una escala obligatoria muy por debajo de lo que el negocio fue optimizado puede poner una mayor presión financiera en el negocio que permanecer cerrado. Los empresarios deben ser diligentes y estar al tanto de su situación de flujo de caja. Temo que muchas empresas se hundan por la forma en que se les permite reanudar las operaciones.

RM: ¿Cuáles son algunas de las medidas de política más importantes que podrían introducirse ahora mismo para ayudar a las empresas a recuperarse de las crisis actuales?

PB: Estoy seguro de que hay muchas reformas específicas que beneficiarían a las empresas en diferentes lugares e industrias. Pero, en general, lo que pueden y deben hacer los responsables políticos es exactamente lo contrario de lo que es probable que hagan. En lugar de intentar controlar la situación y añadir cargas, deberían eliminarlas. Algunas de las medidas destinadas a frenar la propagación del virus podrían ser acertadas, pero es poco probable que sean eficaces o incluso ventajosas para todas las empresas. La mayoría de los negocios y situaciones son únicos. Hacer cumplir estrictamente las nuevas y a menudo vagas normas puede hacer que las empresas se desentiendan y provocar conflictos. Suena contrario a la intuición, pero una aplicación poco estricta es probablemente el camino a seguir. Los empresarios están en el negocio de usar su propio juicio, y es difícil pensar en una situación en la que el juicio sea más apropiado que en una crisis. Después de todo, los negocios no ganan dinero tratando mal a sus empleados o dañando a sus clientes. Mi mejor consejo es que se quiten de en medio y se centren en la comunicación con los propietarios de las empresas, proporcionándoles la información que necesitan para tomar las decisiones adecuadas.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
3002
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.