Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La UE es «la encarnación de la hubris burocrática»

07/06/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando se trata de identificar y evaluar las vulnerabilidades clave y los riesgos inherentes al sistema bancario y financiero, son pocos los que tienen los conocimientos y la experiencia práctica que se requieren para comprender realmente la magnitud del problema y sus implicaciones en materia de inversión. Esta es precisamente la razón por la que recurrí al Dr. Markus Krall, quien accedió amablemente a compartir sus pensamientos y observaciones, así como su perspectiva sobre el futuro del sistema financiero y la economía.

El Dr. Markus Krall, director gerente de la consultora goetzpartners, ha trabajado en el sector financiero durante más de 25 años. A lo largo de su exitosa carrera, ha acumulado una amplia experiencia global trabajando con corporaciones internacionales líderes, organismos reguladores, gobiernos e instituciones supranacionales, tanto desde una perspectiva de consultoría como desde una perspectiva de roles de línea, principalmente en banca, seguros primarios y reaseguros, y asuntos regulatorios.

También es autor de dos de los libros más vendidos sobre economía, política monetaria y geopolítica: «Der Draghi-Crash» y «When Black Swans Multiply». Además, es columnista habitual de varias de las principales publicaciones impresas y en línea de Alemania, en las que se centra en la política monetaria y los asuntos europeos. Finalmente, como caballero de la orden papal del Santo Sepulcro, se dedica al trabajo humanitario y a las fundaciones en Oriente Medio.

CG: No siempre ha estado tan opuesto al sistema financiero actual, al modus operandi de los bancos centrales o a la idea de una moneda común en Europa como lo está hoy. ¿Por qué decidiste buscar ideas más allá de la «sabiduría económica recibida» y qué te hizo cambiar de opinión?

MK: Sí, eso es correcto. Cuando se introdujo el euro y durante varios años, no percibí que la moneda común fuera el problema y la bomba de tiempo que más tarde resultó ser. Cuando se introdujo el euro en 1999, lo percibí principalmente como una oportunidad para reducir los costes de transacción del comercio intraeuropeo y, por tanto, como algo positivo. Mi conocimiento de las tensiones ineludibles que un régimen de tipo de cambio fijo introduciría en una zona monetaria gravemente subóptima, a la que se parece la zona del euro, estaba poco desarrollado, por decirlo suavemente. Además, en la década de los noventa, consideraba que la UE y la integración que estaba impulsando eran una fuerza del libre comercio y, por lo tanto, la consideraba algo positivo.

Dos acontecimientos principales me hicieron cambiar de opinión al respecto: La UE se retiró de las ideas del libre comercio, los mercados libres y la competencia y dirigió su atención, recursos e intenciones hacia el desarrollo de un enfoque de economía burocrática, regulatoria y de planificación que daba cada vez más decisiones económicas a los burócratas, reguladores y defensores de la redistribución y la igualación forzada. La UE de hoy es la encarnación de la arrogancia burocrática.

El segundo elemento fue el alucinante mal manejo de la crisis del euro, ya que nació de la crisis financiera mundial que puso al descubierto las tensiones intrínsecas, las debilidades y los déficits de gobernanza de la zona del euro. Las respuestas presentadas ante la crisis no fueron una mejora de estos déficits. Los agravaron y profundizaron. En lugar de abordar las cuestiones de gobernanza y los incentivos adversos, la respuesta de los políticos europeos fue enderezar los problemas con soluciones que permitan ganar tiempo a expensas de la estabilidad a largo plazo y de la reducción de los desequilibrios. Para ellos, la economía parece ser la ciencia de las ollas de dinero, no de los incentivos y la escasez.

Resultó que las promesas sobre el papel, concretamente en relación con el Tratado de Maastricht, no superaron la prueba de la crisis. Los políticos que dirigían el espectáculo buscaban soluciones rápidas y echaron por la borda el tratado y el Estado de Derecho. Pero sin el imperio de la ley, cualquier gobierno degenera en una banda de ladrones como observó el doctor de la Iglesia Agustino de Hipona hace ya casi dos milenios.

CG: Cuando nos conocimos hace unas semanas, hablamos de su experiencia profesional y especialmente del hecho de que usted solía desarrollar modelos de riesgo para el sistema bancario. ¿Cree usted que esta es la razón por la que los planificadores centrales podrían estar preocupados por su análisis y puede explicar con más detalle su trabajo y sus conclusiones pertinentes?

MK: Bueno, es probable que influya en la credibilidad de mi argumento. El 80% de los bancos en Alemania utilizan sistemas internos de calificación de riesgo crediticio desarrollados en proyectos que he gestionado y organizado. En Austria la situación es similar y en otros países también. Es difícil descartar las advertencias sobre los riesgos sistémicos y crediticios si la persona que las expresa puede señalar una cierta experiencia y «cuota de mercado» en relación con las herramientas que miden esos riesgos. Pero el punto crítico se refiere a la discusión. La comprensión de estas herramientas también pone de relieve los límites y debilidades de nuestra infraestructura de medición y gestión de riesgos. Y la contaminación silenciosa de los libros de crédito de los bancos tiene mucho que ver con esos límites.

Las calificaciones financieras construidas a finales de los noventa y principios de los 2000 se desarrollaron en condiciones de tasas de interés positivas. No fueron construidos para funcionar en un sistema en el que el banco central manipula artificialmente los tipos de interés hasta la línea cero a lo largo de toda la banda de vencimientos, e incluso en un territorio negativo entre el dinero a un día y los bonos a 5 años, a veces incluso papel con vencimientos más largos.

Los indicadores clave de rendimiento dentro de las herramientas de calificación están distorsionados y cegados por esto. Pierden poder discriminatorio con respecto a la separación entre el buen crédito y el mal crédito. La tendencia de 12 años de caída de los impagos ha seducido a los bancos y a los reguladores a pensar que ésta es la nueva normalidad, en lugar de utilizar sus cerebros para comprender que es el resultado de un subsidio oculto para las empresas ineficientes e improductivas llamado coste cero del capital. El gobierno está empujando a los bancos en la misma dirección porque les permite liberar reservas de riesgo de crédito y así mostrar ganancias donde en realidad no las hay. El recaudador de impuestos, por supuesto, está a favor de este tipo de contabilidad creativa porque esas ganancias de aire caliente producen ingresos fiscales.

Así que, sí. A nadie le gusta escuchar el mensaje, pero dada mi experiencia profesional, no es tan fácil de descartar.

CG: Después de una década de excesos de dinero y bancos centrales, ¿cuáles fueron las consecuencias de estas políticas y cuáles son sus expectativas para los mercados y para la economía global en general en los próximos dos años?

MK: Hay varios efectos adversos sobre las consecuencias de los cuales nos causarán un dolor considerable en los próximos años. En primer lugar, los tipos de interés artificialmente bajos han reducido el número de impagos. Las empresas que deberían haber sido declaradas en quiebra se han mantenido vivas gracias a la subvención de los tipos de interés cero. En la actualidad, representan alrededor del 15% de todas las empresas de Europa. Son empresas zombis: muertas, pero que caminan y han sido receptoras de grandes cantidades de préstamos que son préstamos zombis. Tarde o temprano caerán en una gran ola de impagos. Los bancos no están preparados para absorber esta conmoción.

En segundo lugar, la curva de rendimiento plana ha erosionado el modelo de negocio de la banca comercial al destruir los márgenes de interés sobre el ahorro y la transformación de los vencimientos. La vía de escape para repartir más crédito sólo ha reducido los márgenes de crédito y acelerado la acumulación de mal crédito en forma de los préstamos zombis mencionados anteriormente. Durante años se han utilizado varios trucos contables para ocultar esto, pero las reservas que cubren la creciente brecha se consumen ahora en gran medida y el problema sale a la superficie.

En tercer lugar, la acumulación de empresas zombis es un obstáculo para el crecimiento de la productividad de la economía, que a su vez es la única fuente de crecimiento a largo plazo. Ningún estímulo de la demanda puede reemplazar eso. La consiguiente ralentización del crecimiento de la productividad se traduce en unas tasas de crecimiento global anémicas para la economía europea. Por lo tanto, no podemos salir de nuestro problema de deuda, sino que somos arrastrados al pantano por la cura que tratamos de aplicar.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1869 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1282
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.