Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que De Sinaloa escriba una noticia?

Las encuestas: ¿informan o manipulan?

15/06/2012 03:50 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por María Florencia Noriega, Osvaldo Jiménez y Martí Gil

Las principales casas encuestadoras de México afirman que: "Nunca se ha demostrado que el resultado de una encuesta sea capaz de alterar una elección"1. Lo anterior parece estar en contradicción con nuestro sentido

común. Por ejemplo: ¿a poco no, siempre prefieres la taquería que tiene más gente a la que está vacía?

Esto ocurre en diversas situaciones de la vida cotidiana y seguro se te ocurren muchos otros casos parecidos. La importancia de las opiniones de los otros sobre las decisiones que uno toma, es un fenómeno social tan natural que en el terreno del marketing es una técnica frecuentemente empleada en la promoción de productos, usando frases como: "Todo mundo tiene un Jetta, al menos en la cabeza"; inclusive se dice que "ocho de cada diez gatos prefieren Whiskas". Pero, ¿será verdad que todo el mundo está loco por un carro o que el 80% de los gatos están de acuerdo con las afirmaciones anteriores?, ¿será que existe una relación entre esta estrategia de mercado y el actual proceso electoral? El objetivo de este texto no es criticar las estrategias publicitarias, sino exponer cómo el manejo de los resultados de las encuestas en las campañas electorales puede influenciar la decisión de los votantes. Respecto a este cuestionamiento, inquieta la pregunta ¿Por qué se nos presentan resultados tan diferentes de las encuestas? image

En política, el concepto de marketing es utilizado desde los años 60 y es muy sencillo encontrar la razón: los candidatos conseguirán un mayor número de votos a medida que la sociedad tenga una mejor percepción de ellos. En el escenario político, como en otro tipo de mercados modernos, es más importante parecer que ser, dado que en nuestros tiempos el que es sin aparecer (en los medios) no es, no existe casi.

En oposición a lo que las casas encuestadoras defienden, en el sentido que sus resultados no influyen en la decisión de los futuros votantes, el hecho de que el resultado de una encuesta sea capaz de alterar una elección es algo ya conocido. A esto se le denomina efecto Bandwagon, "efecto de la moda" o de "subirse a la combi". El origen del término data de 1848, cuando un cirquero en los Estados Unidos utilizó su carroza con música para llamar la atención del público en su campaña, invitando a las personas a "subirse" con él. La estrategia fue tan exitosa que para 1900 se convirtió en un método estándar en las campañas políticas.

Hoy en día el efecto Bandwagon se refiere a la tendencia que se observa en los votantes de alinearse con el candidato de la campaña más exitosa; el efecto está basado en la deliberada elección de las personas de estar incluidos en la parte ganadora o el equipo ganador. Podemos pensar en algo parecido al fenómeno que ocurre en el futbol en el cual el equipo que mejor va en la tabla de posiciones genera adeptos al seguir avanzando en el torneo. A estas personas en el futbol se les denomina "villamelones".

Esto que a simple vista puede parecer muy obvio, ha sido estudiado desde el lado de la ciencia, donde se ha demostrado cuantitativamente el grado de esta influencia.

En un primer texto de 1993, los autores Robert K. Goidel y Todd G. Shields en el Journal of Politics 2, investigan el grado en el que la exposición a los medios de comunicación masiva resulta en un incremento en la probabilidad de votar por el que per se es puntero. Por otro lado presentan evidencia experimental que demuestra la influencia en las decisiones individuales que tiene la expectativa al momento de elegir. En el primer ejemplo, que no atañe este texto, ellos comprueban, a partir de un estudio a 510 personas, como la sobreexposición del candidato puntero en los medios influye claramente en la elección del electorado. En el segundo experimento hecho con 180 estudiantes de la universidad de Kentucky demuestran que afecta de manera considerable la expectativa de que gane un candidato, es decir, lo que "dicen" las estadísticas. Además, se concluye que el grado en que esta relación se presentaba, dependía de la afiliación a un parido; recordemos que en los Estados Unidos de América existen sólo dos partidos.

Recientemente, el físico Luis Mochán, ex director y actualmente investigador del Instituto de Ciencias Físicas-UNAM se propuso medir cuantitativamente el grado de influencia que en promedio tiene sobre un encuestado su percepción de la opinión de los demás3. O sea, el trabajo del Dr. Mochán estudia cómo se afecta la opinión de las personas cuando se les hace saber los resultados de una encuesta.

La investigación la realizó a través de una encuesta por internet que aplicó a un grupo de poco más de 400 personas. El Dr. Mochán creó una serie de afirmaciones sobre temas de actualidad a las cuales se podía responder a favor o en contra. Cuando las personas entraban al sitio de internet, se generaba un número que representaba el porcentaje de aceptación de cada pregunta y este número era visible para el encuestado a la hora de responder. De esta forma, todos los encuestados tenían las mismas preguntas pero a cada uno de los encuestados se les mostraban porcentajes de aceptación diferentes (es muy importante saber, para entender el experimento del Dr. Mochán, que los porcentajes que veía cada persona, eran ficticios: de lo que se trataba era de medir cuánto inducían en la tendencia de las respuestas). Este "porcentaje inductor de acuerdos", como le llama el autor, es comparado con la cantidad de veces que las personas respondían estar de acuerdo, es decir, se comparaba lo que se les hacía creer con lo que las personas terminaban decidiendo.

El estudio demuestra que si a los encuestados se les hace creer que aumenta el número de personas que están de acuerdo con una dada afirmación, en la práctica aumentará el número de personas que terminaran estando de acuerdo con dicha cuestión. En otras palabras, la opinión de los encuestados pudo ser manipulada por medio de revelar aparentes resultados de encuestas.

En México venimos siendo testigos de un proceso electoral en el cual las estrategias mercadotécnicas de los candidatos, los medios de comunicación masiva y las posturas que estos toman, son una parte fundamental en la decisión de los votantes. La realidad de los acontecimientos se confronta con el bombardeo de información por parte de los medios masivos. ¿Cómo entender que, no obstante las manifestaciones en contra del candidato más declaradamente detestado por una gran parte de la sociedad, se mantenga inamovible de acuerdo a las encuestas? ¿Es posible salir del círculo vicioso que parece proponer la capacidad de manipulación de los medios de comunicación masivos y nuestro estado de simples receptores de información aparentemente fundada en estadísticas confiables?

Si bien los candidatos y los medios de comunicación tienen sus estrategias bien definidas, no debemos resignarnos al poder de manipulación que éstos tienen y renunciar a nuestro poder de elección y libre albedrío. Resistir, discutir, difundir, pelear contra el efecto de la moda, o bien de las cosas que ya están decididas, es vital.

Nuestra generación tiene más acceso a la información lo que representa un privilegio y al mismo tiempo una responsabilidad, nos permite alejarnos de los clásicos métodos de acarreo. También nos obliga a difundir las maniobras que en nombre de "datos duros" salen en los medios, aparentemente sin ningún sesgo, sin una posición interesada. Es falso: las encuestas juegan e inducen la conducta del electorado

Los invitamos a decidir en base a las propuestas y no por las encuestas

Fuente: educacionadebate.org


Sobre esta noticia

Autor:
De Sinaloa (2843 noticias)
Fuente:
amanecersinaloa.com
Visitas:
463
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Arturo (15/06/2012)

Muy bueno y muy acertado su editorial de hoy. Me gusta por que se aleja de los estandares establecidos. Por favor continue escribiendo de esto. Realmente el poder de manipulacion es un pulpo enorme. Aun mas, creo hay un interes malsano, y no puramente informativo en las susodichas encuestadoras... Hagamos algo por que a nosotros nos gusta, no porque tengamos que irnos con las preferencias de los demas... !He dicho..!