Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sociedad Mexicana escriba una noticia?

La enfermería no es ingrata, da oportunidad de aliviar el dolor humano

07/03/2010 02:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las heroínas silenciosas en los hospitales y las clínicas de los sectores de salud público y privado son las enfermeras, profesión para la cual se requiere amor, dedicación, nunca pensar que es un sacrificio y dar consuelo al enfermo. Rosario Zárate Aguilar, licenciada en Enfermería con maestría en Administración en instituciones de salud, trabaja desde hace 27 años en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), donde ha enfrentado grandes retos y ha tenido innumerables satisfacciones. La coordinadora de Enfermería de la Jefatura de Prestaciones Médicas de la delegación estado de México Oriente afirmó que ama su profesión y que para nada es ingrata ni es un sacrificio ejercerla, como muchos opinan erróneamente. La especialista negó que a lo largo de su experiencia haya sufrido discriminación por ser mujer y que, por el contrario, serlo es un privilegio. "Ser mujer siempre me ha distinguido en los grupos. He sido una mujer que he luchado muchísimo, que he defendido siempre el rol de la mujer inteligente, trabajadora, de la mujer de retos", dijo. Aseguró que gracias a la enfermería se ha desarrollado en lo personal y en lo laboral, pero lo que la satisface de manera especial es que "da la oportunidad de aliviar el dolor humano, de enfrentarlo, de consolarlo, de extender la mano". Así, enamorada de su profesión, Rosario Zárate sostuvo que quienes se dedican a esto deben tener presente "no perder la sensibilidad de que en frente de nosotros está la tristeza, la desolación, la preocupación, la angustia, el dolor de los demás". Rosario, una mujer de 46 años casada con un médico que conoció en el IMSS, madre de dos hijos, uno de 14 años y otro de 10, recomendó a sus colegas equiparse de buen ánimo y una sonrisa para completar el instrumental que se requiere para aliviar al enfermo. "El equipo que necesitamos tener todos los días cargado es ánimos, salud y estar con una sonrisa y una palabra de aliento que siempre alguien va a requerir", comentó la ganadora del premio "IMSS Actuación Profesional" en 2008, 2005 y 2000. A su juicio, muchas personas que se dedican a esta actividad y a otras califican equivocadamente la carrera de enfermería como "ingrata", por los sacrificios que implica. Sin embargo, aclaró que como todas las carreras también requiere sacrificios y limitaciones, por las jornadas que a veces son de 24 horas y en días festivos, pero para ella eso no es un sacrificio sino la dinámica de trabajo. En plática con Notimex, esta profesional de la salud que inició sus estudios desde los 14 años en la Escuela de Enfermería de la Cruz Roja de Naucalpan, estado de México, dijo que decidió ser enfermera por su vocación de servicio, ayuda y amor al prójimo. "Desde muy pequeña me gusta ayudar a los demás. En el lado de la salud siempre habrá alguien que requiera una palabra de aliento, un cuidado y esa fue una inquietud mía desde la infancia", externó. Zárate Aguilar incluso recordó que sentía admiración por las enfermeras que veía en las clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). "Cuando tenía como unos ocho años de edad y mi madre me llevaba a la clínica, la veía con su suéter verde y su uniforme blanco, con su cofia y me proyectaba en esa imagen", relata. Aunque a los 18 años de edad terminó la carrera técnica y entró a trabajar al IMSS, decidió continuar la preparatoria y luego cursó la licenciatura en Enfermería, porque siempre tuvo como objetivo crecer profesionalmente "dentro y fuera del instituto". De esta manera primero hizo una especialidad como enfermera quirúrgica en el Hospital Central Militar, posteriormente la preparatoria para poder cursar la licenciatura, y a la par un curso técnico en administración. "Trabajaba en la mañana, estudiaba en la tarde y también en la noche en el instituto. Diez u once años fueron de mi vida el turno nocturno para poder estudiar en la mañana y trabajar en la escuela donde estudié. Trabajaba cuatro turnos y estudiaba", narró. La especialista reconoció que contó con el apoyo de su familia para lograr ser lo que ahora es, lo que le permitió compaginar su vida privada con la profesional. La actual coordinadora delegacional ha sido auxiliar de enfermería, enfermera general, enfermera quirúrgica, enfermera jefe de piso, jefa del Departamento de Enfermería y coordinadora de enfermería. Confesó que ello no ha sido difícil sobre todo ahora, pues el puesto en el que se desempeña es "muy absorbente", pero "siempre ha estado alguien que me apoya, en este caso mi familia, mi madre, mis hermanas, mi esposo". A lo largo de sus 27 años experiencia, reconoció, la situación para las mujeres ha mejorado mucho en el ámbito de la enfermería, pues en el IMSS se brinda capacitación y "tenemos todas las oportunidades de superarnos y jubilarnos, en el régimen que sea, con un muy buen nivel personal y profesional". "La clave es superarse y prepararse, es el llamado que hago a todas las enfermeras del país, y a las mujeres en general: que nos autoconozcamos y detectemos nuestras capacidades", exhortó. Rosario Zárate llamó a todas las mujeres a que busquen el gusto por lo que hacen. "Somos la célula de la familia. Así como la familia es la célula de la sociedad, la célula de la familia es la mujer", enfatizó.


Sobre esta noticia

Autor:
Sociedad Mexicana (21910 noticias)
Visitas:
383
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.