Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Engalana el piano de Rodolfo Ritter el ciclo “El íntimo decoro”

12/12/2011 01:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con repertorio del compositor húngaro Franz Liszt (1811-1886), el pianista mexicano Rodolfo Ritter protagonizó el último concierto del año del ciclo “El íntimo decoro. Música de cámara”, en la Sala Manuel M. Ponce, del Palacio de Bellas Artes, de esta ciudad. Con sala llena, el joven músico interpretó por más de una hora, parte de la obra del más famoso compositor romántico del siglo XIX, Franz Liszt. Entre las piezas ejecutadas por el mexicano estuvieron: “Paisaje”, “Nubes grises”, “Dedicatoria”, “Preludio”, “Cacería salvaje”, “Estudio trascendental 11”, “Armonías del atardecer” y, “Fantasía y Fuga sobre el nombre Bach”. Tras sus primeras interpretaciones, comentó, éstas muestran todas las contradicciones e ideales del ser humano y particularmente la búsqueda que hace éste por los ideales del amor. Los cambios en la música de piano no sólo son para traer dinamismo sino que también van contando historias, experiencias, momentos. Con las primeras ejecuciones, se habla del amor ideal, inocente, que después se llena de pasión y erotismo. Mientras que en “Paisaje”, expone solamente el amor que se le puede tener a Dios, a lo divino. La cuarta pieza a interpretar, “Nubes grises”, explicó Rodolfo Ritter, fue creada en el último periodo del autor húngaro, en ésta, la atmósfera cambia, le da aire de desastre, en ella representa el preludio del final, de su final en este mundo. Y el pianista mexicano la caracterizó como una obra profética. Después de estas presentaciones, el artista ejecutó una de las obras más difíciles de Franz Liszt, “Preludio”; la cual, dijo, comenzó a escribir Liszt a los 15 años y la terminó hasta los 40. En ella hay tres piezas más, tres cambios de ritmo y sentido. Comienza con movimientos lentos, suaves, que van cambiando y acelerándose. La historia que se cuenta va del amor y la conquista, a lo feroz, a la cacería del amor. “Preludio” y “Cacería salvaje” son una novela que creó el compositor para ser presentada, contada, a través de la música. Ésta fue de las más aplaudidas del concierto, seguida por “Armonías del atardecer”, que puso a parte del público de pie. Según Ritter, se trata de un “rechitativo”, un poema que se da a conocer por medio de la música de piano. “Fantasía y Fuga sobre el nombre Bach”, fue la que el artista escogió para cerrar el recital, una pieza con gran dificultad a la hora de ejecutarse, llena de contrastes. Tras la conclusión de ésta, las luces de la sala se encendieron, la mayor parte del público estaba de pie, gritando “¡bravo!” y sonriéndole al pianista Rodolfo Ritter, el cual se despidió del escenario con reverencias y sonrisas. Los aplausos se prolongaron hasta hacer que el músico saliera al escenario de nuevo, agradeciera la solicitud e interpretara otra pieza, la cual fue: Estudio número 16. Así fue como se llevó a cabo un concierto más del ciclo “El íntimo decoro. Música de cámara”, en este año, a cargo del joven músico mexicano laureado con la Medalla de oro, primer lugar y premios especiales en el Concurso Nacional de Piano “Angélica Morales” 2003.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
159
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.