Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Se entregó el Jazz Power Trío en un apasionado concierto de antología

18/08/2010 01:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Pioneros del jazz como Louis Armstrong, Jelly Roll Morton, Freddie Keppard, Sidney Bechet y Buddy Bolden se habrían sentido orgullosos al escuchar, anoche en el Lunario, a los portentosos Adam Rogers, Ari Hoenig y Ben Street, integrantes del Jazz Power Trío, quienes se entregaron en un apasionado concierto de antología. Herederos de la rica tradición de ese género musical nacido en Estados Unidos hacia finales del siglo XIX, florecido a lo largo de varias décadas y madurado en la actualidad, los tres virtuosos treparon al escenario para mostrar cómo se hace el jazz cuando se posee una depurada técnica interpretativa y, más que eso, cuando se lleva en la sangre la pasión y fiesta del verdadero jazz. Vestidos a la usanza informal de los instrumentistas que cultivan el género, apenas habían aparecido en el foro dieron las gracias a quienes abarrotaron el local. Tocó a Ari Hoenig ofrecer el agradecimiento y unas breves palabras a manera de presentación para dar paso, de inmediato, a la sesión acústica. Cada uno de los músicos obsequió un solo con su instrumento, nada más para abrir boca. Sonidos frenéticos, enardecidos, porque el jazz se caracteriza por su gusto de eludir la ejecución de las interpretaciones a partir de la lectura fiel de una partitura, permearon el ambiente del Lunario, donde los gritos destemplados de los asistentes, los aplausos generosos y las palabras amables crearon una simbiosis entre los artistas y la gente que asistió puntual a la cita. El trío está integrado por Adam Rogers, quien sorprende y asusta con su guitarra jazzística, la cual parece ser tocada por más de 10 manos a la vez; Ari Hoenig, quien viene a ser una suerte de mago dentro del grupo, pues lo mismo golpea la batería que el piano, y además compone y da clases indistintamente, y Ben Street, contrabajista neoyorquino, alumno del genial Dave Holland. Durante la velada, las interpretaciones se sucedieron una a una, casi sin dar tregua durante varios minutos, lo que motivó el ensueño colectivo. Vigentes dentro del circuito del jazz internacional contemporáneo, estos músicos no dudaron en llevar al público por un viaje que llegó hasta el viejo Nueva York, ciudad que ha visto a este trío cosechar grandes triunfos y reconocimientos. De acuerdo con los datos biográficos que sobre los tres artistas circulan en México, con motivo de su vista, “cada uno de ellos es un genio virtuoso con estilo propio, pero gracias a su versatilidad como músicos, la adaptación viene de inmediato”. Adam Rogers es originario de Nueva York y durante 11 años formó parte del grupo Lost Tribe, el cual lanzó al mercado tres discos. Ha participado en giras y grabado discos con Norah Jones, Paul Simon, Elvis Costello, John Zorn, John Patitucci, George Rusell, Chris Potter y Alana Davis, entre otros. Su música ha sido parte de bandas sonoras de diversas películas, como “Hamlet”, “Jimm Brown: All America” y “What just happened”, todas ellas de aceptable éxito en la taquilla internacional. Ari Hoenig, baterista, pianista, compositor y docente, ha tocado con grupos como Jean Michel Pilc Trio, Kenny Werner Trio, Chris Potter Underground y Joshua Redman Elastic Band. Algunas de sus producciones discográficas son “The painter”, “Kinetichues”, “Inversations”, “Time travels” y “The Life of a Day”, y en ellos lo mismo ha grabado solo que acompañado por otros músicos. Ben Street, contrabajista de Nueva York, es discípulo de Dave Holland. Su hoja de vida señala que estudió en el New England Conservatory of Music de Boston y que tuvo, entre otros famosos maestros, al reconocido contrabajista Dave Holland. Ha tocado con grandes jazzistas como Kurt Rosenwinkel en su disco “Next step” y con Ben Monder en el ahora legendario álbum “Dust”. Antes del Jazz Power Trío, subió al escenario el grupo Tónica, proveniente de Guadalajara. Su dotación instrumental, dos saxofones, una batería, contrabajo, una armónica y un bajo, lució en el escaparate entre porras y ovaciones, sobre todo tras las interpretaciones con las que cada ejecutante exhibió sus dotes. Al final, el público abandonó el lugar literalmente cantando bajo la lluvia.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
144
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.