Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Entrevista | Jorge Pla-García, miembro de la misión de la NASA Perseverance hacia Marte: "Esto supera a la ciencia ficción"

15/02/2021 12:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando la sonda espacial Viking 1, de la NASA, se convirtió en julio de 1976 en el primer artefacto de manufactura humana en funcionar correctamente sobre el suelo de Marte, la emoción se desató en el Jet Propulsion Laboratory de Pasadena, donde había sido construida. Sonrisas incontenibles, ojos húmedos y una felicidad desbordada. Ahora, casi medio siglo después, Jorge Pla-García confía en poder sentir lo mismo cuando la misión Mars 2020 Perseverance, también de la agencia estadounidense, toque la superficie del Planeta Rojo el próximo jueves por la noche.

Este investigador en ciencias planetarias del Centro de Astrobiología (INTA-CSIC) y miembro de Perseverance se encarga de estudiar la atmósfera de Marte con la intención de minimizar los riesgos en el momento del aterrizaje del rover (el vehículo de exploración espacial) que transporta la misión. Al llegar al Planeta Rojo, deberá posarse sobre el cráter Jezero, un antiguo lago, y comenzar el trabajo de campo que permita determinar si este astro albergó vida en el pasado.

Yo los dividiría en tres. Ahora mismo, ya sabemos que Marte reunía las condiciones idóneas para que la vida surgiera en el pasado, pero eso no significa que lo hiciera. Así, el primer objetivo es descubrir si estuvo habitado. El segundo es la recogida de muestras geológicas y atmosféricas que misiones posteriores traerán de vuelta a la Tierra. Y el tercero consiste en sentar las bases de la exploración humana del Planeta Rojo. La teoría nos dice que hay cosas que podemos hacer allí, pero tenemos que probarlo.

Todo parece indicar que, antes, las condiciones en Venus, la Tierra y Marte eran muy muy muy similares. Y si la vida surgió en la Tierra, pensamos que pudo haberlo hecho perfectamente también en los otros planetas. No sabemos cómo es posible que tuvieran evoluciones tan diferentes para llegar al estado actual.

No obstante, hay que recalcar que nosotros lo que hacemos es plantear la hipótesis de que Marte estuvo habitado en el pasado. Nos da exactamente igual si la respuesta es afirmativa o negativa, solo queremos responder a la pregunta. Si no encontramos vida, sería también una noticia formidable, estupenda y una alegría, puesto que nos daría muchísima información de por qué esta existe en la Tierra y no en el Planeta Rojo, por qué ambos han seguido una evolución tan diferente. No es una decepción si no la hallamos.

El Perseverance, con 1050 kilos, es el rover más pesado que se ha posado en otro planeta. Además, incorpora un dron, 25 cámaras e incluye, por primera vez, varios micrófonos. Se trata de un robot inteligente capaz de volar por sí mismo que va a determinar de forma autónoma dónde quiere aterrizar de manera segura.

El aterrizaje es muy complejo, tiene muchas fases diferentes. Son los conocidos como 'siete minutos del terror', en los que tiene que frenar desde 20.000 kilómetros por hora hasta cero y debe soportar hasta 1.500 grados, que es la temperatura de la superficie del Sol.

Más sobre

Va programado con más de medio millón de líneas de código, lleva 72 dispositivos pirotécnicos y los elementos tienen que funcionar en perfecta coreografía y sin interacción alguna con nosotros, porque, como está tan lejos, no podemos hablar con él en tiempo real. De hecho, pasarán once minutos desde que haya tocado la superficie hasta que sepamos si el rover está vivo o muerto, pues es el tiempo que tarda en llegar la señal a la Tierra. A mí me parece todo casi ciencia ficción. En realidad, supera a la ciencia ficción.

Puede haber fuertes vientos en altura, la nave tiene que entrar en la atmósfera con un ángulo exacto, el escudo térmico tiene que soportar las temperaturas... Puede fallar el radar al aterrizar, las cámaras, cualquier línea de código, algún dispositivo pirotécnico... Lo que más miedo nos da son las novedades que incorpora: la forma de abrir el paracaídas que lo frenará y la elección del lugar para posarse, que la hace solo. Yo no tengo problemas para dormir y llevo ya dos pesadillas...

Mis contribuciones al proyecto son dos: soy miembro científico de la Estación Meteorológica española (igual que en las misiones Curiosity e Insight) y también del Consejo de atmósferas. Este último es un grupo de unas 12 personas que se encarga de estudiar día a día la atmósfera de Marte para decirle a los ingenieros del aterrizaje cuáles son los posibles peligros y, así, minimizar los riesgos. Estudiamos su densidad, las bolsas de aire, las tormentas regionales de polvo... para que el robot pueda elegir dónde tocar tierra de forma segura.

Será muy bueno. La atmósfera de Marte engorda y adelgaza a lo largo del año en función de la congelación o fusión de los casquetes y ahora tiene un grosor mayor de lo normal, lo que nos va ayudar a frenar la nave antes de que el rover quede en la superficie. Además, es el momento del año con menos probabilidad de tormentas de polvo, que pueden cambiar la densidad de la atmósfera y generar baches o bolsas de aire y entorpecer el aterrizaje.

Es todo Porque Marte está más cerca. Como su órbita y la de la Tierra son distintas, cada 26 meses los planetas se acercan. Es el momento que aprovechamos para lanzar, independientemente de que las condiciones cuando lleguen a su destino sean buenas o malas. Esto abarata mucho los costes. La Agencia Europea Espacial también quería llevar su misión, pero no ha llegado a tiempo.

No había pasado nunca antes que tres países estuvieran en Marte a la vez. Es algo increíble, es un cambio de paradigma. Se está democratizando el espacio. Me siento afortunado de vivir en este momento. Me gustaría que los países se unieran más, que hubiera una alianza internacional, pero el ser humano es como es y no podemos cambiarlo...

Yo no es que sea escéptico, pero soy realista. Los plazos que ha dado NASA son demasiado optimistas: hablan de la década de 2030. Yo lo veo excesivamente precipitado. Me decanto más por la de 2040. En la escala temporal humana no es nada de tiempo. Vamos a ir antes o después, nos guste o no. Eso sí, a corto plazo no vamos a ir a vivir a Marte ni vamos a crear colonias. Eso pasará dentro de unos siglos, en el XXIII o el XXIV, no lo dudo, pero no ahora.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (15628 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
1820
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.