Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Envejecimiento activo, mejor vida en la tercera edad

28/12/2012 03:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Envejecimiento activo, mejor vida en la tercera edad SyM - Karina Galarza Vásquez

Mantener, prolongar y recuperar la funcionalidad física, mental y social por medio del autocuidado, ayuda mutua y autogestión, son los principales objetivos de este nuevo concepto, cuya misión es mejorar la calidad de vida de las personas mayores.

Conforme envejecemos, nuestro organismo experimenta diversas modificaciones de tipo morfológico (en su forma), fisiológico (funcionamiento), psicológico y social, las cuales son generadas por cambios propios de la edad y desgaste acumulado. A pesar de que lo antes dicho no significa que esta etapa de la vida no debe considerarse en sí misma enfermedad, es verdad que aumenta la vulnerabilidad ante el desarrollo de padecimientos crónicos (de larga duración) y que la gente de edad avanzada se encuentra en situación de desventaja en más de un aspecto.

"La situación económica y social de los adultos mayores en México, en general, es precaria porque la gran mayoría de ellos no recibe apoyo económico formal por medio de pensión y jubilación (más de 80% no lo tiene). Asimismo, tampoco se brindan oportunidades para que participen de manera activa en su desarrollo personal debido, en gran medida, a la visión que se tiene de la vejez y a las políticas públicas que emanan de la misma", refiere el Dr. Víctor Manuel Mendoza Núñez, quien se desempeña como jefe de la Unidad de Investigación en Gerontología de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

De ahí la importancia del envejecimiento activo, que se está implantando como objetivo en las políticas de salud para facilitar la integración de las personas mayores, alentar su trabajo voluntario y lograr la aplicación de programas de senectud.

Desafíos de la edad

En México se está presentando transición demográfica cuyo resultado es el incremento significativo de la población de ancianos. De hecho, en 1950 el número de personas de 60 años o más ascendía a 1, 419, 685 (5.5% del total), cifra que en 2005 subió a 8, 364, 334 (8.1%). Asimismo, se prevé que para el año 2025 aumentará a 17, 512, 000 (12.4%).

"Por otra parte, es necesario considerar que dichos cambios, aunados al avance tecnológico, han propiciado una transformación epidemiológica caracterizada por incremento proporcional de las enfermedades crónico-degenerativas (que se acentúan con el tiempo) respecto a las transmisibles, por lo que las principales causas de muerte en el país, desde 1990, se asocian con el primer tipo de padecimientos", advierte el entrevistado.

Asimismo, agrega que en 1955 las afecciones transmisibles fueron responsables de 70% de los fallecimientos a nivel nacional; no obstante, en la actualidad sólo contribuyen en 12% y los padecimientos degenerativos se elevaron de 23 a 75%.

En este sentido, la consecuencia de las altas tasas de padecimientos crónicos en la vejez es el riesgo potencial de discapacidad, de ahí que uno de los objetivos fundamentales en los programas gerontológicos sea mantener, prolongar y recuperar la funcionalidad física, mental y social, para lo cual es indispensable la participación activa de las personas adultas mayores en programas comunitarios de tipo preventivo.

Importante concepto

La Organización Mundial de la Salud (OMS) definió en 1999 al envejecimiento activo como "el proceso de optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen". Dicho concepto fue adoptado como elemento clave en la segunda Asamblea Mundial del Envejecimiento, celebrada en Madrid, España, en 2002.

Al respecto, aclara el especialista de la FES Zaragoza que "el término 'activo' se refiere a la participación continua de los adultos mayores en forma individual y colectiva, en los aspectos sociales, económicos, culturales, espirituales y cívicos, y no solamente a la capacidad para estar físicamente en lo laboral o participar en la mano de obra".

Ahora bien, en el plano operativo, dicho concepto se refiere al empoderamiento de los adultos mayores en los aspectos biológicos, psicológicos y sociales en los que están inmersos, considerando cambios inherentes a la edad, riesgos ambientales y psicosociales, así como las medidas preventivas que pueden aplicar.

Múltiples beneficios

"Los objetivos fundamentales del envejecimiento activo son lograr el máximo de salud, bienestar, calidad de vida y desarrollo social de los adultos mayores, considerando su potencial físico e intelectual, así como las oportunidades que les brinda la sociedad", explica el Dr. Mendoza Núñez.

Su elemento clave consiste en reconocer a la población mayor como el capital social fundamental para lograr el máximo de bienestar para ellos misma, tomando en cuenta el autocuidado, ayuda mutua y autogestión, y utilizando de manera óptima las redes de apoyo social formal e informal.

De acuerdo con el experto en Gerontología, entre los aspectos positivos del envejecimiento activo para la gente de edad avanzada resaltan los siguientes:

  • Mayor contacto social y percepción de bienestar.
  • Posibilidad de mejorar sus ingresos económicos mediante proyectos productivos.
  • Prevención y control de enfermedades crónicas.
  • Conservación, extensión y recuperación de la funcionalidad física, mental y social.
  • Incremento del desarrollo psicosocial.
  • Mejoramiento de la autoestima, calidad de vida y bienestar.

En este contexto, cabe destacar que las políticas de salud son determinantes para la atención a los ancianos; sin embargo, lamentablemente en México prevalece el enfoque del envejecimiento pasivo, lo que propicia grandes gastos en medicamentos y atención hospitalaria.

Metas

Para tener acceso a tales beneficios es indispensable establecer políticas públicas delimitadas por este marco de ideas, ya que en la actualidad se considera a todas las personas adultas mayores "desvalidas", "frágiles", "enfermas" e "improductivas", sin posibilidad de participación social activa sólo por su edad, lo cual representa grave prejuicio.

"La importancia de la participación de grupos comunitarios de adultos mayores de ayuda mutua enmarcados en el paradigma del envejecimiento activo ha tenido gran desarrollo en países de América del Sur (Argentina, Chile, Colombia, Perú y Uruguay). Ahí funcionan más de 30, 000 organizaciones de este tipo, congregadas en aproximadamente mil redes", señala el entrevistado.

Los objetivos de dichas agrupaciones abarcan aspectos sociales y de salud; incluso, en algunos países se han establecido consejos nacionales de adultos mayores, los cuales han propiciado cambios legislativos con impacto social y político en beneficio de los ancianos de su país.

"Por tal motivo, la FES Zaragoza desarrolló un modelo de atención de núcleos gerontológicos acorde con el paradigma del envejecimiento activo, el cual ha demostrado su efectividad para que los adultos mayores utilicen de manera óptima las redes de apoyo social, recuperen sus funcionalidades, inicien proyectos productivos y se adhieran a programas preventivos y de control de enfermedades crónico-degenerativas", acota el Dr. Mendoza Núñez.

A su vez, la OMS ha planteado las siguientes metas:

  • Menos muertes prematuras, considerando la esperanza de vida de cada país.
  • Menor número de discapacidades relacionadas con enfermedades crónicas en la vejez.
  • Más personas que disfruten positiva calidad de vida a medida que vayan envejeciendo.
  • Mayor cantidad de gente que participe activamente en los ámbitos sociales, culturales, económicos y políticos de la sociedad, en trabajos remunerados y sin remunerar, así como en la vida doméstica, familiar y comunitaria.
  • Menos gastos debidos a tratamientos médicos y atención sanitaria.

"Queda por decir que el concepto que nos ocupa sólo será posible a través del desarrollo de modelos de atención gerontológica a nivel comunitario, considerando la organización de grupos de ayuda mutua, coordinados por promotores para el desarrollo integral gerontológico", puntualiza el investigador de la FES Zaragoza.

Finalmente, es indispensable que los profesionales de la salud tengan sólida formación académica en los aspectos sociales, psicológicos y antropológicos de la vejez, y no limitarse a revisar los temas relativos al diagnóstico y tratamiento de enfermedades crónicas. Asimismo, es necesario contrarrestar la visión social actual con información de la vejez, pues hasta el momento favorece en gran medida la exclusión social, pobreza, enfermedad y limitaciones físicas de este sector de la población.

SyM

Última actualización: 12-2012


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Visitas:
115
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.