Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elda Mora escriba una noticia?

Epistemología y hermenéutica

30/06/2014 14:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La hermenéutica es algo que concierne a la totalidad de la existencia, según Gadamer

La hermenéutica es algo que concierne a la totalidad de la existencia, según Gadamer. Para él,  la interpretación es el modo de ser de la existencia misma, como tal el sentido de la existencia. La interpretación constituye la tarea infinita de la comprensión, pues en la medida en que la comprensión deriva de la interpretación esta conlleva a la interpretación de la interpretación, y en consecuencia la interpretación en regresión infinita. Según Gadamer, la vinculación de la interpretación y la comprensión está dada por la premisa de que no entendemos lo que leemos a no ser por un acto interpretativo.

Para Gadamer, todo comprender es interpretar. Partiendo de las propuestas heideggerianas del comprender como forma originaria de realización del estar ahí, Gadamer entiende esta forma ulterior del factum exitencial como la comprensión de la realidad de la historia.  Para él, la comprensión sólo se convierte en una tarea necesitada de dirección metodológica a partir del momento en que surge la conciencia histórica que implica una distancia fundamental del presente frente a toda transmisión histórica. La comprensión transforma tanto los horizontes implicados en la conversación como la interpretación heredada de lo comprendido. En síntesis, la comprensión, según Gadamer, es fusión de horizontes.

El horizonte de sentido es ese algo que resulta del diálogo entre el lector y el texto. Puede entenderse como una infinita y mutua determinación. Lo interpretado pasa a ser transformado toda vez que es apropiado por el sujeto, y al hacerlo suyo, se reinterpreta desde otra perspectiva y se produce un cambio en lo interpretado y el interpretante. El horizonte de sentido, está concebido por Gadamer, desde los principios de horizonte de Heidegger, donde “sentido es el horizonte del proyecto estructurado por el haber previo, la manera previa de ver y la manera previa de entender, es el horizonte desde  el cual algo se hace comprensible en cuanto algo”. Para Gadamer  la praxis del sujeto no puede ser interpretada si no es por el horizonte configurativo de la conciencia actuante. El sentido siempre es sentido proyectado en la interpretación.

El círculo consiste en la comprensión del texto en su totalidad y en sus partes. Para comprender una parte del texto, hay que entenderlo en su totalidad, y solo se comprende la totalidad a través de sus partes. Para Gadamer, el círculo hermenéutico es un recurso dialógico que intenta razonar los aspectos generales del entendimiento, suscitando la retroalimentación y en tanto ella es abierta e infinita, pues nada es dado como inmediato ya que el individuo pertenece originariamente al pasado y en consecuencia el círculo hermenéutico es ontológico y ineliminable.

Para Gadamer, el texto se define como la palabra documentada a sí misma. Para él el texto son palabras que pretenden hacer cosas y no meramente comunicar algo verdadero, tal como se entiende el sentido lingüístico del texto (Jackobson). Según Gadamer el texto habla por su carácter de verdad que está determinado desde la referencialidad temporal que le otorga autoridad independiente de los individuos como tal. Es decir, para Gadamer el texto es la expresión de la palabra propia,  y su pretensión de validez permanente se establece a través de la escritura, sin embargo, también es texto la palabra puramente oral, con tal que se cumpla con el requisito de ser o estar en sí misma y quedar.

La cuestión de la hermenéutica gadameriana es una propuesta que se circunscribe al sentido aplicativo-proyectivo de la comprensión. Es decir la comprensión del sentido del texto en tanto discurso heredado del pasado. Para Gadamer el vuelco al pasado es la apertura del futuro en la interpretación del texto como en la vida misma, así el carácter de distancia temporal es para Gadamer un criterio de índole retrospectivo, que permite la realización y radicalización fenomenológica de la conciencia presente a partir de la descripción de sus presupuestos. En otras palabras, descripción ontológica de la conciencia determinada por la historia.

El horizonte de sentido es ese algo que resulta del diálogo entre el lector y el texto

Para Gadamer, la precomprensión se define como la estructura de los significados lingüísticos, en tanto que lo que el sujeto conoce no está exterior a él, sino que está en la lengua en la que él se encuentra inmerso y de la que él participa. Por lo tanto las relaciones del conocimiento mediante la fusión de horizontes establecen que el pasado no es pasado en tanto pasado y por lo tanto no es algo irreversiblemente al margen, sino que es parte del presente y del futuro. Entonces la precomprensión está establecida por la mediación del sucederse de las interpretaciones y las reinterpretaciones.

En consecuencia, los prejuicios son una estructura de la precomprensión, está ligado a la condición histórica del hombre en tanto que es un componente inevitable de toda comprensión. El prejuicio tiene un sentido positivo como precomprensión y opera como posibilitador de la comprensión dado que es un actualizador de la proyección del sentido. Así, la noción de verdad para Gadamer es un acontecer que transforma la conciencia del sujeto, la ensancha o la empobrece, la modifica o la invierte. Es un acontecer que saca al sujeto de los límites en los que en ese momento vive y lo introduce en realidades distintas, en otro mucho que le proyectan horizontes más comprensivos haciendo que cambien sus posiciones iniciales. 

 ¿En qué consiste la fusión de horizontes?

La fusión de horizontes es la forma de la conversación. La forma de desenvolvimiento de la cosa (sache) entre los horizontes de sentido, implicados en la conversación. El diálogo hermenéutico surge o se conforma de la realización y actualización del sentido. En este sentido la fusión de horizontes es la herramienta primordial de la hermenéutica por la cual giran todos los eventos susceptibles de ser comprendidos. En la fusión de los horizontes, se da la situación del evento de la comprensión.

 

  •   ¿Qué influencia tiene Gadamer de Schleiermacher, de Dilthey y de Heidegger? Menciona una idea de cada uno de estos autores.

Schleiermacher, Dilthey y Heidegger son los precursores de Gadamer en cuanto a la interpretación y la noción de conocimiento como comprensión del mundo lingüístico del sujeto ante el objeto. YaSchleiermacher hacía referencia a un círculo para designar la reciprocidad entre el todo y lo singular que luego Gadamer afina y lo denomina círculo hermenéutico. Posteriormente Heidegger explica que el círculo hermenéutico es la ley fundamental de la intelección. Para Dirtley  la verdad de un hecho debía ser un sentido objetivo de tal naturaleza que pudiera ser universalmente válido y verdadero y con esta objetividad se garantizaba la separación entre el sujeto y el objeto como polos independientes y autónomos en la relación del conocimiento. Sin embargo desde la perspectiva de Heidegger nunca existe un sujeto puro y autónomo, separado del mundo de los objetos dado que la relación cognitiva está estructurada por significados lingüísticos. De esta manera Gadamer establece desde esas posiciones que el conocimiento no es sólo interpretación o reinterpretación de significados lingüísticos, sino un acto de descubrimiento de la objetividad de las intenciones de vivencias de otros, ayudados por el método que permite seguir debidamente la distancia entre esas intenciones y salvar su diferencia.

  •   ¿Por qué decimos que la comprensión dada en la interpretación es algo infinito, algo abierto? ¿Eso significa que nunca terminaremos de entender un texto?

Si se entiende que la comprensión, en tanto emergente de la interpretación se concentra en el horizonte del sentido, se entenderá que ésta es abierta e infinita, dado que está inmersa en la fusión de los horizontes que hacen que algo sea comprensible en el transcurso del pasado y el presente. En la medida en que se produce la función hermenéutica de la distancia, se opera de forma sincrónica y diacrónica para la realización del diálogo y es esta acción la que mantiene abierta la experiencia de la comprensión en la interpretación.  

  •   ¿Podemos comprender, interpretar, algo de la realidad sin lenguaje? ¿Cómo sería esa comprensión? ¿La podríamos transmitir a los demás?

Para Gadamer, el lenguaje es una universalidad muy amplia, definido como aquel llegar al habla, en el cual se anuncia un todo de sentido, un habla que indica una estructura ontológica universal de todo aquello a lo que la comprensión se puede dirigir. Así, para Gadamer, el único ser que puede ser comprendido e interpretado es el lenguaje. En tal sentido, la relación hermenéutica con el ente, viene dada por la interpretación y el ser del ente está dado por aquello que es comprendido, y es sólo en el lenguaje que las cosas se conducen. Así la comprensión, interpretación y sentido quedan determinados por el carácter lingüístico de nuestra experiencia del mundo.

La comprensión transforma tanto los horizontes implicados en la conversación como la interpretación heredada de lo comprendido


Sobre esta noticia

Autor:
Elda Mora (15 noticias)
Visitas:
3111
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.