Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Equiparan trabajo de editor con el de director de orquesta

16/11/2010 12:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El papel de los editores de libros ilustrados para niños es como el de un director de orquesta musical, ya que son los responsables de llevar a buen término una obra de arte creada por otros autores, coincidieron tres destacadas editoras. Durante su participación en el foro Reflexiones y diálogos en torno al libro ilustrado, que se realiza en el marco de la 30 Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ), las editoras Andrea Fuentes, Alicia Rosas y Laura Lecuona respondieron a las inquietudes de los ilustradores que participan en el encuentro. Andrea Fuentes, quien hasta hace un par de semana fue directora editorial y de arte de Nostra Ediciones, abrió la conversación con la aseveración de que es necesario confirmar o rescatar a la ilustración en su rango artístico, como valor estético, como género de las artes plásticas. La editora que también ha ejercido en El Colegio de México, Alfaguara y el Fondo de Cultura Económica expresó que “en cierto tipo de libros ilustrados en necesario considerar al autor como autor de un libro y por tanto hay que darle los mismos beneficios y exigirle los mismos requisitos que se le exigen a los autores. En consecuencia los editores deben respetar a los editores y viceversa. “Todo aquel que trabaje con libros ilustrados: ilustradores, editores, diseñadores, deben formarse y profesionalizarse en todas las áreas anteriores y recordar que la ilustración de libros tiene una larga tradición en nuestro país y en el mundo”, consideró la ahora editora independiente. Alicia Rosas, editora de Alfaguara infantil y juvenil, consideró que el editor cumple varias funciones en la edición de un libro. “Yo diría que por un lado se le puede considerar como un director de orquesta que tiene como responsabilidad producir una obra desde su concepción hasta la entrega al destinatario”. En ese proceso, abundó, tiene que ser mediador, intermediario, representante, filtro y sobre todo amortiguador de las tensiones entre todas las partes involucradas porque el trabajo es arduo y rudo. Estamos en el ojo del huracán. “El editor debe lograr un producto con un contenido de texto e imagen adecuado para su destinatario, con un costo que permita una viabilidad financiera y en el momento conveniente para el lanzamiento del libro, si sale temprano puede ser un fracaso, pero si sale tarde también”, expresó Alicia Rosas. Al respecto, Andrea Fuentes dijo que es fundamental tener el director de orquesta, pero también el violinista, a las siete trompetas, etcétera. “A pesar de que el paradigma sea la visión monstruosa de los editores, yo siempre he tenido muy buenas relaciones con los ilustradores. El editor es el que concibe objetual y conceptualmente un libro. Lo que hay que entender es que no es un tirano con una loca obsesión por hacer las cosas de una u otra manera, sino por llevar el libro a la mejor realización que uno imaginó. Finalmente, cuando el libro sale, los que triunfan si el libro está hermoso es el escritor y el ilustrador, no el editor”, aseguró. Al el cuestionamiento de cómo se forman los ilustradores y los editores de libros infantiles, Fuentes consideró que es una formación de oficio donde uno va aprendiendo de otros editores. “En mi caso fue así. La práctica es importante, uno va aprendiendo a mirar libros, a hacerlos a través del ensayo y el error. También hay que leer muchos libros, todos los que se puedan, de toda índole, conocer a ilustradores y autores de todas partes y pensar que hay muy distintas versiones”. Para Laura Lecuona, los criterios que emplea un editor para evaluar, criticar y decidir sobre una propuesta gráfica determinada son varios. “Al leer y releer un manuscrito que he decidido que sí vale la pena, busco al ilustrador que mejor compagina con ese cuento. Como lectora paradigmática, partiendo de la confianza que me tiene el autor y la editorial, los criterios que sobresalen son los estéticos”. Apuntó que un libro ilustrado, a diferencia de un libro de texto donde la ilustración tiene una función muy básica, tiene el objetivo de permitir leer a partir de las ilustraciones. “Yo busco que proponga algo, que sea original aunque no a ultranza, busco que no se limite a repetir lo que el texto está diciendo, que aporte sin transgredir y contradecir, que enriquezca la lectura de la historia y que rompa con lo ya visto, aunque no demasiado”, concluyó la especialista. El foro Reflexiones y diálogos en torno al libro ilustrado, continuará con las mesas de discusión programadas hasta el 20 de noviembre, en la Biblioteca de las Artes del Centro Nacional de las Artes (Cenart), sede de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
78
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.