Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

¡Escuchen libertarios, apártense de los conservadores!

12
- +
27/09/2021 01:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageimage

image[El conflicto previo a la convención de 1969 de la organización YAF de EEUU (de "derecha" amplia, aunque en el fondo una organización conservadora y por lo tanto estatista), fue el inicio del movimiento libertario tal como lo conocemos hoy en día; reivindicando su propia identidad como la continuación del liberalismo laissez faire del siglo XIX. Rothbard fue uno de los catalizadores de su existencia, siendo este panfleto un valioso documento histórico.]

Escucha, YAF

Esta carta abierta está dirigida a los libertarios que asisten a la convención nacional de YAF en St. Louis este fin de semana del Día del Trabajo. Fíjense que dije los libertarios en YAF; no tengo nada que decir a los llamados «tradicionalistas» (un nombre inapropiado, por cierto, porque los libertarios también tenemos nuestras tradiciones, y son gloriosas. Todo depende de cuáles tradiciones: las libertarias de Paine y Price, de Cobden y Thoreau, o las autoritarias de Torquemada y Burke y Metternich). Dejemos a los autoritarios con sus Edmund Burkes y sus Coronas de San Algo-u-otro. Tenemos asuntos más serios que discutir.

En las famosas palabras de Jimmy Durante: «¿Alguna vez has tenido la sensación de que querías ir y, sin embargo, tuviste la sensación de que querías quedarte?» Esta carta es una petición para que aproveches la ocasión del foro público de la convención de la YAF para ir, escindir, dejar el movimiento conservador donde pertenece: en manos de los San Algo-u-otros, y donde está. Se quedará independientemente de la acción que realices. Sal de la casa de tus falsos amigos, porque son tus enemigos.

Durante años has tomado tus consejos políticos y gran parte de tu línea de diversos «exes»: ex comunistas, ex trots, ex maoístas, ex compañeros de viaje. Nunca he sido ninguno de estos. Crecí siendo un derechista y me volví más intensamente un derechista libertario a medida que me hacía más viejo. ¿Por qué soy un exiliado de la derecha, mientras que el movimiento conservador está dirigido por una pandilla de excomunistas y monárquicos? ¿Qué tipo de movimiento conservador es este? Este tipo: uno en el que no tienes nada que hacer. Salí de la derecha no porque dejé de creer en la libertad, sino porque, siendo un libertario sobre todo, llegué a ver que la derecha se especializaba en encubrir sus políticas autoritarias y neofascistas en las melosas palabras de la retórica libertaria. Te necesitan para su cobertura libertaria; deja de proporcionárselas.

Pueden ver por ustedes mismos que no tienen nada en común con los francos teócratas, los adoradores de la monarquía, los vendedores ambulantes de la Nueva Inquisición, los Bozell y los Wilhelmsens. Sin embargo, continúas en contacto con ellos. ¿Por qué? Por los cantos de sirena de los llamados «fusionistas» ?los Meyer y Buckleys y Evanses? que afirman estar integrando y sintetizando lo mejor de la «tradición» y la libertad. E incluso si no crees del todo en la síntesis, la existencia de estos «centristas» como líderes de la derecha te da la falsa sensación de seguridad de que puedes unirte a un frente único bajo su égida. Es por eso mismo que los fusionistas, esos engañadores, son los más peligrosos de todos, mucho más que los adoradores francos y abiertos de la Corona de San Wenceslao.

Ten en cuenta lo que los fusionistas están diciendo detrás de su retórica aparentemente libertaria. La única libertad que están dispuestos a conceder es una libertad dentro de la «tradición», dentro del «orden», es decir, una débil y endeble imitación falsa de la libertad dentro de un marco dictado por el aparato del Estado. Consideremos la posición típicamente yafista-fusionista sobre varios temas críticos. Seguramente, se podría decir, que los fusionistas están a favor de una economía de libre mercado. ¿Pero lo están de verdad? Los fusionistas, por ejemplo, favorecen la proscripción de la marihuana y otras drogas ?después de algunos rodeos y balbuceos, por supuesto, y muchas tonterías sobre la «responsabilidad comunitaria», los valores y el orden ontológico? pero la proscripción de todos modos. Cada vez que arrestan a un niño por fumar marihuana, se puede atribuir gran parte de la responsabilidad al movimiento conservador y a sus engañadores fusionistas-bucklistas.

Entonces, ¿qué tipo de posición de libre mercado es la que favorece la ilegalización de la marihuana? ¿Dónde está el derecho de propiedad privada a cultivar, comprar, intercambiar y utilizar? Muy bien, entonces sabes que la derecha es muy mala en cuestiones de moralidad obligatoria. Pero, ¿qué pasa con los cientos de miles de millones de dólares desviados de los productores y contribuyentes para construir el poder de la máquina militar excesiva del Estado?

¿Y qué hay del complejo militar-industrial de monopolio estatal que ha generado el sistema? ¿Qué tipo de mercado libre es ese? Recientemente, National Review emitió su típico desdén patricio contra los carpinteros de izquierda que se atrevieron a criticar el despilfarro lunar-espacial. $24 mil millones del dinero de los contribuyentes de recursos preciosos que podrían haberse usado en la tierra, se han vertido en el programa pura y totalmente colectivista de despilfarro lunar. Y ahora nuestro héroe conservador, el vicepresidente Agnew, quiere que procedamos a Marte, a Dios sabe qué múltiplo del costo. ¿Esto es un mercado libre? Los pobres Bastiat y Cobden deben estar revolcándose en sus tumbas.

¿Qué ha hecho YAF, en sus programas de acción, en nombre del libre mercado? Su única acción relacionada con el libre mercado ha sido oponerse a él, pedir embargos sobre los jamones polacos y otros productos de Europa del Este. ¿Qué tipo de programa de libre mercado es ese?

YAF, los fusionistas y la derecha en general, han encabezado el desfile, en feliz tándem con sus supuestos enemigos los liberales, en apoyo de la Guerra Fría y varias guerras calientes contra los movimientos comunistas en el exterior.

Esta cruzada global contra los paganos es una reversión total de la vieja derecha «aislacionista» de mi juventud, la derecha que despreciaba la intervención extranjera y la globotontería, y atacaba estas aventuras como imperialismo estatista mientras la Nation y la New Republic y otros liberales reprendían a estos derechistas como herramientas del Kremlin.

Pero ahora sus líderes de derecha abrazan a todos los socialistas, a todos los izquierdistas con un récord de votación ADA del 100%, a todos los Sidney Hook y Paul Douglas y Thomas Dood, en tanto estén listos para incinerar el mundo en lugar de permitir que un comunista viva. ¿Qué tipo de política libertaria, qué tipo de política fusionista es que justifica la matanza de decenas de miles de soldados americanos, de cientos de miles de campesinos vietnamitas, por el bien de llevar el cristianismo a los paganos con la espada y el azufre? Puedo entender por qué los autoritarios aplauden todo esto, los que no quisieran nada más que el regreso de Cotton Mather o Torquemada. Pero, ¿qué haces apoyándolos?

Más sobre

Seguramente todo libertario apoya las libertades civiles, el corolario y complemento de los derechos de propiedad privada y la economía de libre mercado. ¿Cuál es la posición de la derecha sobre las libertades civiles? Lo sabes muy bien. Los comunistas, por supuesto, tienen que ser masacrados o detenidos en campos de detención. Siendo «agentes del diablo», ya no son humanos y por lo tanto no tienen derechos. ¿Es así?

Pero no es sólo en la cuestión comunista donde los conservadores son déspotas; no creas que esto es solo una falla en su armadura. Porque en los últimos años, la política americana ha comenzado a enfocarse de manera instructiva en temas muy cruciales, en la naturaleza del Estado y en la coerción del Estado en sí. Por lo tanto, la policía. Los policías, con su monopolio de la coacción y su abrumadora superioridad de las armas, tienden a brutalizar, aporrear y torturar las confesiones de personas que son inocentes o cuya culpabilidad no se ha demostrado. ¿Cuál ha sido la actitud de la derecha y sus líderes fusionistas hacia esta brutalidad sistemática, o hacia las decisiones libertarias de la Corte Warren que han protegido los derechos individuales de los acusados? Lo sabes muy bien. Odian la Corte de Warren casi tanto como a los rojos, por «mimar a los criminales», y el grito se eleva por todas partes por todo el poder de la policía. ¿Qué puede ser más profundamente estatista, despótico y antilibertario que eso?

Cuando la policía del alcalde Daley golpeó y gaseó en Chicago el año pasado contra manifestantes desarmados, la única reacción libertaria era vilipendiar a Daley y a la policía y apoyar los derechos de los manifestantes. Pero sus líderes fusionistas amaron y aplaudieron a Daley, con su «voluntad viril de gobernar», y la brutalidad desatada por sus matones policías. Y tomemos la masacre en People's Park en Berkeley este año, cuando un transeúnte desarmado murió, cientos resultaron heridos y miles fueron gaseados por la policía armada por el crimen de intentar permanecer en un parque que habían construido con sus propias manos. Un terreno fangoso de propiedad estatal. Sin embargo, sus «fusionistas» denunciaron People's Park y aclamaron a Reagan y a la policía.

Y luego está el reclutamiento, ese repugnante sistema de esclavitud y asesinato forzado. No hay nada que alguien que se llame a sí mismo siquiera remotamente un libertario pueda decir sobre el reclutamiento excepto que es esclavitud y que debe ser combatido. Y, sin embargo, ¿cuán namby-pamby ha sido YAF sobre el reclutamiento, cuán ambiguos y enredados se vuelven los líderes fusionistas cuando abordan el tema? Incluso aquellos que rechazan el reclutamiento lo hacen solo a modo de disculpa, y solo con el argumento de que podríamos tener un ejército más eficiente si fuera voluntario. Pero el problema real es moral. El problema no es construir un grupo más eficiente de asesinos a sueldo para el gobierno de EEUU; la cuestión es oponerse a la esclavitud como un mal moral absoluto. Y esto ningún fusionista o derechista se ha planteado siquiera hacerlo. E incluso quienes rechazan el reclutamiento por ineficaz aman al ejército mismo, con su despotismo jerárquico, su violencia agresiva, su obediencia irreflexiva. ¿Qué tipo de «libertarios» son estos?

¿Y qué hay del sistema educativo de la nación en el que tantos de ustedes se han visto envueltos? Durante años, escuché a sus líderes fusionistas condenar en su totalidad el sistema educativo americano como coercitivo y estatista y, cuando en sus copas y sin prestar atención a su estatus político, incluso pidieron la abolición del sistema de escuelas públicas. ¡Bien! Entonces, ¿qué sucede cuando, en los últimos años, hemos visto un movimiento dedicado y decidido para aplastar este sistema ?para devolver el control a los padres, como en Ocean Hill-Brownsville en Brooklyn, y quitárselo a los educadores arraigados? o, como con SDS y las universidades, para derrocar la regla educativa del gobierno y el complejo militar-industrial?

¿No deberían los fusionistas haber aclamado y apoyado a estos movimientos educativos de oposición? Pero en cambio, han pedido a la policía que los reprima.

Esta es sin duda una prueba de fuego del supuesto amor por la libertad de los fusionistas. La libertad pasa por el tablero tan pronto como su precioso «orden» se ve amenazado, y «orden» significa, simplemente, dictado estatal y propiedad controlada por el Estado. ¿Es eso lo que van a terminar haciendo los libertarios, formando un frente con déspotas y apologistas por la «ley y orden»? Nuestra posición debe estar del otro lado, con el pueblo, con la ciudadanía y contra el Estado y sus escuadrones de matones contratados. Y, sin embargo, el tema central de YAF este año es su jactancia de inventar tácticas para llamar a los jueces, llamar a la policía para reprimir la oposición de SDS; ¿oposición a qué? ¿A la gigantesca fábrica del Estado para el lavado de cerebro? ¿Qué haces en las barricadas defendiendo los centros de adoctrinamiento del Estado?

Está bastante claro, o debería estarlo ahora, lo que están haciendo allí los fusionistas. Están justo donde pertenecen, haciendo su trabajo: el trabajo de apologistas del Estado que usan la retórica libertaria como su manto. Y desde que, en los últimos años, se han acurrucado cerca del Poder, estas apologéticas se han vuelto cada vez más descaradas. Hace quince, veinte años, los «conservadores-libertarios» solían aclamar a Thoreau y la idea de la desobediencia civil contra leyes injustas. Pero ahora, ahora que la desobediencia civil se ha convertido en un movimiento vivo real, Thoreau solo se escucha en la nueva izquierda, mientras que la derecha, incluso la Derecha «libertaria» o fusionista, habla solo de ley-y-orden, represión y la bayoneta, la defensa del poder del Estado por todos y cada uno de los medios necesarios.

no perteneces a estos engañadores en hacer política. Te suplico que dejes YAF ahora, porque ya deberías saber que no hay esperanza de que lo conquistes. Es tan dictatorial, tan oligárquico, tan cercano al fascismo en su estructura como gran parte del contenido del programa de YAF.

No hay forma de que puedas derrocar a la camarilla Jones-Teague, porque esta camarilla está arraigada en el poder. Y detrás de esta camarilla se encuentran los gurús fusionistas: los Buckleys, los Rushers y los Meyers. Y detrás de ellos se encuentra el poder real en YAF; las bolsas de dinero, los ricos hombres de negocios que financian y, por tanto, dirigen la organización, las mismas bolsas de dinero que reaccionaron con dureza hace unos años cuando algunos de sus líderes decidieron tomar una posición firme contra el reclutamiento.

Cuando se fundó YAF, en la finca de Buckley en Sharon, Connecticut, había un fuerte sentimiento entre los fundadores en contra del título, porque, dijeron, «la libertad es una palabra de izquierda». Pero los «fusionistas» ganaron y la libertad se incluyó en el título. En retrospectiva, está claro que esto fue una vergüenza, porque todo lo que sucedió fue que la preciosa palabra «libertad» [freedom] llegó a usarse como un manto orwelliano para su opuesto. ¿Por qué no te vas ahora y dejas que la F en YAF represente lo que ha representado en secreto todo el tiempo: «fascismo»?

¿Por qué no sales, formas tu propia organización, respiras el aire puro de la libertad y luego tomas tu posición, con orgullo y franqueza, no con el despotismo de la élite del poder y el gobierno de Estados Unidos, sino con un movimiento en ascenso en oposición a ese gobierno? Entonces serán libertarios de hecho, tanto en el acto como en la teoría. ¿Qué resaca, qué vestigio de devoción al Estado monstruo te retiene? Ven y únete a nosotros, date cuenta de que romper de una vez por todas con el estatismo es romper de una vez por todas con la derecha. Estamos listos para darte la bienvenida.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2161 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1172
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.