Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redliteraria escriba una noticia?

Un escultor italiano en Yucatán

29/11/2010 12:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Jorge Cortés Ancona

En la época porfiriana trabajaron varios escultores, arquitectos y pintores italianos en Yucatán. La lista incluye, entre otros, a Alfonso Cardone, Enrico Deserti, Nicolás Allegretti, Leopoldo Tomassi padre y Michele Giacomino.

image

Quiero referirme concretamente al último de los mencionados, en buena medida porque es el más recordado de todos, por supuesto, no en Yucatán donde su memoria es casi nula y desconocemos el paradero de mucha obra que realizó en nuestra tierra.

Giacomino fue un escultor nacido en Potenza, Italia, en 1862 y fallecido en Monterrey en 1938. Estudió en Nápoles con Giuseppe Pisanti y realizó obras escultóricas en Chile, Cuba, Estados Unidos y México.

En Mérida participó en la elaboración de los arcos triunfales destinados a festinar la visita de Porfirio Díaz. En su crónica acerca de la visita de Porfirio Díaz al estado, el periodista cubano Ramón A. Catalá señala que Giacomino realizó el arco de la colonia cubana, de estilo barroco y le tributa elogios: "Mérida entera reconoce el talento de Giacomino y a nadie ha extrañado este triunfo. Sus obras anteriores, los admirables bustos que ha modelado en mármol del general Cantón, del señor Felipe Ibarra, del gobernador señor Molina y otros tantos, le han dado sólida reputación". También fue autor de la placa de bronce conmemorativa de la estadía de Porfirio Díaz en la capital y que Alvarado mandó retirar del Palacio de Gobierno en 1915.

En su historia de las artes plásticas incluida en la Enciclopedia Yucatanense, Eduardo Urzaiz menciona que fue el primero en modelar y vaciar en yeso algunos busto- retratos como los del Gral. Manuel Vega, del Obispo Crescencio Carrillo y Ancona y de Monseñor Norberto Domínguez.

Dos obras muy evidentes de su autoría son los cenotafios de mármol que se hallan en el interior de la Catedral, muy a la entrada, y que están dedicados a los obispos Leandro Rodríguez de la Gala y Crescencio Carrillo y Ancona. Faltaría saber si el busto de Norberto Domínguez que se encuentra en el atrio de la iglesia de la Candelaria, en Mérida, es también de su autoría. De igual modo, considerar qué mausoleos y esculturas del cementerio pudieron ser obras suyas.

Pero, como dice Eduardo Urzaiz, Giacomino "ni permaneció mucho tiempo aquí ni abrió escuela". En cambio en Monterrey sí dejó escuela, con aprendices que asimilaron algo de su talento. En la capital neoleonesa realizó una importante labor en materia de arte funerario y se conservan sus obras con registros de ubicación y características de tema, técnica y estilo. Su labor fue de relevancia, casi pudiera decirse que pionera en materia de arte, al realizar significativos monumentos públicos, como el de Fray Servando Teresa de Mier. Dentro de su arte funerario de corte neoclásico destacan varias obras, entre ellas el mausoleo de Francisco y Octavio Zambrano, calificado por los historiadores Casas y Cavazos como una de las de mayor valor artístico en Monterrey.

Recibió varios reconocimientos e incluso un músico de nombre Pedro C. Salazar compuso un vals titulado "Escultor", concebido especialmente para el artista italiano, lo que es un buen ejemplo de inspiración de una disciplina para otra. En vida expuso en Texas y realizó encargos para Nueva York. A través de sitios de internet podemos saber que ha habido exposiciones de su obra en este 2010, tanto en Potenza, Italia, como en Santiago de Chile. Pero este año no sólo tiene estos aspectos gratos de rememoración, ya que lamentablemente hace unos meses fue robado el busto del gobernador Jerónimo Treviño, que realizó en mármol de Carrara en 1917 en el Panteón del Carmen, en Monterrey.

Para dar una idea de su producción está la foto que acompaña este artículo, correspondiente a su estudio en Mérida en 1906 y que formó parte de la exposición del Archivio di Stato di Potenza. ¿Por qué se habrá ido de Yucatán si las condiciones económicas de las familias dominantes –sus naturales clientes- eran boyantes? Su desconocimiento local es otra prueba más del pobre aprecio que históricamente se le ha tenido a las artes plásticas en Yucatán.

Por esto!, 16 de noviembre de 2010.


Sobre esta noticia

Autor:
Redliteraria (173 noticias)
Fuente:
redliterariadelsureste.blogspot.com
Visitas:
3487
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.