Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Se encuentra en España gran parte del legado artístico de Van Dyck

08/12/2010 03:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Museo Nacional Del Prado, en Madrid, España, posee una de las colecciones más amplias de las obras del reconocido pintor flamenco Anthony Van Dyck, fallecido el 9 de diciembre de 1641, quien es considerado como uno de los artistas más influyentes y prolíficos del siglo XVII. Hoy se sabe que el legado artístico de Van Dyck está integrado por más de 400 retratos de personajes de la monarquía y la aristocracia británica, e incluso varias fuentes sostienen que algunas de sus obras llegaron a tierras españolas como pago de víveres, requeridos por Inglaterra al finalizar la Primera Guerra Mundial (1914-1918). El pintor nació el 22 de marzo de 1599, en Amberes (cuando este puerto era un protectorado inglés), actualmente Bélgica, desde los 11 años comenzó a trabajar como aprendiz del pintor flamenco Hendrik van Balen y trabajó por su cuenta algunos años antes de entrar en el estudio de Petrus Paulus Rubens como colaborador en 1618. En el panorama del siglo XVII flamenco, Van Dyck fue el pintor más destacado después de su maestro Rubens, de quien recibió una profunda influencia, sobre todo en sus primeras obras, las cuales guardan un gran paralelismo. En 1620 viajó a Londres, donde pintó para el rey Jaime I, y más tarde viajó Italia con el fin de conocer las obras de los grandes maestros venecianos que dejaron huella en su pintura, entre ellos Tiziano y El Veronés, de quienes perfeccionó la coloración diamantina aplicada en sus pinturas y la creación de obras mitológicas y religiosas. Durante su estancia en esa ciudad, Van Dick retrató a diversas personalidades, desde su amigo y protector Lucas van Uffel, hasta la marquesa Elena Grimaldi y la Virgen del Rosario. De regreso en Londres se desempeñó como pintor de cabecera de Carlos I, quien en reconocimiento a su labor artística lo nombró Caballero. El artista fundó la escuela británica de arte, donde transformó el concepto de la pintura de retratos, al tiempo que consolidó su estilo flamenco. Entre sus seguidores más prominentes destacan los retratistas Gainsborough y Reynolds. Los retratos de Van Dick son en su mayoría de la aristocracia británica de la época, personalidades que se admiran orgullosos y seguros de sí mismos, a veces en interiores y otras sobre fondos de variados paisajes. Destacan los retratos de Endimion Porter, el pintor Martín Ryckaert y el ecuestre de Carlos I, el cual es considerado verdaderamente como su obra maestra. Se desempeñó además como tallador y grabador. Sus trabajos en estas especialidades son de calidad excepcional, y aunque la mayoría de sus obras son colores al óleo, también pintó paisajes en acuarela. Anthony Van Dyck logró mucho vigor en la apariencia de sus figuras, su pintura era suave y de gran perfeccionismo, embebida con fuerza en lo antiguo y apegada a las raíces del arte renacentista italiano que, a través de sus obras, llegó al corazón de los británicos. El pintor falleció a los 42 años de edad, el 9 de diciembre de 1641 en Londres, Inglaterra.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
151
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.