Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Estará Beethoven en ciclo de música de Zaragoza, España

15/12/2009 02:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Ciclo de Introducción a la Música del Ayuntamiento de Zaragoza, España, llega a su trigésima edición con una programación compuesta por 13 conciertos, de los cuales, el del 31 de enero de 2010 será con música del alemán Ludwig van Beethoven, nacido el 16 de diciembre de 1770. La Orquesta Filarmónica de Copenhague interpretará en esa ocasión un programa basado en un recorrido por las obras del célebre compositor en el Auditorio de Zaragoza, donde se llevarán a cabo los recitales los domingos de enero, febrero y marzo de 2010. Para el 31 de enero, la Orquesta Filarmónica de Copenhague ofrecerá un recital con repertorio de obras de Sibelius, Nielsen y, por supuesto, un recorrido por la amplia obra de uno de los más célebres compositores de la historia de la música: Beethoven. Este último, cuya calidad musical lo encumbró como un modelo para aquellos compositores posteriores, y representó el prototipo de autor como modelo a seguir, nació en Bonn, Alemania. Hijo de Johann van Beethoven y María Magdalena Keverich, recibió el nombre de Ludwig en honor a su abuelo, maestro de capilla y padrino de bautizo. A los 12 años fue asistente del organista Christian Gottlob Neefe, con quien estudió. En 1787 viajó a Viena, pero su madre cayó enferma y regresó a Bonn casi de inmediato. Ese mismo año, ella murió a causa de la tuberculosis y de la falta de una alimentación adecuada. En noviembre de 1792, viajó a Viena por segunda vez para estudiar con Franz Josep Haydn. Su padre falleció un mes después y en 1795 sus dos hermanos se reunieron con él, que se ganaba la vida dando conciertos, enseñando piano y la venta de sus composiciones. Los miembros de la aristocracia vienesa fueron sus patrones y en 1809 el príncipe Kinsky, el príncipe Lobkowitz y el archiduque Rodolfo le garantizaron un ingreso anual con la única condición de que residiera en Viena. Los últimos 30 años de la vida de Beethoven, cuya obra puede situarse entre los periodos Clásico y Romántico y ejerció bastante influencia en el desarrollo de este último, estuvieron marcadas por una serie de crisis personales, la primera de ellas fue su sordera. Los primeros síntomas notables para el compositor fueron a la edad de 30 años, sin embargo, en 1824 ya estaba totalmete sordo, lo cual lo afectaba socialmente más que musicalmente. Se decía que gritaba y maldecía al componer su música. Sus creaciones incluyen nueve sinfonías, 16 cuartetos para cuerda, cinco conciertos para piano y 32 sonatas para este instrumento. En su obra destacan particularmente "La sonata claro de Luna" (1800-1801), la ópera "Fidelio" (1805-1814) y la "Misa en re" o "Misa solemne" (1819-1822), por citar sólo algunas. La fuerte emoción de la obra de Beethoven estuvo moderada por su respeto hacia la disciplina y la lógica musical. Enriqueció las bases de la composición establecidas por Joseph Haydn y Wolfgang Amadeus Mozart, y amplió el horizonte de todas las formas musicales de la época. Su desesperación ante esta condición aparece en cartas a dos amigos en 1801 y en un documento dirigido a sus hermanos hacia finales de 1802, ahora conocido como el "Heiligenstadt Testament". Una segunda crisis, una década después, fue la ruptura con una mujer (probablemente Antonie Bretano, la esposa de un amigo). Fueron varios los amores de Beethoven, entre ellos Giulietta Giucciardi, condesa de 17 años, alumna de Beetoven, el cual fue un amor tormentoso. Ella, a quien dedicó su inmortal sonata "Claro de Luna", rechazó todas sus proposiciones de matrimonio. Beethoven nunca se casó ni dejó descendencia. Su sordera avanzó a tal grado que ya no podía ejecutar públicamente, además de que requería una tabla o pequeños cuadernos (ahora conocidos como "libros de conversación") para comunicarse con los visitantes. Tradicionalmente los trabajos de Beethoven se agrupan en tres periodos: Temprano, Medio y Posteriore. Sus estudios en contrapunto (con Haydn y Johann Albrechtsberger) se remontan a 1792. Durante este periodo escribió primeramente para piano y para conjuntos de cámara. Llegó a los géneros menos familiares de cuarteto, sinfonía, oratorio y ópera con gran sutileza, previniendo una comparación con Haydn y Mozart en estas áreas. Sus primeros cuartetos de seis cuerdas (Op.18) datan de entre 1798 y 1800, la primera sinfonía de 1800 y 1801, y uno de sus oratorios, "Cristo en el Monte de los Olivos", de 1802-1803. Un crecimiento general en las proporciones de poder retórico en los trabajos de Beethoven en el periodo de 1798-1802 culmina con las altamente dramáticas composiciones que marcan el comienzo del periodo Medio en 1803. Las primeras obras de éste, la "Tercera Sinfonía" (1803), la ópera "Fidelio" (1803-05) y el "Waldstein" (1804), así como las sonatas "Appassionata" (1804), tienen un toque heroico que parece responder a las emociones provocadas por la sordera de Beethoven. En los trabajos compuestos de 1806 a 1812, este carácter heroico se alterna con una serenidad olímpica. De este periodo son las sinfonías "Cuarta" (1806), "Quinta" (1805-07) y "Sexta" (1807-08). Así como los "Conciertos para piano", cuatro (1805-1806) y quinto (Emperador, 1809); los "Conciertos para violín" (1806), los "Rasumovs", la "Obertura Coroliana" (1807) y la música incidental para el drama de Johann Wolfgang von Goethe, llamado "Egmont" (1810). Los años 1813 y 1814 no son ricos en nuevos trabajos, en tanto que a comienzos de 1815 su música se volvió generalmente menos dramática y más introspectiva. El primer grupo de trabajos en este nuevo estilo del periodo Posterior incluye el ciclo de canciones "An die Ferne Geliebte, op.98" (A la amada distante); la "Sonata para piano, op. 101" (1816), y las dos sonatas para violonchelo y piano, op. 102 (1815). En estos trabajos (1829-22), y los cuartetos de cuerdas (op. 127, 130, 132 y 135, de 1824 a 1826), Beethoven se apegó menos al árbol clásico o formato de cuatro movimientos, dominado por un dramático primer movimiento en la forma sonata, y más en la yuxtaposición de movimientos (de dos a siete) de un diferente estilo y carácter. Sin embargo, la música de Beethoven nunca ha perdido su lugar central en el repertorio de conciertos, ni su influencia en otras creaciones, como la "Sinfonía en C Mayor", de Schubert; la "Sinfonía Italiana", de Mendelssonhn; "Harold en Italia", de Berlioz, o la "Sinfonía en C" de Wagner. La influencia de su "Novena Sinfonía" fue aún más profunda, su especial carácter tuvo un hondo efecto en Bruckner y Brahms, y la combinación de fuerzas instrumentales y corales comenzaron una serie de trabajos sinfónicos híbridos, de Berlioz hasta Mahler. Beethoven, cuya calidad musical y su obra lo hicieron un símbolo poderoso, el prototipo del moderno héroe-artista como opuesto al artista-artesano de otra época en Europa, falleció el 26 de marzo de 1827 en Viena. Su feroz independencia y su doloroso éxito sobre la adversidad personal, especialmente en los trabajos dramáticamente concebidos en el periodo Medio, lo hicieron un modelo a seguir muchos autores clásicos posteriores.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
220
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.