Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redliteraria escriba una noticia?

Una estatua de Manuel Crescencio Rejón

14/03/2012 13:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Jorge Cortés Ancona

En Yucatán existen obras de artistas plásticos no yucatecos que tuvieron una sólida trayectoria a nivel nacional e internacional. Esas obras están visibles –y algunas incluso accesibles al tacto- en espacios públicos de Mérida, pero a pesar de ello pasan inadvertidas para el común de los transeúntes.

image

En esta ocasión me referiré a la estatua sedente de Manuel Crescencio Rejón (1799-1849), en el Palacio de Justicia de Mérida, en La Inalámbrica. Esta escultura es obra de Carlos Bracho (homónimo del actor de cine y teatro, pero al parecer sin que tengan algún parentesco), nacido en Cosautlán, Veracruz, en 1899, y fallecido en México, D.F., en 1966. Conforme a los datos que aporta Lily Kassner en su "Diccionario de escultores mexicanos del siglo XX", desde muy joven se inició en las artes plásticas y participó militarmente en la Revolución Mexicana, hasta que en 1918 perdió la pierna en un combate. Vivió en Francia entre 1923 y 1932, con una breve visita de regreso en 1927 y fue discípulo de Antoine Bourdelle y Jose de Creeft.

En su larga trayectoria realizó esculturas de distintos temas y técnicas. Entre las estatuas o bustos que realizó para diferentes espacios públicos de diversas ciudades del país, se encuentran los relativos a Sebastián Lerdo de Tejada, Úrsulo Galván, Salvador Díaz Mirón, Rafael Delgado, Josefa Murillo, Johan Sebastian Bach, y de manera más libre, un monumento a los Héroes de Sotavento, en Alvarado, Ver. A decir de David Martin del Campo, Bracho es uno de los maestros fundadores de la llamada Escuela Mexicana de Escultura, junto con –por citar sólo a cuatro de ellos- Guillermo Ruiz, Mardonio Magaña, Luis Ortiz Monasterio y Ernesto Tamariz. A esos diez nombres habría que agregar los del colombiano Rómulo Rozo y del costarricense Francisco Zúñiga, sin olvidar los antecedentes de la Escuela de Bellas Artes de Yucatán desde 1916.

La escultura está fundida en bronce y muestra al jurisconsulto sentado con actitud solemne en una silla con brazos, con las piernas inclinadas y mirando hacia su izquierda. El prócer sostiene con el dorso de la mano hacia arriba un libro en alusión al Juicio de Amparo, incluido en la Constitución de Yucatán de 1840, y que fue su mayor aportación a la Historia de México. La otra mano se apoya en el brazo izquierdo de la silla y su traje muestra un drapeado notable, que contribuye a darle dinamismo a pesar de la posición sedente. En el rostro y en toda la figura algo hay de una sugerencia del "Moisés", de Miguel Ángel. La escultura se ciñe a un canon de proporciones que le otorga realismo a la figura. Se ubica sobre un pedestal de color blanco y cuenta con una placa metálica; la firma se encuentra, en la base de la escultura, a la derecha del espectador si se mira de frente la pieza.

Además de esta estatua del jurisconsulto, existe otra realizada en 1951 por Rómulo Rozo y que se encuentra a la entrada del Aeropuerto Internacional de Mérida. Es de suponer, por las fechas de realización de las obras de Rozo (1951) y Bracho (1952), que ambas fueron realizadas como derivación del centenario del fallecimiento de Rejón, ya que dicha conmemoración ocurrió en 1949. No establezco distinciones de valor entre una y otra, salvo una diferencia derivada de la ubicación. La de Bracho nos recibe, con una carga significativa extra proveniente de estar justo en medio del acceso principal al recinto judicial y con ello generando connotaciones de conocimiento jurídico y respeto a la legalidad de los ciudadanos.

La escultura a que hacemos referencia fue fundida en los talleres de Del Águila, y en virtud de que la técnica del bronce a la cera perdida permite que haya más de un original, se explica que se pueda apreciar también en el edificio sede de la Suprema Corte de Justicia, en México, D.F. y en la antes llamada Bolonchenticul, actualmente Bolonchén de Rejón, Campeche, la tierra natal del ilustre jurisconsulto.


Sobre esta noticia

Autor:
Redliteraria (173 noticias)
Fuente:
redliterariadelsureste.blogspot.com
Visitas:
825
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.