Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Negocios escriba una noticia?

Estima Adigas en 200 mil el número de cilindros cambiados en el país

15/04/2012 05:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hasta ahora, las diferentes empresas distribuidoras de gas LP en el país deben haber sustituido unos 200 mil tanques, como parte del Esquema de Reposición de Recipientes Portátiles iniciado el año pasado. Así lo aseguró el presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas (Adigas), Víctor Figueroa, quien aclaró que de esa cantidad de cilindros de 13 a 14 por ciento corresponde a la empresa a su cargo, que ofrece servicio en 25 estados del país. Según datos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas (Asocimex), al inicio del programa en México había un total de 60 millones de cilindros obsoletos que requerían ser cambiados. En entrevista con Notimex, el presidente de la Adigas explicó que lo anterior es una señal de la disposición que tienen las gaseras del país por colaborar con las autoridades, en la búsqueda de desmitificar la mala imagen que a veces se maneja con estas empresas. Aseguró que contrario a lo que muchas veces se difunde, el servicio ofrecido por compañías como las asociadas a Adigas es de buena calidad en el país, y aclaró que el problema de la imagen de las gaseras se debe en parte a la situación de la zona urbana del Valle de México. “La industria del gas LP no es nada más lo que se aprecia en el Distrito Federal, en donde existe un problema debido a la densidad, tamaño y situaciones geográficas que dificultan las relaciones de las empresas con los usuarios”, explicó. Recordó que al fideicomiso para el cambio de cilindros de gas LP ingresaron sólo 80 por ciento de las empresas que trabajan en la distribución de este carburante, sin embargo, las firmas que no aceptaron agregarse a este programa también están obligadas a hacer la reposición de cilindros, pero por su cuenta. Expuso que para la sustitución de tanques existe un proceso controlado para no incrementar de manera indiscriminada el parque de recipientes portátiles que circulan en el país. Para ello, las empresas que cuentan con cilindros que deben ser destruidos, acuden a cualquiera de los 18 centros autorizados donde se comprimen los tanques chatarra y se entrega un certificado por la equivalencia en capacidad destruida. La empresa puede entregar 100 tanques de 20 kilos por los que recibirá un certificado por dos mil kilogramos de capacidad destruida, con el cual podrán acudir a un fabricante que les restituya los tanques equivalentes a dicha capacidad. Figueroa Aeyón aseguró que en ningún momento el dinero del fideicomiso pasa por manos de las gaseras, sino que es con éste certificado que los fabricantes acuden al fideicomiso para avalar la liberación de los nuevos recipientes. Recordó que durante la década de los 90 se trató de establecer un control, igual que lo hacen países como Argentina y Brasil, donde cada distribuidora tiene sus tanques plenamente identificados, con letras resaltadas o determinado color. Ante tal situación en 1999 se estableció una Norma Oficial Mexicana que así lo exigía, de manera que la gasera de una compañía sólo recibiera los cilindros identificados con el sello de la empresa. Esto también terminaría con el fenómeno de los “free riders”, que consiste en empresas que no compran cilindros, pero distribuyen gas utilizando los de las otras, es decir, no gastan en mantenimiento de tanques, pero si aprovechan la infraestructura existente. Sin embargo, este sistema no resultó ser tan costeable para las compañías, pues en el caso de Argentina y Brasil son las mismas petroleras las que financian la compra de estos tanques con sus propios recursos, al contar con una rama dedicada a la distribución del gas. Dicha situación no ocurre en México, donde los distribuidores son independientes de Petróleos Mexicanos (Pemex), por lo que la inversión en cilindros propios resulta caro. Añadió que lo mismo ocurrió con la aplicación de los cilindros plásticos, que aunque resultan ser seguros y de mayor duración que los metálicos, sus costos son muy elevados. El presidente de Adigas manifestó que originalmente también se había planeado que la venta de estos cilindros se diera en los anaqueles de las tiendas de conveniencia y no a través de los camiones repartidores. Pero en ese aspecto los gaseros se enfrentaron a un problema más y que implica la renta del espacio donde serían colocados los cilindros plásticos para su venta, lo cual terminó por inflar demasiado el costo por el manejo de estos recipientes. Reconoció que se trata de una buena propuesta, sin embargo “es un modelo equivocado de negocio” debido a los factores que terminan por encarecer el uso de estos cilindros.


Sobre esta noticia

Autor:
Negocios (21643 noticias)
Visitas:
174
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.