Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bionero escriba una noticia?

Estudio de Greenpeace compara a Fukushima con Chernobyl

28/03/2011 02:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estudio de Greenpeace compara a Fukushima con Chernobyl por Greenpece / bionero Última modificación Mar 26, 2011 08:54 PM — archivado en:

El accidente en la central nuclear de Fukushima iniciado el 11 de marzo, ya ha liberado una gran cantidad de radioactividad que obliga a clasificarlo como nivel 7 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES), según un análisis elaborado por Greenpeace en Alemania.

Estudio de Greenpeace compara a Fukushima con Chernobyl

Comparan al accidente nuclear de Japón con el de Chernobil, el peor accidente nuclear de la historia. Foto Archivo bionero

ALEMANIA.- Con base en la evaluación de los datos publicados por la Agencia de Protección Radiológica del gobierno francés (IRSN) y del Instituto Central de Meteorología y Geodinámica (ZAMG) de Austria, el Dr. Helmut Hirsch, un consultor internacional en seguridad nuclear, concluyó que la cantidad total de radionucleidos de Yodo-131 y Cesio-137 liberados desde el inicio del accidente hasta el 23 de marzo, son evidencia clara para que el accidente en Fukushima sea reclasificado en el mismo nivel que el desastre nuclear de Chernobyl.

En el estudio encargado por la organización Greenpeace Alemania, se sostiene que de hecho son tan altas las liberaciones de radioactividad en la zona de Fukushima, que serían equivalentes a tres incidentes de nivel 7 en la escala INES.

En contraste con el accidente de Chernobyl -ocurrido en abril de 1986- en el que estuvo involucrado un solo reactor nuclear, Fukushima ha sufrido grandes fallas en cuatro de sus reactores. Tres de ellos han perdido una cantidad de líquido refrigerante a tal escala que llevaron a una fusión del combustible nuclear. Además, en el reactor 4 de Fukushima, la pérdida de refrigerante en las albercas de combustible nuclear gastado provocaron un incendio y, en una oportunidad, una explosión de hidrógeno que destruyó la unidad.

El Dr. Hirsch concluye: "Teniendo en cuenta el conjunto de liberaciones de los tres reactores de Fukushima-Daiichi, el accidente conduce a una clasificación INES 7, con la posibilidad de que sean tres accidentes en esta misma escala, teniendo en cuenta que cada reactor por separado liberó más de 100, 000 Tbq (terabecquerels)".

"Desde el principio, este accidente parecía potencialmente devastador en términos de la liberación de radiación. Esto todavía no acaba y hoy tenemos una prueba más de un riesgo muy real de la fusión del núcleo del reactor con efectos potencialmente catastróficos. Desde lo ocurrido en Chernobil, tanto la industria nuclear como la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) habían afirmado que tamaño accidente no sucedería en un reactor occidental. Su peligrosa complacencia en las últimas décadas nos ha llevado a una completa catástrofe para el pueblo de Japón", dijo Heinz Smital, experto nuclear de Greenpeace Alemania.

Hirsch y Greenpeace están cuestionando la escala INES como la base sobre la cual son evaluados los accidentes nucleares por los gobiernos y la OIEA. La escala INES fue originalmente destinada para aplicarse en el caso de un accidente ocurrido en un sitio.

En Fukushima, los accidentes han afectado varios reactores nucleares, sufrido dos fallos críticos: de refrigeración del reactor y el almacenamiento del combustible gastado. La escala INES nunca fue diseñada para tal eventualidad ya que la industria nuclear y la OIEA consideraron que estos accidentes nunca ocurrirían.

Para ejemplificar la incoherencia en los criterios de la escala INES, cada evento de la central nuclear de Fukushima fue clasificado por separado. Sin embargo, la liberación de los altos niveles de radiactividad del conjunto de las centrales de Fukushima, están afectando a la población y al medio ambiente de manera indiscriminada.

"La clasificación de INES evalúa de manera separada y por el tipo de fuente las dosis de radiación que puede recibir una persona. Pero es la dosis total que reciben estas personas lo que determinará qué tipo de consecuencias sufrirá por su exposición a la radioactividad. Chernobyl ha demostrado ser una pesadilla para sus cientos de miles de víctimas. Veinticinco años después, somos testigos de un accidente en curso de al menos las mismas proporciones, con el potencial de ser aún más perjudicial. La energía nuclear no debería tener ningún futuro después de Chernobyl, esto realmente tiene que ser el final de esta industria catastrófica", dijo Shaun Burnie, consultor nuclear de Greenpeace Alemania.

Greenpeace dijo está especialmente preocupado por los efectos que la lluvia radioactiva tendrá en las poblaciones de Japón. Una gran parte de la radioactividad de Chernobyl cayó en Bielorrusia, con una densidad de población de 40 habitantes por kilómetro cuadrado.

Japón, por el contrario es un país con una densidad mucho mayor de población, por ejemplo a zona metropolitana de Tokio tiene una densidad de más de 1, 200 personas por kilómetro cuadrado. Las implicaciones de una dosis colectiva de radiación para la población y la salud humana son enormes.

Medirá radiación en Fukushima

Un grupo de expertos en radiación de Greenpeace iniciaron hoy un monitoreo de los lugares cercanos al área de evacuación alrededor de la central nuclear de Fukushima – Daiichi, en el noroeste de la zona de evacuación (un radio de 20 km alrededor de la planta) que ha sido la más afectada por las emisiones de radioactividad, a fin de evaluar el verdadero alcance de los riesgos de la radiación a la población local.

"Desde que empezó la crisis nuclear de Fukushima, las autoridades aparentemente han subestimado los riesgos y el alcance de la contaminación radioactiva. Estamos en el distrito de Fukushima para dar testimonio de los impactos de esta crisis y brindar un punto de vista independiente sobre la contaminación radioactiva", dijo el líder de equipo y asesor de seguridad en radiactividad de Greenpeace, Jan van de Putte.

"Proporcionar un análisis honesto, transparente e independiente de las amenazas de la contaminación radioactiva a la salud pública nos permite dar una alternativa a la frecuentemente contradictoria información emitida por los reguladores nucleares en las últimas dos semanas", agregó Jan van de Putte.

El equipo de Greenpeace está liderado por Jan van de Putte (Bélgica), experto en radiación y quien ha participado en monitoreos ambientales de contaminación radioactiva en Rusia, Ucrania, España, Bélgica y Francia. Además, en el equipo también está el experto en radiación Jacob Namminga (Holanda), quien ha participado en monitoreos en Ucrania, España y Francia.


Sobre esta noticia

Autor:
Bionero (370 noticias)
Fuente:
bionero.org
Visitas:
197
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.