Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Evocación y fantasía en "Las cartas de Ema Galán", de Eladia González

22/12/2009 05:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Presentar al lector de hoy el lenguaje y las costumbres del México de la segunda mitad del Siglo XIX, a través de la narración novela epistolar de su más reciente obra, "Las cartas de Ema Galán", es preocupación y objetivo de la autora mexicana Eladia González. Durante una entrevista con Notimex, la escritora señaló que "Las cartas de Ema Galán" es la tercera novela en su bibliografía personal. Hace 10 años dio a conocer su primera obra, "Quién como Dios", seguida de "Mi nombre es Eva". Tras una pausa en su quehacer literario, hoy, sorprende de nuevo. Explicó que en la trama de su nuevo texto, una joven de la segunda mitad del Siglo XIX, Ema Galán, vive en San Miguel de Allende. "Pertenece a una familia criolla, conservadora, que viene de aquellos personajes que hicieron la Independencia años atrás", comentó la autora de modulada voz. Ese personaje, agregó, tiene una prima, quien se enamora de un liberal de nombre Tiburcio Márquez, quien llegó al pueblo. "La familia no le permite la relación y huye con él. Emma Galán le escribe cartas a la prima que se fugó con el liberal, y ahí inicia una relación epistolar de gran importancia". De profunda mirada azul, la autora descubre en su novela que a través de esas cartas, ingenuas y candorosas, se retrata la historia de México en esos momentos, siempre bajo la mirada de esa muchacha, quien le escribe a la prima que ya vive en la capital con su amor, el liberal Tiburcio Márquez. "El amor termina con la muerte del joven. A él lo entierran bajo la escalera de la casa de la muchacha. La muerte se origina cuando él entra a la casa y lo confunden. El padre le dispara y lo mata, pues eran tiempos de revueltas en San Miguel y el papá pensó que se trataba de un peligro". La entrevistada destacó que eso viene al caso, porque cuando era niña, en la casa de su madre, una mansión antigua, siempre le contaban que debajo de la escalera había un muertito". Hace cuatro o cinco años, tras la muerte de mi madre, intenté hacer un baño bajo la escalera, pero… íEncontramos ahí un muertito! Entonces, dejó ver la escritora, ese hallazgo le emocionó mucho y quiso darle vida a ese personaje, pues la familia de ella tiene alrededor de 100 años con esa propiedad y nunca pasó nada trágico en su interior. "El muertito debe tener, probablemente, cerca de 200 años". En tanto, el personaje Ema Galán surgió cuando murió la madre de la autora y le dejó juguetitos a su nieta, entre ellos, una sala miniatura, con cajoncitos". "En un cajón había cartitas chiquitas, como de un centímetro cuadrado y en una de ellas, el nombre de Ema Galán, a quien relacioné y uní con el muertito de la escalera en mi novela. Así se hacen las novelas, junté esas dos situaciones y ahora, aquí está la historia", destacó la entrevistada. De su obra, considera que "es trágica, linda, y siempre narrada en un tono ingenuo, como el de las cartas. Lo que más me llamó la atención en el proceso de investigación y escritura fue la vida de las mujeres de esa época, sometidas a los hombres y la iglesia, aunque ellas hacían lo que querían". Ella investigó y se encariñó con el personaje. "En el libro, la mujer criolla se escandaliza por todo lo que hacen los liberales. Era la época en que Juárez entra en escena y ella, como personaje central, cambia su manera de ser y de pensar", dijo a quien le interesa rescatar lenguaje y costumbres", concluyó.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
879
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.