Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Evocan figura de Claudio Rodríguez al inaugurar encuentro poético

21/07/2011 03:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En la segunda edición del encuentro poético “Elegía desde Simancas”, en la localidad española del mismo nombre, fue evocado a través de sus poemas el bardo Claudio Rodríguez, fallecido el 22 de julio de 1999, cuya obra del mismo título obras inspiró el convivio literario. Durante tres días, el encuentro que reúne a vates de las más distintas corrientes escuelas literarias se propone acercar al público a los distintas actividades culturales que son organizadas en las bibliotecas de Simancas. Como en la primera edición del encuentro, el convivio entre poetas arrancó con la lectura del poema de Claudio Rodríguez, “Elegía desde Simancas”, que dice: “Ya bien mediado abril, cuando la luz no acaba/ nunca, / y menos aún de noche/ noche tan de alba que nos resucita, / y nos camina/ desde esta piedra bien pulimentada, / respiramos la historia, aquí, en Simancas... Claudio Rodríguez nació el 30 de enero de 1934 y sus primeros años transcurrieron con la mayor normalidad; sin embargo, cuando cumplió 13 experimentó un suceso que le dio un cambio completo a su vida: la muerte de su padre, ya que con esto la familia quedó en la ruina. Debido a este hecho, Rodríguez se hizo cargo de la administración de las fincas de la familia y se refugió en la lectura, lo que le llevó a trabajar como ayudante de un profesor de latín y francés y a aprender con él las métricas latina, francesa y castellana. Fue en esa época que inició su carrera poética y escribió sus primeras obras, "Ejercicios para piano" y "Nana de la virgen María", en el "Correo de Zamora". En 1951 se trasladó a Madrid para estudiar Filología Románica y un año después, a los 18 años de edad, publicó "Don de la ebriedad", por el que ganó el Premio Adonais. La obra tiene la particularidad de haber sido escrita por el poeta mientras caminaba, remitiendo al lector a la contemplación del paisaje. Gracias a esta publicación, el autor impresionó al también al poeta Vicente Aleixandre, a quién dedicó su siguiente libro, "Conjuros", donde hacen aparición los mundos proletario y campesino, pero sin caer en la crítica marxista de la época, a pesar de que el escritor militó en el Partido Comunista por un breve periodo. Gracias a la ayuda de Aleixandre y Damaso Alonso, ese mismo año se trasladó a Inglaterra, donde trabajó como lector de español en Nottingham, posteriormente se trasladó a Cambridge con el mismo cargo. Durante su estancia en el país conoció la obra de los románticos británicos William Wordsworth y Dylan Thomas, quienes influyeron en su poética. En 1963 fue incluido en la antología "Poesía última" de Francisco Ribes, donde también se conjunto la obra de Eladio Cabañero, Ángel González, José Ángel Valente y Carlos Sahagún, que conforman el grupo poético madrileño que los críticos bautizaron como "Generación de los 50". Su libro "Alianza y condena" fue escrito en 1965 en territorio británico y es considerado por muchos lectores como su mejor publicación, y por él ganó el Premio de la Crítica de ese año. La siguiente aparición de Claudio Rodríguez en el mundo de las letras fue en 1976, con "El vuelo de la celebración", en el que apuesta al lenguaje como un modo de acercamiento a la realidad. El 17 de diciembre de 1987 Rodríguez ocupó el lugar que dejó vacante Gerardo Diego en la Real Academia Española. Fue hasta 1991 que se publicó su última obra, titulada "Casi una leyenda", una especie de retrospectiva a su obra con la aparición de una temática funesta y una revisión total de su poética. Entre los reconocimientos recibidos por el escritor se encuentran el Premio Nacional de Poesía en 1983; el de Castilla y León de las Letras en 1986; el Príncipe de Asturias de las Letras en 1993, y el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en el mismo año. Claudio Rodríguez, el poeta humilde que siempre rechazó el mundo de las tertulias y las justas poéticas, a pesar de haber sido reconocido por otros a través de varios premios, concluyó su aventura poética el 22 de julio de 1999.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
101
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.