Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

El exdirector de la CIA asegura que el presidente Bush conocía las torturas

10/12/2014 16:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

EFE

El ex director de la CIA, Michael Hayden, negó este miércoles haber mentido al ex presidente George W. Bush y al Congreso sobre las prácticas de interrogatorio de la agencia de inteligencia, que fueron"más brutales" y menos efectivas de lo que se creía, según una investigación publicada por el Senado estadounidense.

"Yo no mentí ni engañé al Congreso", se defendió Hayden, quien dirigió la Agencia Nacional de Inteligencia (CIA) en el segundo mandato de Bush, durante una entrevista con la cadena NBC.

Hayden cuestionó, además, el rigor del informe del Comité de Inteligencia del Senado divulgado el martes y que asegura que la CIA llevó a cabo prácticas de interrogatorio más crueles de lo que había admitido en los años posteriores a los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Ese informe analiza los polémicos métodos de interrogatorio a sospechosos de terrorismo en los ocho años posteriores al 11-S, que incluyeron asfixias simuladas, baños en agua congelada, privación de sueño durante más de una semana, alimentación e hidratación rectal, así como amenazas de abusos y muerte.

La senadora demócrata Dianne Feinstein, presidenta del comité que elaboró el informe tras cinco años de investigaciones, explicó el martes que "ningún agente de la CIA ni directores de la CIA", informaron a Bush (2001-2009) sobre las prácticas que estaban realmente llevando a cabo.

El informe apunta que funcionarios de alto nivel, entre ellos los ex directores de la CIA George Tenet, Porter Goss y Hayden, exageraron varias veces el valor de los interrogatorios en las sesiones informativas secretas celebradas tanto en la Casa Blanca como en el Congreso, además de en discursos públicos.

En otra entrevista con el diario 'Politico', Hayden dijo que no es cierto que Bush no conociera los detalles de las técnicas de interrogatorio hasta 2006, porque el entonces presidente "aprobó personalmente" aplicar la asfixia simulada al líder de Al Qaeda Abu Zubaydah, detenido en 2002.

"Lo que puedo decir es que el presidente (Bush) nunca supo dónde estaban" las instalaciones secretas en Europa y Asia en las que se retuvo a los sospechosos. "Es el único hecho que sé que él desconocía", señaló Hayden.

¿Salvaron vidas las torturas?

La oposición republicana y destacados miembros de la Administración de Bush criticaron el informe y defendieron que las prácticas de la CIA permitieron abortar tramas terroristas y salvaron vidas.

"Somos afortunados de tener a los trabajadores de la CIA sirviendo para nuestro bien. Ellos son patriotas. Si el informe menoscaba la contribución de la agencia a nuestro país, entonces está equivocado", subrayó Bush antes de su publicación.

Mientras, el presidente Barack Obama, que prohibió el uso de las polémicas prácticas de la CIA nada más llegar a la Casa Blanca en 2009, admitió que esas técnicas "hicieron un daño significativo a la imagen de Estados Unidos en el mundo".

"Ningún país es perfecto. Pero una de las fortalezas que hacen excepcional a esta nación es nuestra voluntad de confrontar nuestro pasado abiertamente, afrontar nuestras imperfecciones, corregirlas y hacerlo mejor en el futuro", reflexionó Obama.

El Pentágono y el Departamento de Estado instruyeron la semana pasada a sus instalaciones en todo el mundo a revisar su seguridad por la posibilidad de"agitación" y violencia a raíz de la divulgación del informe.

James Mitchell, el cerebro del sistema de tortura

Era psicólogo pero sobrepasó todas las reglas de su profesión cuando se encontró cara a cara con el prisionero Abu Zubaydah, un alto cargo de Al Qaeda en agosto de 2002.

Zubaydah sufrió los horrores del doctor Mitchell que habría cobrado hasta ochenta millones de dólares por diseñar el brutal programa de interrogatorios de la CIA; pero su carrera no se inició aquí porque Mitchell comenzó especializándose en la desactivación de explosivos y de ahí surgió su inquietud en la mentalidad de los terroristas que colocaban las bombas.

Se retiró antes de los atentados del 11S y participó e interrogó a prisioneros de guerra durante la Primera Guerra del Golfo. Ahora tiene 63 años y está jubilado. Su primera entrevista la concedió hace unos meses al diario 'The Guardian' pero no puede contar todo debido a los acuerdos de confidencialidad que ha firmado.

Sí sabemos lo que le ocurrió a Abu Zubaydah. Encadenado a una silla durante semanas, le colgaron desnudo del techo y lo metieron en una caja pequeña durante horas. Pasó once días consecutivos sin dormir despertándole con agua sobre la cara cada vez que se dormía y fue sometido a la técnica del ahogamiento o 'waterboarding'.

image

Entrenados para ser tratados como perros

James Mitchell era un experto en preparar a los soldados para resistir las torturas en caso de ser capturados por las fuerzas enemigas. Con estos conocimientos diseñó el programa SERE.

Mitchell junto con Bruce Jessen otro psicólogo militar crearon 'centros de explotación' fuera de los ojos curiosos donde se les sometía a la privación de sueño, a la violencia física y al temido 'waterboarding'.

Un artículo publicado por David J. Morris en Slate, explicaba su experiencia en el polémico programa:

"Mientras estaba en la escuela, yo vivía como un animal. Fui encapuchado, golpeado, estaba muerto de hambre, me desnudaron y lavaron con una manguera al aire de diciembre, hasta que sufrí hipotermia.

En un momento dado yo no podía ni hablar de lo mucho que estaba temblando. Arrojado a una jaula de 3 por 3 metros con sólo una cafetera oxidada para orinar, me dijeron que lo peor aún no había llegado.

Yo fui violentamente interrogado tres veces. Cuando se me olvidó mi número de prisionero, fui atado a una camilla y me hicieron ver como un compañero de prisión sufrí el waterboarding a unos metros de distancia de mí. Nunca olvidaré el sonido de ese joven marinero asfixiándose, aparentemente a punto de morir, pagando por mi error"

KUBARK, del suero de la verdad a la tortura psicológica

Se trata de dos manuales de interrogatorio de la CIA, elaborados entre los sesenta y ochenta y empleados tras los atentados del 11S.

Entre sus líneas se podía leer que los mejores métodos para extraer información eran las torturas psicológicas. La desorientación y el aislamiento minan psicológicamente al detenido.

Esto no significa que no se dieran también torturas físicas. Siempre había electricidad para aplicar descargas eléctricas.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
157
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.