Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Exhibe Museo Comunitario de Atzompa legado Zapoteca

25/10/2012 13:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ollas monumentales, vasijas efigie, almenas, marcadores de juego de pelota, figurillas de animales, navajillas de pedernal y obsidiana, entre otros objetos, integran la colección permanente del Museo Comunitario de Atzompa, Oaxaca, espacio creado por iniciativa del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Se trata de un total de 98 piezas prehispánicas de más de mil años de antigüedad, recuperadas a lo largo de seis años de exploraciones en la Zona Arqueológica de Atzompa. De acuerdo con declaraciones difundidas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la curadora de la exposición, Laura Mendoza, explicó que el museo hace un recorrido por la vida de los zapotecos que habitaron Atzompa del año 650 al 900 d.C., a través de su cosmovisión, organización social y tradiciones funerarias, así como sobre su producción cerámica. De las 98 piezas arqueológicas que se muestran, cerca del 90 por ciento son de cerámica y el 10 restante de lítica pulida y tallada, informó Mendoza. El recorrido visual de la muestra se enriquece con una serie de imágenes del fotógrafo Rafael Doniz, y de arqueólogos y museógrafos que intervinieron en el montaje del museo. Además, incluye fotografías captadas en la zona durante la década de los 60 por la etnógrafa Charlotte Stolmaker. La exhibición cuenta con siete núcleos temáticos: “Descripción del sitio”, “Relación cultural entre Monte Albán y Atzompa”, “Los antiguos zapotecos y su relación con el medio ambiente”, “El estilo arquitectónico y el patrón de asentamiento como reflejo de la organización social”, “Cosmovisión y religión zapoteca”, “Las tumbas de élite en Atzompa” y “La cerámica prehispánica de Atzompa”. En la primera parte se muestran los datos generales de la urbe prehispánica, como su periodo de ocupación, extensión, los complejos arquitectónicos que lo integran y la manera de cómo éstos fueron dispuestos en las laderas del cerro, describió. En el segundo se explica que Atzompa no fue un sitio aislado sino un emplazamiento de Monte Albán; mientras que el siguiente módulo trata de la relación de los antiguos zapotecos con la naturaleza. Actualmente el sitio es un área reforestada, sin embargo, antes había gran variedad de especies como quetzales, jaguares y monos; esta riqueza se perdió, pero hay evidencias arqueológicas de su existencia, detalló la fuente. El cuarto núcleo refiere cómo se organizaba la sociedad, y es que en la parte principal habitaba la nobleza, mientras que la gente común se distribuía en las laderas del cerro. En la quinta sección se muestra cómo los antiguos habitantes de la zona entendían el mundo y su relación con la naturaleza. Al respecto, se exhiben recipientes que aluden a personajes de alto rango que portan adornos. La sexta sección detalla a través de textos e imágenes sobre el reciente hallazgo de un edificio funerario con tres cámaras mortuorias, cuyos patrones constructivos no se habían identificado en Monte Albán. En la última sección se muestra la continuidad de la producción cerámica; es de mencionar que los objetos de Atzompa son generalmente de barro gris y de estilo homogéneo. La mayoría de los objetos que actualmente se exhiben en el museo comunitario fueron sometidos a una minuciosa restauración, el proceso se realizó en el laboratorio arqueológico de recepción, clasificación, análisis y resguardo de materiales. El coordinador del Laboratorio de Atzompa, Gilberto Hernández explicó que en este campamento trabajan especialistas del INAH y gente de la comunidad aledaña. La labor en el laboratorio comienza cuando se reciben los materiales encontrados durante las excavaciones, después se lavan las piezas, se etiquetan y se concentran en un espacio especial. Tras ser analizadas, comentó, se hace una selección de los objetos dependiendo del lugar donde fueron encontrados, para luego restaurar los objetos, proceso en el que intervienen restauradores y artesanos de la comunidad, quienes son los conocedores de las técnicas ancestrales. Posteriormente, las piezas se clasifican por tipo y se resguardan en una bodega especial para su óptima conservación. Hernández expresó que cada pieza recuperada representa un logro para el proyecto arqueológico, sea ésta un utensilio sencillo de tipo doméstico o una escultura monumental cargada de simbolismo.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
240
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.