Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Exhiben en España obra inédita del pintor Mariano Salvador Maella

09/05/2011 03:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un total de 74 dibujos, en su mayoría inéditos, realizados en el siglo XIX y que ahora se encuentran de regreso en España, integran la exposición “Mariano Salvador Maella (1739-1819). Dibujos de un pintor de cámara en la ilustración”, que podrá ser visitada hasta el próximo 5 de junio en la Fundación Botín en Santander. De acuerdo con los organizadores, se trata de la primera muestra que reconstruye la obra y trayectoria dibujística de Salvador Maella, quien murió el 10 de mayo de 1819 y cuya producción artística fue una de las más valiosas de su tiempo. El profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, José Manuel de la Mano, recordó que Maella, al igual que Goya, se convirtió en Primer Pintor de Cámara durante el reinado de Carlos IV, y como cronista pictórico de la familia real, su análisis como dibujante representa una oportunidad para recrear el proceso de modernización de la monarquía española durante la Ilustración. De maneras paralela a la exposición, la Fundación Botín presenta el resultado de la investigación de José Manuel de la Mano, quien durante una década localizó y reunió la obra de Salvador Maella, que se dispersó tras su muerte. Dueño de una gran habilidad para el diseño y un estilo que combina los últimos coletazos del barroco y el principio del periodo de la ilustración, Mariano Salvador Maella nació en Valencia, España, el 21 de agosto de 1739. Estuvo en Roma de 1758 a 1765, donde aprendió la técnica del fresco. Así, su extensa obra en Madrid, donde trabajó casi toda su vida, incluye algunas bóvedas del Palacio Real que decoró con murales al estilo de Rafael. Sus primeras lecciones artísticas las recibió de su padre, un pintor valenciano poco conocido, que descubrió las facultades de su hijo para el dibujo y lo envió a Madrid para que se formara junto a Felipe de Castro, quien lo introducirá en el gusto neoclásico. En 1752 ingresó en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y recibe clases de Antonio González Velázquez, el profesor de pintura de la institución, con cuya hija se casó años más tarde.+ Para 1757, cuando acabó sus estudios, Maella viajó a Roma por su cuenta para contemplar las grandes obras clásicas, reforzando su gusto academicista. A su regreso a Madrid, fue nombrado Académico de mérito gracias a los éxitos obtenidos en la capital italiana y comenzó a colaborar en la decoración del Palacio Real de Madrid bajo la dirección del pintor neoclásico y teórico checo Mengs (1728-1779), quien influyó de forma decisiva en Maella. En 1774, cuando fue nombrado pintor de Cámara, centró su labor artística al servicio de la Monarquía, abarcando numerosos campos y variados géneros como la pintura al fresco, al temple, el retrato, la marina y el género religioso. En el Palacio Real de Madrid logró impregnar algunos de sus frescos decorativos, entre los que destacan “El tiempo descubriendo la Verdad”, “Hércules ante la Virtud y el Vicio”, “La apoteosis de Adriano” y “La unión de las Virtudes Cardinales”. Maella y Francisco Bayeu fueron los dos pintores mejor considerados en Palacio, tras la marcha de Mengs, y aunque entre ambos hubo cierta competencia, en alguna ocasión se les encargó obras en común, como en la colegiata de “La Granja” o en la “Catedral de Toledo”. Al mismo tiempo, colaboró en la Real Fábrica de Tapices y realizó numerosos retratos de la familia real, convirtiéndose en el retratista oficial de la Casa Real, donde pintó a Carlos III con el hábito de su Orden, a la familia de Carlos IV y un Autorretrato, entre otras obras. En su producción también estuvieron presentes temas religiosos como la figura de la Virgen, San Antonio de Papua, San Esteban, Santo Tomás de Villanueva repartiendo limosna y San Carlos Borromeo dando la comunión a los apostolados de Milán, entre otras. Su actividad en los sitios reales fue intensa y brillante, por lo que en 1792 llegó a ser Director de Pintura de la Academia de San Fernando y más tarde, su director general. En 1799 fue nombrado Primer Pintor de Cámara y encargado de la custodia y restauración de todos los Reales Sitios. Cuando se produjo la caída de Carlos IV y llegó al trono José I, la situación de Maella cambió, y aunque continuó manteniendo su cargo y sirviendo al nuevo monarca francés, en el momento en que Fernando VII regresó al trono, fue apartado de la Corte con una pensión de 12 mil reales anuales. Vicente López lo sustituyó como Primer Pintor de Cámara del Rey y también fue privado de un segundo mandato como Director de la Academia de San Fernando cuando, a pesar de haber obtenido la mayoría de los votos de la institución, el rey decidió nombrar en septiembre de 1815 a López para dirigirla. En esta última etapa, su producción disminuyó a causa de su defenestración y su elevada edad, destacando sólo el conjunto decorativo realizado para la Iglesia parroquial de Villabalter (León).


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
120
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.