Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Exhiben obra de Modigliani en Museo Cívico de Catania

23/01/2011 07:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La fortaleza de Ursino, sede del Museo Cívico de Catania, alberga desde diciembre pasado y hasta el 11 de febrero una interesante muestra con la obra del pintor y escultor italiano Amadeo Modigliani. Se trata de una especie de viaje sentimental a través de la obra del artista, pasando por momentos de su infancia, juventud y madurez, que incluye además de obra propia, documentos como el diario de la madre, una especie de crónica familiar. Se trata de 25 bocetos, tres óleos sobre tela, cinco esculturas y siete dibujos más nunca antes expuestos en Sicilia. También se exhibe “Ritratto di Agatae”, una obra realizada en París, en 1919, año en que el artista regresa por última vez a la llamada “Ciudad luz”. Modigliani nació en Livorno, Italia, el 12 de julio de 1884, y perteneció a la denominada Escuela de París. Es considerado uno de los más grandes pintores europeos de todos los tiempos y, sin duda, auténtico exponente de la verdadera inspiración como fuente creativa. Modigliani es el arquetipo del artista bohemio: una vida marcada por una mezcla de drogas, alcohol, mujeres, pobreza y enfermedad. Alcanzó la fama después de muerto, pero mereció la pena lo que su extraordinario talento ha legado a la posteridad. Fue el cuarto hijo de Eugenia, una francesa natural de Marsella, y Flaminio Modigliani, nacido en Roma, quien se dedicó a una profesión tradicional de los judíos europeos: el préstamo, aunque era mal negociante. Prestaba atendiendo más a las necesidades que a las garantías de sus clientes, y después de un tiempo se vio obligado a recurrir a otros prestamistas, quienes no fueron tan benevolentes como él lo fue con sus acreedores. Eugenia estaba embarazada de Amadeo cuando los oficiales de la justicia se presentaron en su casa. Una vieja ley italiana sirvió para dar un respiro a la familia: todos los objetos que estuvieran sobre la cama de una mujer embarazada eran intocables. Flaminio y Eugenia acumularon en su cama de matrimonio todas las joyas y objetos de algún valor que aún poseían. Esa pequeña fortuna les sirvió para instalarse en una casa más modesta y comenzar una nueva vida. Flaminio se alejó de Livorno para probar suerte en la minería. Eugenia abrió una escuela de lenguas para señoritas, a la vez que se dedicaba a escribir cuentos y artículos literarios para algunos periódicos. Mientras tanto, criaba a sus cuatro hijos, y así es como Amadeo pasó su infancia entre la pobreza y la enfermedad. A los 14 años de edad, Amadeo ("Dedo", como lo llamaba su familia) comenzó a tomar clases de pintura con Guglielmo Micheli, un discípulo de Fattori, uno de los pintores del movimiento florentino conocido como los "macchiaioli", nombre que eligieron a partir de los ataques de algunos críticos que decían que pintaban con manchas ("macchie"). Poco después de comenzar sus estudios de pintura sufrió un ataque de fiebre tifoidea y dos años más tarde una tuberculosis. En 1898, su hermano Emmanuele, de 26 años, fue condenado a seis meses de prisión por ser militante del movimiento anarquista. En 1902 se inscribió en la escuela libre del desnudo, en Florencia, y al año siguiente en el Instituto de las Artes de Venecia, ciudad en la que se movió con grupos del bajo mundo. Para 1906 se trasladó a París, centro de la vanguardia artística y donde en el Bateau-Lavoir, un falansterio para proletarios de Montmartre, conoce a Max Jacob, Van Dongen, Pablo Picasso, Guillaume Apollinaire, Diego Rivera, Chaim Soutine, Vicente Huidobro y muchos otros personajes posteriormente célebres. Influido en principio por Toulouse-Lautrec, Modigliani encontró inspiración en Paul Cézanne, el cubismo y la época azul de Picasso. También es evidente la influencia que ejercieron sobre él Gustav Klimt y las estampas del japonés Utamaro. Su rapidez de ejecución le hicieron famoso. Nunca retocaba sus cuadros, pero los que posaron para él decían, que era como si hubiesen desnudado su alma. Descubrió el arte africano y camboyano en el Musèe de l'Homme de París. Sus estatuas son reconocidas por los ojos almendrados, bocas pequeñas, narices torcidas y cuellos alargados. Presentó una serie en el Salón de Otoño de 1912, pero tuvo que dejar de esculpir porque el polvo le causaba problemas de salud. Retrató a los artistas habituales de Montparnasse, como Soutine, Diego Rivera, Juan Gris, Max Jacob, Blaise Cendrars y Jean Cocteau, entre otros. Al iniciar la Primera Guerra Mundial (1914-1918), intentó alistarse, pero su precaria salud se lo impidió. Conocido como "Modi" por sus amigos, emanaba magnetismo hacia las mujeres, por lo que tuvo numerosos romances hasta que entró en su vida Beatrice Hastings, con la que mantuvo una relación de varios años. Ella le sirvió de modelo en varios retratos, como "Madame Pompadour". Cuando estaba bajo los efectos del alcohol, era triste y violento, como lo muestra el dibujo de Maria Vassilieff. Sobrio era tímido y encantador, le gustaba citar a Dante Alighieri y recitar poemas del libro del conde de Lautrèamont, "Los cantos de Maldoror", del que siempre tenía cerca un ejemplar. En 1916 conoció al poeta y marchante de arte polaco Lèopold Zborowski y a su mujer Anna. Modigliani lo retrató en varias ocasiones, cobrándole sólo 10 francos por cada retrato. Sus tormentosas relaciones con diversas mujeres se hicieron más famosas que sus borracheras. El 3 de diciembre de 1917 celebró su primera exposición, la cual fue cerrada horas después por la autoridad, censurada por indecencia. Por sugerencia de un promotor artístico realizó una serie de desnudos (hoy en día sus obras más cotizadas), con la pretensión de venderlos a los millonarios que veraneaban en la Costa Azul, sin mayores éxitos. En mayo de 1919 regresó a París, donde su salud se deterioró notablemente y con rapidez, ya que seguía con sus vicios y allí murió de meningitis tuberculosa el 24 de enero de 1920. Unos días antes había pedido el permiso al gobierno francés para contraer matrimonio. Los más importantes artistas de Montmartre y Montparnasse siguieron los funerales. Jeanne Hèbuterne, su último amor, fue llevada a casa de sus padres, donde se suicidó al tirarse desde la ventana de un quinto piso, dos días después de la muerte de Modigliani. La hermana de Modigliani, quien vivía en Florencia, Italia, adoptó a su hija, que quedó huérfana y quien posteriormente escribiría una muy completa biografía de su padre: "Modigliani: Hombre y mito".


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
129
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.