Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Exhiben producción de “Pater/Padre. El paisaje como ciclo”

27/10/2010 01:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Luego de casi dos meses de exhibición del proceso creativo, la víspera fue inaugurada la exposición del producto final de “Pater/Padre. El paisaje como ciclo”, que reúne en la Galería Luis Adelantado el trabajo de Alberto Castro Leñero y su hijo Marcos Castro. En la muestra se pueden apreciar cerca de 20 piezas en las que sus creadores presentan diversos elementos como toros, lobos, paisajes y hasta la misma muerte, temas que por separado han trabajado. Se trata de un trabajo de reflexión en el que se muestra al padre como espejo, al hijo como reflejo y viceversa, a manera de ciclo. El desarrollo de las obras para esta exhibición fue una especie de puesta en escena de una coordenada espacio-temporal de producción, una plataforma de diálogo asumida como objeto de exhibición. Durante casi dos meses de exhibición previa, el público pudo observar en fechas distintas, los avances, hallazgos, retornos, mutaciones y encuentros en la diferencia, a cargo de ambos creadores, para quienes la distancia generacional y de sensibilidades está compensada por la fuerza de la genealogía y la libertad de confrontación. “La idea del proyecto fue trabajar en este lugar, hoy luego de dos meses terminamos las obras y ahora estarán un rato exhibiéndose”, dijo Marcos Castro, quien añadió que se trató de un proyecto con el que buscó trabajar con su padre. “Él también es artista, entonces fue una experiencia en donde crucé mi camino de artista al lado de él; fue como cerrar y a la vez abrir un ciclo”, expresó el joven creador. Dicho proyecto, ubica el centro de su discurso eligiendo pocas y muy energéticas reglas del juego creativo, como son el trabajo en colaboración, en este caso, entre dos artistas que están unidos por el lazo padre-hijo y la idea de que la producción y el producto se integren. El relato sobre el paisaje que da origen mental al proyecto se fundamenta en la conexión entre la exploración del devenir, día que subyace en la caída de la noche, con el orden de sucesión especular que existe entre las figuras del padre y del hijo. En este sentido, la exposición-pieza y las piezas autónomas que la componen aparecerán a modo de realización agonística, es decir, bajo la forma de un orden plástico continuo, resultado de una lucha productiva. Al final del encuentro, los artistas se convierten en los co-autores de una instalación total en la que coexisten, en paralelo, piezas secuenciadas que cubren disciplinas diversas, proposiciones variadas, derivados y documentos que constituyen una galaxia estética marcada por el signo del encuentro. De este modo, en mil 500 metros cuadrados, se presentan paisajes nocturnos, animales feroces como un par de lobos, toros, águilas, venados, esqueletos, partes del cuerpo humano a manera de radiografía y hasta un águila devorando una serpiente, entre otros. “Se trata de personajes que he venido trabajando desde hace mucho y que interactúan a la vez con otros protagonistas o paisajes, es un tipo de mitología personal que refleja mi sentir y estado emocional”, apuntó Marcos Castro. Nacido en la Ciudad de México, Marcos Castro es un joven artista que reflexiona sobre un acto fundamental en el arte: la mirada. Por medios diversos explora el diálogo entre los materiales de origen natural como el grafito y la madera. Mismos que sirven como técnica para hablar de lo humano, a partir de códigos subjetivos en su relación con el medio y con la multiplicidad de los puntos de vista del espectador. En tanto que Alberto Castro Leñero es un artista ya consolidado, cuya obra juega siempre con una forma contrastada por un fondo, es visible a pesar de que es una relación simétrica, ambas juegan un papel importante, la forma es precisamente eso, no pretende figurar, se convierte a veces en símbolo que pierde su naturaleza orgánica primaria y habla por sí misma. Alberto juega con las formas orgánicas, con raíces con nudos que aún cuando son formas “reales” al convertirse en pintura se disipan en esa delgada línea de abstracción, según los conocedores de su obra.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
112
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.