Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Expondrán obras de María Izquierdo en San Diego, Estados Unidos

29/10/2011 06:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A 109 años del natalicio de la pintora mexicana María Izquierdo, el 30 de octubre de 1902, obras suyas son parte de la exposición “Pintura mexicana moderna”, que se exhibirán a partir del 5 de noviembre próximo en el Museo de Arte de San Diego, California, en Estados Unidos. Otros de los artistas mexicanos que participan en la muestra que permanecerá hasta el 19 de febrero de 2012 son Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y Rufino Tamayo, lo mismo que Alfonso Michel, Federico Cantú y Ángel Zárraga, que por primera vez expondrán en San Diego. Los cuadros provienen del acervo de arte moderno de la Colección de Andrés Blaisten, que reúne piezas realizadas entre 1907 y 1956. Nacida en San Juan de los Lagos, Jalisco, algunos biógrafos sitúan el año del nacimiento de María Cenobia Izquierdo Gutiérrez, su nombre completo, en 1906. Pero en lo que se coincide es que fue la primera pintora mexicana en exponer su trabajo fuera del país, en 1930. A la edad de cinco años perdió a su padre, y desde muy chica su educación fue delegada a sus abuelos, hasta que su madre volvió a casarse. Para los conocedores, la infancia de María Izquierdo es, probablemente, la razón de sus fuerzas libertarias como artista. En sus primeras obras, del periodo 1927-1930, muestra su entorno más inmediato, retratos de sus seres queridos y amigos, ejemplo de ello son los cuadros “Retrato de Belem” (1928) y “Niñas durmiendo” (1930), que es el retrato de su hija Amparo y su sobrina, así como naturalezas muertas y paisajes. En éstos revela mucho del entorno que la envolvió en su tránsito de su infancia rural y la vida adulta en la Ciudad de México. En algunas de sus obras aparecen incluso algunas industrias, las cuales existían contundentemente en el medio en el que se encontraba. Así, llegó a realizar en 1930 una composición de la cementera La Tolteca, con la que participó en un concurso artístico convocado por la misma empresa y que le otorgó una mención honorífica especial del jurado. Años antes había comenzado su desarrollo en pintura al ingresar a la Escuela Nacional de Bellas Artes, a finales de la década de 1920. Allí se mantuvo como alumna de la antigua Academia de San Carlos, desde 1927 hasta 1929. Aun joven, tuvo la oportunidad de viajar y asentarse por un breve tiempo en los estados de Aguascalientes y Coahuila. Se casó con un hombre mayor y durante esa etapa de su vida se convirtió en mujer y madre. Tiempo después se separó y estableció una relación sentimental con Cándido Posadas Izquierdo. La primera exposición de María Izquierdo se llevó a cabo en una galería de arte que había en el Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México, la cual era atendida por los pintores Carlos Mérida y Carlos Orozco Romero. Esta muestra pictórica fue muy comentada por las publicaciones de la época, además de que la introducción al catálogo fue escrita por el muralista Diego Rivera. En ese texto, Rivera plasmó el desarrollo que había tenido la joven pintora, a la cual definió como una de las personalidades más atrayentes del panorama artístico y uno de los mejores elementos de la academia, considerándola “un valor seguro; seguro y concreto”. Muchas de las composiciones de María Izquierdo realizadas en 1929, rememoran en buena medida los trabajos de las escuelas de pintura al aire libre, las cuales visitaba frecuentemente. Pero la más importante influencia y, que se refleja en su trabajo pictórico, es la del mexicano Rufino Tamayo, personaje con el que entabló una relación profesional y afectiva profunda. Pero que se rompió cuando el pintor la abandonó para casarse con Olga. Tiempo después, María Izquierdo tuvo una relación con el pintor sudamericano Raúl Uribe, quien se encargó de vender su obra fundamentalmente a diplomáticos. El artista la abandonó años después, tras un ataque de hemiplejía a la artista. Aún así, se recuerda el legado que dejó María Izquierdo, mujer que pudo sacar su arte fuera del país, llevando por primera vez una exposición individual a Estados Unidos, en el Arts Center Gallery de Nueva York, en 1930, que la convirtió en la primera expositora mexicana en ese país. Su muestra estaba integrada de 14 óleos que incluían naturalezas muertas, retratos y paisajes. Ese mismo año la American Federation of Arts presentó en el Metropolitan Museum of Art, una exposición de arte popular y pintura mexicana que incluyó piezas de Rufino Tamayo, María Izquierdo, Diego Rivera y Agustín Lazo, entre otros. Su obra se caracteriza, han dicho críticos, por el uso de intensos colores y temáticas que van desde autorretratos, paisajes y naturaleza, hasta surrealismo. Actualmente la mayoría de su labor pictórica se encuentra en manos de extranjeros y muchos de sus restantes trabajos se encuentran perdidos. Entre las obras que realizó destacan “La sopera” (1929), “El teléfono” (1931), “Hombre con caballo” (1932), “La raqueta” (1938), “Caracoles” (1939), “El mantel rojo” (1940), “Retrato de María Asúnsolo” (1941), “Troje” (1943), “Orquídeas” (1944), “Viernes de Dolores” (1944–45), “El idilio” (1946) y “La niña indiferente” (1947). María Izquierdo murió el 3 de diciembre de 1955, en la Ciudad de México, pero su legado en pintura aún se reconoce y expone en diferentes partes de la República Mexicana, así como fuera de ella.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
271
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.