Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espectáculos escriba una noticia?

Exponen escritores dificultad para relatar una historia de cine

07/07/2011 08:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Paz Alicia Garcíadiego, Enrique Rentería (de México) Matia Bize (Chile) y Fernando Pérez (Cuba) expusieron hoy la dificultad que se enfrenta para relatar una historia cinematográfica, el uso de los lineamientos de la dramaturgia, además de la utilización del tiempo y el espacio, acompañados de algunas "trampas" para alcanzar un buen resultado. Los guionistas y directores integraron el panel “Teorías y enfoques de la estructura para cine (Estructura dramática, ritmo y tono; Género y conflicto; Construcción de personajes y diálogos), en el marco de Primer Encuentro Iberoamericano de Escritores Cinematográficos, que concluirá el próximo 9 de julio. Matias Bize (Sábado en la cama y La vida de los peces) señaló que el autor debe hablar de su mundo y contar historias personales, pero que sean entendidas de manera universal. Agregó que el conflicto representa la película, por lo que el escritor debe cuestionarse de qué habla su historia, considerar el tiempo y el espacio que haga creíble el relato. En cuanto al diálogo, el autor debe estar consciente de lo que el personaje tiene qué decir. Asimismo, entender y conocer la escena y saber qué dirán los personajes, incluida la posibilidad de intercalar frases o ideas que trasciendan y se queden en la mente del espectador. Dio a conocer que él es muy dado a colocar una cartulina grande en donde escribe una línea de tiempo, en la que ve desde el primer minuto hasta la terminación de la película, si el conflicto avanza y de esa forma puede darse cuenta si entiende lo qué quiere decir, lo cual le da una idea de que el espectador también pueda entender. Subrayó que un buen diálogo puede salvar la estructura, y por el contrario uno malo puede hundirla. Dijo que un pecado que cometen los guionistas es tratar de sobreexplicar los hechos y considerar que el público es inteligente para entender lo qué ve y escucha. Comentó que el proceso de la redacción del guión, es decir, lo que quiere contar, es lo que más temor le da y que eso le lleva largo tiempo afinarlo, que pueden ser hasta cuatro o cinco años hasta plasmarlo en la pantalla. Paz Alicia Garcíadiego (Profundo carmesí y El coronel no tiene quien le escriba), dijo que siempre que la llaman para hablar de la estructura del guión se interpone un dilema, ya que no es muy ortodoxa, pues se sale de lo establecido; y hay gente que cree en el sistema tradicional de escribir una historia y que eso no va con ella. Dio a conocer que estudió literatura, y que no tiene una formación cinematográfica propiamente, pero que aprendió a saber leer el cine antes de saber leer, ayudada por las imágenes. La escritora cinematográfica dijo que su incursión en el guionismo fílmico, se dio cuando Arturo Ripstein le encargó hacer una nueva versión de "El Gallo de Oro", que fue "El imperio de la fortuna"; una historia universal que es parte de la historia del cine mexicano. Añadió que ha hecho historietas para la SEP (Secretaría de Educación Pública), unas lecturas que se distribuirían en el metro y que de pronto le pidieran hacer "El imperio de la fortuna" le costó trabajo empatar la gramática cinematográfica con la narrativa. Pues, agregó, la literatura puede ser flexible, y de atrás para delante, y en el cine no, pues en el terreno fílmico la secuencia es una cápsula de tiempo real. La escritora comentó que la mancuerna que ha hecho con Arturo Ripstein se debe a que trabajan juntos para concentrarse en la historia, pues recurren a entreponerse al abogado del diablo, en la que uno propone la historia y el otro la rebate. De esa manera, es como han empatado sus intereses como ha sucedido con diversos relatos que han llevado a la pantalla. Explicó algunos ejemplos, entre ellos, el de "Profundo carmesí", un relato que querían contar como un rompimiento amoroso y dejar de lado el asunto policiaco; acotó que no le gusta mucho la farsa, ya que el autor se coloca sobre sus personajes. Comentó que cuando se tiene la idea clara de lo que se quiere llevar a la pantalla, significa que el autor ya tiene una estructura. Recordó el caso de "El evangelio de las maravillas", en la que no pretendían hacer una película sociológica, sobre el movimiento religioso que se dio hace unos años en Michoacán, sino desde el punto de vista teológico, en la cual su personaje argumentaba que el mundo se iba a acabar y que fue ahí donde encontró su estructura. Reconoció que era difícil trasladar la eternidad a través de la narrativa cinematográfica, por lo tanto Ripstein y ella acordaron una estructura de 13 historias del vía crucis con el único propósito de hacer un fresco como se estila en la pintura. En cuanto a los personajes, dijo que siempre van a ir en función de la historia y que no hay que sobrecargarlos. En cuanto a los diálogos, afirmó que deben parecer naturales, pero no deben serlo de manera forzosa. El realizador cubano Fernando Pérez señaló que una buena historia es una buena película y dejó entrever que no siempre seguir los lineamientos de la dramaturgia quiere decir que no todo va a resultar cómo se planea. Dijo que aunque la historia debe tener una estructura: inicio, desarrollo y final, esto no debe considerarse como una receta sino simplemente como una guía, al enfatizar en el filme "Mulholland drive", de David Lynch, en cuanto a la intención que deben tener los diálogos, y por eso él trabaja muy de cerca con los actores, pues al mismo tiempo busca identificarse con sus personajes. El mexicano Enrique Rentería, quien antes de escritor cinematográfico es también arquitecto, señaló que esta última profesión le enseñó a que quitar es menos, y a que el cine es elipsis entre el tiempo y la imagen, así como en la construcción, la estructura sostiene una edificación, en el cine, una buena historia tendrá que llevar un proceso similar. Añadió que el escritor debe volcar su talento y creatividad para sentarse ante una página en blanco y saber qué va a poner en ella. Agregó que los personajes hay que crearlos para hacerlos creíbles a la vista del espectador, y que los diálogos deben ser explícitos ya sea con palabras y con imágenes.


Sobre esta noticia

Autor:
Espectáculos (21096 noticias)
Visitas:
142
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.