Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Expusieron artesanos chiapanecos finas piezas de ámbar en Coyoacán

21/12/2009 09:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Artesanos del estado de Chiapas llegaron al Museo Nacional de Culturas Populares, en Coyoacán, para exhibir y vender piezas hechas con ámbar, resina que desde hace 25 millones de años exudan árboles de esa entidad en forma de gotas, que manos artífices convierten en fina joyería. La "Expo-ámbar de Chiapas 2009", que se presentó en el patio central del recinto del 9 al 20 de diciembre, ofreció artículos de ornato y uso cotidiano, principalmente joyería femenina, lo mismo que verdaderas obras de arte. Algunas de ellas provenientes de muestras nacionales e internacionales, en las que han obtenido premios y reconocimientos. El ámbar es una resina de origen vegetal que se sustrae a cielo abierto (al escurrir sobre la corteza de troncos y ramas, atrapa en su totalidad o parcialmente burbujas de aire, gotas de agua o pequeños seres vivos, como plantas e insectos) o de manera subterránea, en minas localizadas. De acuerdo con los mismos artesanos, el hombre excava hasta encontrar la capa que contiene el corazón del ámbar. Puede ser naranja, rojo, blanco, café, verde azuloso y negruzco, aunque el más común es el amarillo y los menos frecuentes el verde, blanco, rojo y azul. Sin embargo, todos poseen una belleza singular. El de mejor calidad, señalan los expertos, es el de la República Dominicana y el de México. Aquí se localiza en los municipios chiapanecos de Simojovel de Allende, Huitiupán, Totolapa, El Bosque, Pueblo Nuevo Solistahuacán, Pantelhó y San Andrés Duraznal; cuenta con la denominación de origen "Ambar de Chiapas". Se trata de una resina fósil, no un mineral, y es la única piedra preciosa y semi-preciosa de origen vegetal. Pertenece al grupo de las gemas orgánicas, lo mismo que el azabache, las perlas, los corales y otras. En México hay muchos artesanos cuya destreza en el manejo de esta resina los ha llevado alrededor del mundo. En Chiapas, hace 25 millones de años, durante el comienzo del Mioceno, árboles de hymenaeamexicana (cuyo descendiente más cercano es el hymenaeacourbaril, conocido con el nombre de guapinol), exudaron por primera vez esta resina en forma de gotas, las cuales en su recorrido hasta el suelo atraparon animales y restos de plantas. El ámbar se forma de una resina vegetal residual de algunos árboles que datan de hasta hace 40 millones de años y que con el tiempo sufrió un proceso de fosilización, formando masas irregulares y extensas dentro de los estratos de arenisca y pizarras arcillosas de la edad terciaria, agregan los especialistas. Esta resina, altamente cotizada, ha sido utilizada por el ser humano a través de la historia como ofrenda ceremonial, protección o con fines medicinales, como joyería y objetos de arte. Además, aporta información importante sobre la vida extinta, a través del estudio de sus inclusiones de animales y vegetales. El ámbar chiapaneco es de una familia de materiales relativamente homogéneos con una fuente paleobotánica común. Se formó de un cierto número de plantas resinosas distintas, como el guapinol, árbol perteneciente a la familia de las leguminosas, y de otras que comprendían cierta especie de coníferas. Simojovel es el lugar más productivo, su ámbar pertenece al periodo Mioceno a Cretácico, y en su ámbar se han encontrado 75 especies de diferentes insectos. Es amarillo claro y rojizo, mientras que el de Totolapa es rojo oscuro y más suave. Además, en el de este último lugar hay más inclusiones de insectos que en el de Simojovel.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
251
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.