Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redliteraria escriba una noticia?

El factor económico en la cultura

31/07/2012 05:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Jorge Cortés Ancona

Uno de los problemas crecientes en la promoción cultural en México es la imposibilidad de otorgar apoyos financieros a todos quienes proponen realizar acciones en materia de cultura y artes. A pesar de la buena voluntad y de los entusiasmos compartidos, la creciente demanda de oportunidades, espacios y apoyos del cada vez mayor número de ciudadanos ha ido en aumento, sin que la infraestructura haya podido crecer en la misma proporción.

imageAguila... FOTO: Masube.

Es obligado establecer prioridades en el hecho de reconocer la importancia de la cultura como política de Estado, pues dada la enorme extensión del término es necesaria una acotación. Se dice con simpleza que "todo es cultura", pero una institución cultural no puede ni en lo administrativo ni en lo operativo abarcar esa presunta totalidad. Debería haber un límite preciso.

Dada la inestabilidad económica mundial que repercute con mayor a nivel nacional y regional, sería conveniente que las instituciones definan de modo muy claro sus esferas de acción, especificando qué es lo que pueden atender directamente y qué es lo que tienen que canalizar hacia otros sectores o dependencias, para con ello evitar reclamos, falsas esperanzas y pérdidas de tiempo y recursos.

En el caso yucateco es indispensable reconocer que somos un estado subsidiado y que los limitados recursos deben ejercerse de modo cada vez más racional. Por ello, en las condiciones actuales, se requiere más bien propiciar la autosustentabilidad y la autogestión, lo cual resulta muy fácil de decir pero no de llevar a cabo plenamente.

Entre tantas cosas, debe replantearse el asunto de la casi absoluta gratuidad de las presentaciones artísticas, que no necesariamente ayudan a un desarrollo artístico ni a la formación de públicos con criterio y, en cambio, sí afectan el desarrollo profesional de los creadores y ejecutantes, pues tal situación da pie a que éstos dependan casi por completo de los recursos públicos federales, estatales o municipales y en el ámbito particular no se les quiera retribuir sus servicios. Todavía persiste en el imaginario colectivo que danzar, tocar música académica, pintar o escribir no pueden ser verdaderos trabajos sino meros pasatiempos. Pagar aunque sea 10 pesos de entrada –con las justificadas y comprensibles excepciones- no afecta gran cosa si se accede a una propuesta enriquecedora de conciencias.

¿Asignar los recursos en consideración de lo que le gusta al pueblo? Nos duele decirlo, pero la gran mayoría de nuestro pueblo mexicano y yucateco está conforme y satisfecha con la programación de Televisa y de TV Azteca. Y artista es el que sale en la radio, televisión y cine comerciales. Así que, bajo ese sentimiento popular, Polo-Polo, Chabelo y Paty Chapoy, al igual que sus imitadores, son artistas mientras que no se concibe en esa condición al escultor, ni el chelista ni el actor de teatro contemporáneo.

image...o Sol. FOTO: Masube.

¿Costear un viaje de un artista a otro lugar del país o al extranjero? En la historia yucateca hay casos memorables tanto en lo ejemplar como en lo negativo. Lo que sí es un hecho es que dado que se trata de un apoyo individual es obligada una retribución social en la medida en que desarrolle una actividad, se publique una memoria o se imparta un taller (o todo ello, de preferencia), derivados de la misma estancia costeada. Que el aprendizaje se comparta. Pero debe existir una convocatoria precisa, tanto para los casos planeados con anticipación como también para los que deriven de una situación imprevista, aun cuando debe darse prioridad a los primeros y en todos los casos procurar que haya más de una fuente de financiamiento.

En el mismo sentido que el caso anterior, figura de nuevo el choque entre el aspecto cuantitativo y el cualitativo. Pensemos por ejemplo, en la conveniencia de destinar recursos para un curso relativo a un elevado tema de teoría musical. Quizá sólo esté al alcance de tres o cuatro personas en Yucatán, pero si ello contribuye a elevar el nivel de dirección o de composición, multiplicable a diversos niveles en los hechos, se puede justificar su realización, con el debido cuidado del aspecto financiero.

Por supuesto, que la cuestión de la proporcionalidad por persona debe tener un entrecruce con fórmulas de tipo cualitativo. Hay casos de tan mala planeación, de una ausencia de estudios de factibilidad, que dan lugar a actividades permanentes o efímeras que implican un costo de entre 500 y 10 mil pesos por persona, sin una correlación de tipo cualitativo, lo cual representa un deplorable desperdicio de recursos.

Hay mucho de qué hablar en torno al tema económico, quizá el crucial en la actualidad. En la cuestión de apoyos deben ponerse a la cola las manifestaciones artísticas que pueden tener modos de retribución por otras fuentes. Pero un problema es que en ese saco entra de todo y sigue pesando el aspecto cuantitativo que puede dar lugar a favoritismos camuflados.

Por esto!, miércoles 25 de julio de 2012.


Sobre esta noticia

Autor:
Redliteraria (173 noticias)
Fuente:
redliterariadelsureste.blogspot.com
Visitas:
3125
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.