Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elvisbon escriba una noticia?

Falla 1er intento para frenar derrame de crudo en Golfo de México

10/05/2010 10:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Falla intento de frenar derrame

Http://profeciasmisteriosocultos.blogspot.com/

EN EL GOLFO DE MEXICO (Servicios Combinados) - Mientras miles de litros de petróleo siguen brotando cada día de un pozo sin control en el fondo del Golfo de México, el enorme domo que la petrolera BP había planeado usar para frenar el derrame permanecía inservible el domingo en el suelo marino, envuelto en cristales de hielo.

El primer intento de frenar el derrame falló cuando los cristales taponaron el pico que corona el domo -como un embudo dado vuelta- al formarse en las aguas profundas del Golfo y ahora el plan está en duda.

El domo quedó posado en el suelo marino a más de un kilómetro y medio (una milla) de profundidad y a apenas unos cientos de metros del pozo, mientras espesos manchones de alquitrán alcanzaban las playas de arena blanca de Alabama, en una nueva señal de que la situación empeora.

Los equipos de emergencia demoraron casi dos semanas en construir la pieza de acero y concreto y tres días en trasladarla a 80 kilómetros de la costa (50 millas) y bajarla hasta el pozo, pero la temperatura de las aguas es demasiado baja.

Directivos de BP no descartaban que se pueda cerrar el pozo con un domo de contención, sea el ya usado u otro que se está armando, para que capture el crudo y lo canalice a un barco cisterna. Sin embargo, dijeron que pasarían días antes de que puedan hacer otro intento.

"No diría que ya falló", dijo el jefe de operaciones de BP Doug Suttles. "Lo que diría es que lo que intentamos hacer... no funcionó".

La necesidad de contener el derrame se mostraba más urgente, luego que un puñado de bolas de alquitrán, del tamaño de una moneda hasta del de una pelota de golf, aparecieron en la isla Dauphin, en Alabama, muy al este de las manchas delgadas que se vieron en los pantanos de Luisiana.

"Casi parece corteza de árbol pero cuando la recoges ves que sin duda tiene consistencia líquida y es petróleo", dijo Kimberly Creel, de 41 años, que estaba en la playa junto a cientos de veraneantes.

Desde que la plataforma Deepwater Horizon explotó el 20 de abril y mató a 11 trabajadores, unos 794, 900 litros (210.000 galones) de crudo se han derramado por día. Hasta el sábado, el grueso del petróleo no llegaba a la costa estadounidense del Golfo. Hasta ahora, las corrientes empujan el derrame sólo a las costas estadounidenses y no a las mexicanas, al sur y al este del golfo.

Los periodistas de The Associated Press Ray Henry en Hammond, Luisiana, John Curran en Cocodrie, Luisiana y Nico Maounis en Dauphin Island contribuyeron a este despacho.

Barack Obama viajó a la zona del desastre

Sin una solución inmediata, el presidente Barack Obama advirtió el domingo de un desastre ambiental enorme y posiblemente sin precedentes, mientras continuaba el derrame petrolero en el Golfo de México que ha llevado una marea negra cada vez mayor hacia los delicados ecosistemas del sur del país.

Más sobre

El presidente agregó que podrían necesitarse muchos días antes de que el derrame pueda detenerse. Obama viajó al sur de Luisiana para recibir informes de las autoridades que luchan contra el derrame, mientras que varios integrantes del gabinete describieron la situación como grave e insistieron que el gobierno hace todo lo que está en sus posibilidades para lidiar con ella.

Después subió a un helicóptero para un vuelo sobre los pantanos y estuarios en la zona costera, pero los fuertes vientos impidieron que la aeronave llegara hasta la mancha de 48 kilómeteros (30 millas) causada por unos 794.913 litros (210.000 galones) de crudo que continúan derramándose en el Golfo de México cada día.

La mancha no sólo amenaza el medioambiente sino a la industria pesquera de la zona, a la que Obama calificó como "el pulso de la vida económica en la región". Por ahora parecía que se podía hacer poco en el corto plazo para detener el flujo de petróleo, que continua avanzando hacia las playas de Misisipí y aún más lejos hacia el este, sobre el sur de Florida. Obama dijo que el manchón de petróleo estaba a 14 kilómetros (9 millas) de la costa sur de Luisiana.

El presidente de British Petroleum Lamar McKay dio una ligera esperanza al sugerir que el derrame podría contenerse más rápidamente al descender un domo de fabricación rápida sobre el pozo a 1, 6 kilómetros (una milla) de profundidad en los próximos seis a ocho días para contener el petróleo y bombear el crudo a la superficie. Este procedimiento ha sido empleado en algunos derrames, pero nunca a tanta profundidad.

El derrame no sólo es una amenaza ecológica, sino un riesgo político, dependiendo de cómo juzgue la población al gobierno de Obama. En 2005 el presidente George Bush tuvo una respuesta torpe ante el Huracán Katrina, que también afectó al sur del país, y esto creó la impresión de un presidente insensible ante el gran sufrimiento de la población, por lo que su gobierno nunca se recuperó.

La secretaria de Seguridad Nacional Janet Napolitano dijo que cualquier comparación entre el derrame petrolero y Katrina era "una analogía completamente incorrecta", y que el gobierno había tenido una acción total desde el comienzo. Pero aunque los funcionarios dicen que estuvieron al tanto del accidente desde el primer día, no hubo una declaración nacional de relevancia hasta nueve días después de la explosión.

Por el momento el presidente prometió que su gobierno hará todo lo que pueda para mitigar el desastre y requerirá que la empresa BP America asuma todos los costos. "El gobierno hará todo lo necesario el tiempo que se necesite para detener esta crisis", dijo.

"BP es responsable del derrame. BP pagará la cuenta", dijo Obama después de un informe de la Guardia Costera en Venice. El presidente dio su discurso ante las cámaras en medio de una fuerte lluvia que le mojaba la cara.

"Haremos todo lo que está en nuestras manos para proteger nuestros recursos naturales, compensar a aquellos que resulten afectados, reconstruir lo que se dañó y ayudar a la preservación de la región, como lo ha logrado tantas otras veces", agregó.


Sobre esta noticia

Autor:
Elvisbon (14 noticias)
Visitas:
3660
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.