Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

El Estado Fallido mexicano, según Pepe Mujica

05/12/2014 23:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando José Mujica, se atrevió a decir que México daba la sensación de ser un Estado Fallido, pisó varios callos y no pasó mucho tiempo para que la cancillería mexicana le reclamara, obligándolo a matizar sus comentarios, para no heredarle una papa caliente a su sucesor, Tabaré Vázquez

Cuando el pasado mes de noviembre, el presidente de Uruguay, José Mujica, se atrevió a decir que México daba la sensación de ser un Estado Fallido, pisó varios callos y no pasó mucho tiempo para que la cancillería mexicana le reclamara, obligando al gobernante del país sudamericano a matizar sus comentarios, para no heredarle una papa caliente a su sucesor, Tabaré Vázquez.

Y sin embargo, puestas las cosas en perspectiva y viendo la realidad desde la primera fila que es el día a día del mexicano medianamente informado, se entiende que la actitud adoptada por Mujica es mera diplomacia, así que aunque prácticamente se haya retractado, en México sabemos, lo hemos sabido desde hace un buen rato, que el Estado Fallido existe y negarlo de la manera en la que lo hace el Gobierno de Enrique Peña Nieto, no hace sino darle la vuelta al diagnóstico real de la nación, con la consecuente postergación de las soluciones que se deberían aplicar.

Pero, ¿cuáles son los argumentos que tuvo el mandatario uruguayo para definir a México como el Estado Fallido que es? En entrevista para la revista Foreign Affairs Latinoamérica, cuando a Pepe Mujica se le preguntó sobre los 43 estudiantes de Ayotzinapa que permanecen en calidad de desaparecidos, sentenció: “Es terrible que se caiga en ese tipo de cosas. A uno le da una sensación, visto a la distancia, que se trata de una especie de Estado Fallido, que los poderes públicos están perdidos totalmente de control, están carcomidos. Es muy doloroso lo de México. Yo apelo a que México reaccione en su ética y en su moral”.

Y señaló a la corrupción como el gran cáncer que tiene de rodillas al Estado mexicano: "La corrupción se ha establecido, me da la impresión, visto a la distancia, como una tácita costumbre social. Seguramente, el corrupto no está mal visto, es un triunfador, es un señor espléndido. Por ese lado, estamos fritos”.

La confirmación de lo expresado por el político uruguayo ocurrió casi dos semanas después, cuando México se ubicó en el puesto 103 del ranking de Transparencia Internacional, lo que nos habla de una situación lastimosa, ya que en el Índice de Percepción de la Corrupción 2014, el Estado Fallido mexicano apenas alcanzó 35 puntos, en la escala del 0 al 100.

Y pese a todo, el diagnóstico de Transparencia Internacional es benévolo, considerando que el IPC 2014 analizó la situación de los 175 países evaluados con fecha de corte hasta el mes de junio, por lo que en el caso de México, se quedó fuera del análisis el caso de los estudiantes asesinados y desaparecidos en Iguala, el escándalo que significó para la administración de Enrique Peña la Casa Blanca de Angélica Rivera y, obvio, la sospechosa licitación del tren de última generación y su posterior cancelación, misma que provocó el enojo de los inversionistas chinos ganadores del ambicioso proyecto ferroviario.

Para evaluar de manera efectiva y objetiva el que Estado adquiera el rango de Fallido, se puede establecer como hipótesis de trabajo que cuando un Estado deja de ser garante del bienestar de sus ciudadanos y pasa a convertirse en el mayor obstáculo para que conformen una sociedad armónica y próspera, éste pierde su razón de ser y pasa a ser eso, un Estado Fallido, incapaz de hacer frente a sus responsabilidades.

Esto ocurre cuando el Estado no sólo no es capaz de proteger a sus ciudadanos ante los embates de la delincuencia común y organizada, vía el marco jurídico, sino que incluso es incapaz de proteger a sus ciudadanos, de los propios funcionarios del Estado, sean estos policías, militares, diputados, senadores, magistrados o hasta el mismo Presidente, pese a que los habitantes del país son la causa, razón y motivo de la existencia del Estado.

Es ahí donde se perdió el Estado, porque ni el Poder Ejecutivo, ni el Judicial, ni mucho menos el Legislativo, son hoy representantes confiables de los ciudadanos y, peor aún, pueden ser catalogados como una carga, dado que la mayor parte de ellos operan en contra de los intereses de la población, lo que da pie para que el México de hoy sea el Estado Fallido que tan acertadamente describió José Mujica.

Así las cosas, mientras los políticos mexicanos hacen como que trabajan, sin atender la raíz de los problemas, entrevistado por el periodista de la cadena Univisión, Jorge Ramos, sobre el caso Ayotzinapa, el cantante de música ranchera, Pepe Aguilar, definió claramente cuál es el meollo del problema en que se debate México, al sentenciar: “Ayotzinapa no es el problema, sino una consecuencia del problema mayor: hay mucha corrupción, muchos intereses económicos, mucha desinformación, sensacionalismo y mucha falta de educación”.


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
1451
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.