Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

El fallo liberador/Columba Arias Solís

20/08/2013 06:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Columba Arias Solís

En los últimos tiempos el papel de los juzgadores mexicanos ha estado en el centro de la polémica nacional a causa de sus controvertidas decisiones en casos como el de Florence Cassez, la exoneración de Raúl Salinas de Gortari a quien próximamente habrán de devolverse los millones de dólares que el propio juez a cargo del caso reconocía eran producto de un súbito enriquecimiento, el cual sin embargo, -según manifestó- no pudo demostrarse haber sido ilícito ni tampoco lícito, sino todo lo contrario.

La liberación del capo Rafael Caro Quintero, ha provocado la indignación de muchas personas y el incremento de la desconfianza en el papel de los juzgadores mexicanos, es decir en la aplicación de la justicia, porque para el ciudadano común que desconoce términos como el debido proceso, lo único que advierte muy claro es la existencia de la impunidad.

Caro Quintero detenido en Costa Rica el 4 de abril de 1985, fue acusado entre otros delitos, de los secuestros y asesinatos del agente de la DEA Enrique Camarena Salazar y del piloto Alfredo Zavala Avelar, cometidos en febrero de 1985, asesinatos que alteraron las relaciones entre los gobiernos de México y los Estados Unidos, cuyas autoridades -de este último- incluso acusaron a sus homólogos mexicanos de no aplicarse en la atención adecuada y expedita del asunto.

También Caro fue acusado de delitos contra la salud en diversos estados de la República entre los años 1976 a 1985, de la privación ilegal de la libertad de más de 4 mil personas para que trabajaran en sus sembradíos de droga en el estado de Chihuahua; de delitos relacionados con el tránsito aéreo, la introducción clandestina de armas de fuego al país, así como el homicidio de los ciudadanos estadounidenses John Clay Walter y Alberto Felipe Radelat el 30 de enero de 1985 y la inhumación de los cuerpos en el Bosque La Primavera en Guadalajara.

Por la acumulación de penas a Caro Quintero le correspondían 199 años de prisión, sin embargo se le impuso una pena privativa de libertad de 40 años de prisión que era la sanción máxima prevista por la legislación penal de ese tiempo.

Luego de purgar 28 años de cárcel, Caro Quintero fue beneficiado por el Primer Tribunal Colegiado en materia Penal con sede en Guadalajara, quien resolvió el sobreseimiento de la causa penal por los delitos de privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro y homicidio calificado en agravio de Enrique Camarena y Alfredo Zavala, derivada de esta resolución, el Segundo Tribunal Unitario del Tercer Circuito también con sede en el estado de Jalisco, concedió el amparo y protección de la Justicia Federal, ordenando se tuvieran por compurgadas las sanciones impuestas por un delito contra la salud, se sobreseyera por otros delitos y se absolviera por otro, otorgándose su inmediata libertad, estableciéndose que los tribunales federales carecen de competencia, por razón de fuero, para conocer de dichos ilícitos.

Esa resolución fue comunicada cerca de la media noche del 8 de agosto a la Dirección del Reclusorio preventivo de Guadalajara, donde se recibió la resolución de cumplimiento de amparo directo expediente 180/2011.

En dicha resolución se establece que los magistrados del Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito, determinan absolver a Rafael Caro Quintero de varios delitos del fuero federal, que fueron cometidos en tiempo y lugares distintos dentro del territorio mexicano.

Quintero fue absuelto a través de la modalidad de sobreseimiento, por los delitos de homicidio, privación ilegal de la libertad, secuestro e inhumación clandestina realizados en agravio de Enrique Camarena y Alfredo Zavala y en otros hechos de Alberto G. Radalán y John Clay Walter. Asimismo, a Caro se le había condenado a 15 años de cárcel y a pagar un millón de pesos por los delitos de siembra, cultivo y cosecha de mariguana, además de posesión de la misma con la finalidad de tráfico, hechos sucedidos en el rancho El Búfalo, municipio de Jiménez en el Estado de Chihuahua. En este caso, el primer tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito, dio por compurgada la sanción privativa de la libertad y prescrita la sanción pecuniaria.

La noticia de la liberación de Caro Quintero tuvo repercusión dentro y fuera de las fronteras del territorio mexicano, especialmente en el vecino país del norte, donde personajes del ámbito gubernamental han manifestado sorpresa y molestia ante la decisión de la autoridad judicial mexicana.

En México, el procurador general de la República ha declarado que habrán de apelar el fallo liberador de la autoridad judicial, en tanto el secretario de relaciones Exteriores ha expresado que el fallo del tribunal que dejó en libertad a Caro Quintero, no estuvo apegado a derecho, por lo que la PGR hará uso de las herramientas legales que tiene a su alcance para revertir esa resolución.

Sin embargo y por desgracia, no serán los únicos casos en que por faltas al debido proceso los delincuentes serán favorecidos con fallos liberadores.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
84
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.