Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Familias de asesinados afganos exigen más que disculpas a la OTAN /Giuliano Battiston

19/10/2013 06:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Por Giuliano Battiston*

IPS/ Grupo Crónicas Revista

El polvoriento cementerio de la aldea afgana de Saracha tiene tres tumbas nuevas: las de Sahebullah, Wasihullah y Amanullah, tres de los cinco niños y jóvenes que el 4 de este mes murieron por un ataque aéreo de la fuerza invasora de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en este país.

Según los primeros informes de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF), como se llama la misión de la OTAN liderada por Estados Unidos, los cinco eran "efectivos enemigos", "insurgentes", muertos por un "ataque de precisión". Según el cartel blanco que hay sobre sus tumbas, los muchachos son "mártires", personas inocentes asesinadas por error.

Wasihullah y Amanullah eran hermanos. Vivían en una casa cercana al cementerio de Saracha, en el distrito de Beshud, a la entrada de Jalalabad, la principal ciudad de la oriental provincia de Nangarhar. Su padre, Qasim Hazrat Jan, mostró a IPS el lugar en el que los mataron, justo detrás de su casa.

"Dénnos a los pilotos de los dos helicópteros. Haremos con ellos lo que mandan nuestra cultura y el sagrado Corán, y lo que prescribe el Hadith. Luego los devolveremos a Estados Unidos, diciendo que 'lo lamentamos mucho', como ellos hicieron con nosotros".

Amanullah tenía alrededor de 21 años (no es común que existan registros civiles en la zona), una esposa y tres hijas. Jan mostró un carné según el cual el muchacho trabajaba para las fuerzas del gobierno afgano desde marzo de este año.

Su hermano Wasihullah tenía 10 años y cursaba el quinto grado en la escuela de Samarkheel, cerca de Saracha.

En la noche del viernes 4, ambos se encontraban con Sahebullah, de 14 años, quien "era aprendiz en una herrería de Jalalabad", dijo a IPS su hermano, Nader Shah, de 35.

Asadullah Delsos y Gul Nabi eran los otros dos adolescentes que los acompañaban. Asadullah, "de 14 años, todavía estaba esperando que le creciera el bigote", dijo Jan. Gul Nabi "tenía 15 años y su familia procedía de Pachir, en el distrito de Jogyani. Trabajaba como carpintero en Kabul, pero solía venir aquí cada vez que sus padres necesitaban su ayuda".

Jan dijo que los cinco muchachos estaban sentados en el espacio abierto ubicado detrás de su casa "tras haber ido a cazar pájaros con 'badì'", armas de aire comprimido.

Alrededor de las 22:00 horas "oí la primera de tres prolongadas secuencias de disparos. Cuando paró, subí al techo y vi por lo menos dos helicópteros y, lejos de aquí, algunos aviones sin pilotos", relató.

Cuando recomenzó el tiroteo, esperó dentro de la casa hasta que oyó a alguien gritando: "¡Hermano, mataron a tus hijos!".

Entonces salió e intentó llegar al lugar donde estaban. "Pero los soldados estadounidenses me dijeron que me mantuviera alejado", señaló.

Los cadáveres fueron llevados al hospital principal de Jalalabad "apenas a la 01:40 de la madrugada", dijo Nader Shah. "Pudimos tenerlos de vuelta en nuestras manos después de las 02:30".

A primera hora de la mañana del sábado 5, el padre de Asadullah, Dagarwal Jan Agha, oficial de logística en la cárcel de la ciudad, recibió una llamada. Creía que su hijo estaba durmiendo en la casa de sus padres en Saracha.

"Me dijeron que tenía que ir al hospital. Una vez allí me dijeron que mi hijo estaba en la morgue", recordó.

El hermano mayor de Dagarwal Jan Agha, Malim Said Agha, todavía no puede entender "cómo se pudo confundir a esos jóvenes con insurgentes. Eran solo niños. Los estadounidenses mataron a gente inocente. Las autoridades afganas confirmaron esto", dijo a IPS.

Ahmad Zia Abdulzai, portavoz del gobernador de la provincia de Nangarhar, dijo telefónicamente a IPS que el vicegobernador, "Mohammad Hanif Gardiwal, mandó un enviado a Beshud, junto con otro enviado por el presidente Hamid Karzai", y que "su investigación establece que ninguno de los cinco muchachos tenía vínculos con la insurgencia".

La ISAF todavía no ha admitido públicamente que el ataque aéreo fue un error. Contactado por IPS, el teniente coronel Will Griffin, de Relaciones Públicas de la fuerza, dijo que "todavía se está investigando el incidente. Sería inadecuado realizar declaraciones en este momento".

Según las familias de las víctimas, representantes de ISAF-OTAN admitieron el error en privado. "Uno de los comandantes extranjeros del aeropuerto de Jalalabad me invitó a su oficina el martes 8. Aceptó el error y se disculpó por él. Lo mismo ocurrió el día después en el palacio del gobernador", dijo Jan a IPS.

Ahmad Zia Abdulzai, portavoz del gobernador de Nangarhar, confirmó a IPS la reunión del miércoles 9. Participaron en ella su antecesor, Gul Agha Sherzai (quien renunció hace un par de semanas para postularse a las próximas elecciones presidenciales), su vice, Mohammad Hanif Gardiwal, varios representantes de las fuerzas de seguridad afganas y un representante del Ministerio del Interior.

Además, hubo algunos líderes tribales, los familiares de los cinco muchachos muertos y "dos enviados extranjeros" cuyos nombres se desconocen. "Los dos estadounidenses se disculparon, admitiendo que habían matado a personas inocentes", dijo Agha a IPS.

"Frente a todos los participantes dijeron que habían cometido un error", sostuvo Jan. Abdulzai señaló: "Los estadounidenses ofrecieron sus disculpas frente a las familias de las víctimas y a las autoridades de Nangarhar".

Todos los familiares de víctimas con los que se reunió IPS dijeron haber recibido algunos ofrecimientos de los "enviados extranjeros" como una forma de "compensación".

"Los estadounidenses dijeron que nos ayudarían, ahora y en el futuro", dijo Agha. "No ofrecieron ninguna suma de dinero, pero cuando nos fuimos del palacio encontramos algunos automóviles con sacos de alimentos. Todos acordamos rechazar esta oferta: somos pobres pero no vendemos nuestra propia sangre".

"Nuestro pedido es claro", dijo Jan a IPS. "Dénnos a los pilotos de los dos helicópteros. Haremos con ellos lo que mandan nuestra cultura y el sagrado Corán, y lo que prescribe el Hadith. Luego los devolveremos a Estados Unidos, diciendo que 'lo lamentamos mucho', como ellos hicieron con nosotros".

"En los últimos años, los estadounidenses mataron a muchos inocentes, entre ellos niños y mujeres", dijo Agha. "Ellos solo dicen 'nos disculpamos'. Es tiempo de que se hagan responsables de sus equivocaciones".

image

*Periodista e Investigador free-lancer. Socio de la Asociación de periodistas independientes Lettera 22

*


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
109
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.