Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Daniel Higa escriba una noticia?

Familias desplazadas y miedo colectivo en Tamaulipas ante amenazas de grupos criminales

12/11/2010 11:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con amenazas directas vía telefónica, los habitantes de los municipios que conforman la llamada “frontera chica” en el estado de Tamaulipas, han tenido que dejar sus viviendas, negocios y propiedades ante la intimidación de Los Zetas

Tras la muerte de Ezequiel Antonio Cárdenas Guillén alias "Tony Tormenta", ocurrida el pasado 5 de noviembre en la ciudad de Matamoros Tamaulipas, familias enteras han abandonado sus viviendas y propiedades ante las amenazas de muerte que el grupo criminal de Los Zetas ha hecho en contra de toda la población civil de la zona fronteriza.

La muerte del líder del cártel de Golfo a manos de miembros de las fuerzas federales, ha provocado que el estado de Tamaulipas sea blanco perfecto para los grupos rivales que están en busca de las plazas que controlaba "Tony Tormenta" y su gente.

Con amenazas directas vía telefónica, los habitantes de los municipios que conforman la llamada "frontera chica", principalmente de Mier y Camargo en el estado de Tamaulipas, han tenido que dejar sus viviendas, negocios y propiedades ante la intimidación de Los Zetas, que en sus mensajes aseguran que si no salen del pueblo "serán arrasados".

Ante tal situación, elementos del Ejército y de la Policía Federal se han apostado en las principales calles de estos pequeños municipios que no rebasan los mil habitantes y que se han convertido en "pueblos fantasmas", debido al éxodo de algunos de sus habitantes y por el miedo de salir a la calle de los que todavía permanecen ahí.

Hasta el momento se ha documentado que al menos 200 familias han salido del municipio de Mier, cargando solamente con lo que cabía en sus camionetas y se han refugiado en poblaciones cercanas o han abandonado el estado de Tamaulipas.

Uno de los ejemplos es el municipio de Miguel Alemán, en donde las autoridades se vieron sorprendidas ante la llegada de familias enteras que simplemente se sentaron en la plaza principal sin tener a dónde ir ni saber qué hacer.

Servando Canales, alcalde de esta localidad narra cómo sucedió el arribo de los desplazados. "Los que traían centavos llegaron rentando casas, pero después, ya en grupos, se sentaron en la plaza; no tenían dónde quedarse, por eso les abrimos el Club de Leones, donde pueden estar el tiempo necesario; sabemos lo que están pasando y tenemos que ser solidarios con ellos", aseguró el funcionario.

Incluso las autoridades y funcionarios del municipio de Mier tuvieron que abandonar su localidad junto con el grueso de la población. Bajo estas circunstancias, actualmente el alcalde de Mier, José Iván Macías, retomó sus labores y ahora despacha en el albergue habilitado en Miguel Alemán, donde asumió las funciones de administrador del lugar.

Esta zona denominada "la frontera chica", está conformada por pequeñas ciudades que no tienen mayor importancia económica en la región, pero que son estratégicas en el trasiego de droga hacia los Estados Unidos. Además, sus colindancias con otros estados del país convierten a esta zona, principalmente a Mier, en uno de las regiones de mayor disputa entre los grupos del crimen organizado y el narcotráfico en México.

La muerte del líder del cártel de Golfo ha provocado que el estado de Tamaulipas sea blanco perfecto para los grupos rivales

Ante lo grave de la situación varias ONG's han levantado la voz para denunciar los hechos que están viviendo estas personas y buscar la posibilidad de que sus derechos más básicos no se vean violados ante tanta violencia y desprotección.

Así, Jacqueline Sáenz, coordinadora del área de defensa integral del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, aseguró para un diario de circulación nacional que "Tamaulipas es una más de las consecuencias de la guerra frontal declarada por el presidente Felipe Calderón hace cuatro años, sin ningún resultado positivo, lo cual ya ha comenzado a provocar una especie de 'refugiados internos'.

Y abundó: "Parece que ya nos encontramos en un estado de guerra, en el que el Estado mexicano se quedó sin capacidad de respuesta. Es difícil saber hasta dónde vamos a llegar, porque ante cada masacre, la respuesta del Ejecutivo es que hay que continuar por el mismo camino, en vez de crear planes integrales y efectivos".

Pero esta situación no solamente afecta a estos municipios de Tamaulipas, ya que el desplazamiento de personas que huyen de la violencia de sus localidades también se ha visto en entidades como Nuevo León, Coahuila, Durango, Veracruz y San Luis Potosí, que ha provocado un desajuste en la estructura social y económica de las regiones. Incluso muchas familias que vivían en la zona fronteriza han decidido abandonar el país e instalarse en los Estados Unidos como medida de seguridad.

Pero este problema se está extendiendo a diversas zonas de México, sobre todo en lugares donde Los Zetas tienen una fuerte presencia como en el Estado de México, Hidalgo, parte de Guerrero e incluso zonas turísticas como Cancún y Playa del Carmen, sitios en donde las amenazas y las extorsiones a comerciantes, los secuestros y las cuotas por "derecho de piso" son cada vez más comunes.

México está en una situación extrema que el gobierno federal ha denominado "guerra contra el crimen organizado" y en este momento no hay ganador pero sí un claro perdedor: la sociedad civil. Más de 30 mil muertos en cuatro años, violencia en las calles, ejecuciones de gente inocente y corrupción, son los ingredientes de la realidad mexicana.

Pero hay algo más, el arraigo que algunos líderes del narcotráfico han podido consolidar en algunas poblaciones y el estado de "seguridad" que pueden implementar cuando toman el poder de la zona, ha provocado un profundo impacto en la sociedad civil. Las personas se sienten vulnerables ante las amenazas de grupos como Los Zetas y a pesar de que el Ejército está cerca de ellos, prefieren huir antes de confiar en los efectivos militares y policíacos.

Si alguien todavía tenía dudas del control que tiene el narcotráfico en México en todos los planos de la vida cotidiana, la muerte de "Tony Tormenta" pone al descubierto la realidad que vive México en su "guerra contra el crimen organizado".


Sobre esta noticia

Autor:
Daniel Higa (208 noticias)
Visitas:
7967
Tipo:
Suceso
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.