Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Se festejó el Bicentenario de la Independencia durante todo el año

28/12/2010 06:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los festejos por el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución mexicanas no sólo incluyeron una amplia oferta cultural durante todo el 2010, también se realizaron actividades educativas, políticas, deportivas, de infraestructura, medio ambiente y salud. Miles de mexicanos asistieron a la amplia gama de actividades realizadas a lo largo y ancho del país, de manera especial en Guanajuato y la Ciudad de México, a fin de fortalecer el sentimiento patrio y el orgullo de ser mexicanos. La celebración de coloquios y congresos, la puesta en marcha de publicaciones y convocatorias populares, la recuperación de espacios públicos, la creación de infraestructura, actos deportivos y educativos, son tan sólo algunas de las acciones realizadas. Destacó la promoción de la historia y la reflexión académica, la restauración de monumentos, la realización de producciones espectaculares, tanto artísticas como culturales, fiestas populares y ceremonias cívicas, así como la producción de programas de televisión y radio. Dichas acciones fueron coordinadas por ciudadanos, organizaciones, municipios, entidades federativas, organismos autónomos y los Poderes de la Unión. Cabe recordar que estas iniciativas surgieron a partir del Programa Base, presentado en noviembre de 2007, y reforzadas en el Catálogo Nacional de Acciones, dado a conocer en febrero del 2009. Museos, galerías, plazas públicas, avenidas, recintos históricos, bibliotecas, auditorios, teatros, salas de lectura y universidades, son tan sólo algunos de los escenarios donde la fiebre por las conmemoraciones del Bicentenario y Centenario se hicieron presentes. Composiciones ex profeso (música), montajes en teatro, en ópera y danza, exposiciones, el rodaje de cintas, la publicación de libros y revistas, además de la acuñación de monedas y billetes, estuvieron catalogados por el sello “2010”. Era tanta la ansiedad por celebrar, que la verbena arrancó en septiembre del 2009, durante el “Encendido del Fuego del Bicentenario”, en Palacio Nacional, a través de una ceremonia encabezada por el presidente de México, Felipe Calderón. La flama que se extrajo del Monumento al Ángel de la Independencia y trasladada por diversos atletas hasta la sede del Poder Ejecutivo, anunció la llegada del 2010: el “Año de la Patria”. Tras el encendido, los festejos no se hicieron esperar y de inmediato diversos programas de televisión presentaron series y películas, donde las estrellas fueron los protagonistas de ambas gestas históricas. Destacó “Discutamos México”, serie que repensó la historia nacional y evalúo a la luz de las investigaciones contemporáneas y desde la óptica de la cultura, el panorama histórico de México, desde los orígenes de Mesoamérica hasta la actualidad, con el fin de impulsar el interés entre la población por el conocimiento histórico y la reflexión sobre el devenir social del país. La serie incluyó 150 programas, los cuales se transmitieron por televisión, radio e Internet, en los que se contó con la presencia de cerca de 500 expertos en la historia y la cultura nacional. Otra serie televisiva alusiva a los festejos fue “Gritos de muerte y libertad”, escrupulosamente realizada con rigor histórico. Entre las actividades, resaltó la regata deportiva “Copa México-Edición Bicentenario”, en la Riviera Nayarit, donde durante 15 días se llevaron acabo competencias de clase oceánica. En el recorrido participaron buques, escuelas, veleros de Marinas Armadas de América Latina y tocaron tierra en los países que celebraron, igual que México, 200 años de vida independiente. Continuando con la actividad deportiva, destacó el Festival Olímpico Bicentenario, que convirtió a la Avenida Paseo de la Reforma en una pequeña ciudad deportiva. La zona comprendida entre las puertas de los Leones de Chapultepec y el Ángel de la Independencia, se instaló una piscina de 25 metros, un foso de clavados y una pista de atletismo provisional, donde deportistas nacionales y extranjeros efectuaron diversas exhibiciones. “México es mi museo” fue otra de las acciones que se realizaron con el fin de convertir al país en el recinto museográfico más grande del mundo, mediante un innovador sistema que combinó lo mejor de las ciudades y sitios históricos, con la modernidad de las tecnologías de la comunicación, a través del teléfono celular. También fue inaugurado el Parque Bicentenario, situado en un predio de 55 hectáreas, en lo que fuera la Refinería 18 de Marzo, en los límites de las delegaciones Miguel Hidalgo y Azcapotzalco. El espacio alberga en 4.5 kilómetros de andadores, más de tres kilómetros de ciclopista, un orquidiario y cinco jardines temáticos, donde se concentran zonas recreativas como gimnasio, alberca, playa con suelo de arena fina y circuito de patinaje entre otras instalaciones. Una de las reaperturas más esperadas fue la de la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes. El máximo recinto cultural estrenó este 2010 nuevo rostro al dotarlo con la más desarrollada tecnología en sistemas escénicos, de audio, iluminación y video. Revisten particular relevancia el proyecto arquitectónico acústico; la corrección isóptica, que ahora permite una mejora visual y confort para los espectadores; así como el diseño y suministro de butaquería, el cual armoniza con el entorno arquitectónico y brinda al espectador un elevado nivel de comodidad. “México 200 años. La patria en construcción”, que se exhibeen la Galería de Palacio Nacional, fue otra de las aperturas más sobresalientes este año en materia cultural. Catalogada como la mayor muestra histórica jamás montada en México, la colectiva reunió más de 500 piezas clave de la historia nacional y es considerada como la más relevante dentro del programa de conmemoraciones 2010. Si de exposiciones se trata, uno de los proyectos más ambiciosos dentro de las conmemoraciones fue la Expo Guanajuato Bicentenario, un espacio de 100 hectáreas y más de 10 mil metros de exhibición que, además de ser un punto de encuentro entre pasado, presente y futuro, colocó a esa entidad en el centro de los festejos patrios. Con mariachi, la exquisita voz del tenor mexicano Fernando de la Mora y las espectaculares danzas del Ballet Folklórico de Amalia Hernández, arrancó la fiesta en sus siete pabellones, donde confluyeron sendas exposiciones que incluyeron una reflexión en torno a México e Iberoamérica. Los festejos no solo tuvieron actividades deportivas, artísticas y culturales, también hubo sorpresas, como la entrega del libro “Viaje por la Historia de México”, de Luis González y González, a cada familia, así como una bandera mexicana. En total se repartieron 25 millones de ejemplares. En cuanto a los espectáculos, resaltó el proyecto multimedia “200 Años de Ser Orgullosamente Mexicanos”, que expone de manera entretenida y sorprendente los principales acontecimientos históricos que han formado a la nación. En una pantalla de 100 metros de largo por 11 de altura, se mostraron escenas de la historia de México, desde la cultura Olmeca, pasando por la Maya, Tolteca, Teotihuacana, Zapoteca y Mexica, entre otras que dieron origen al país; dicho espectáculo recorrió las 31 entidades. Otro espectáculo multimedia fue “360 grados en el Zócalo”, una magna proyección de luces, sonidos, emociones, color, cultura e historia sobre los cuatro costados del corazón de México: el Zócalo capitalino. El clímax por la conmemoración del Bicentenario de la Independencia, tuvo lugar el pasado 15 de septiembre en la Plaza de la Constitución, donde bailes, pirotecnia y diversos ritmos arroparon el cumpleaños del México independiente. La celebración, que se extendió por espacio de 12 horas, inició el Paseo de la Reforma con un colorido desfile, en el que sonidos, sensaciones, expresiones culturales, sociales y espirituales fueron los invitados especiales. Al término de la ceremonia de El Grito, inició la fiesta de la pirotecnia, con luces encendidas sobre el techo de Palacio Nacional y en la Catedral Metropolitana, en bengalas tricolores. En ese lugar, un mudo testigo de ocho toneladas y 15 metros de altura, el “Coloso”, se levantó lentamente para apreciar el espectáculo, con una Catedral Metropolitana que a la vez se convirtió en la casa de Morelos, Hidalgo, Allende y todos los héroes nacionales, gracias a la proyección multimedia. La fiesta se prolongó hasta el día siguiente con el tradicional desfile militar; en esta ocasión participaron 17 agrupamientos militares históricos, quienes a su vez, realizaron un recorrido por cerca de 500 años de desarrollo nacional. Las tropas de 13 países invitados hicieron gala de su solidaridad y reconocimiento a México, participando también en este desfile. Meses atrás, el Paseo de la Reforma fue testigo de otro magno desfile: el de “Niños por el Bicentenario”, el cual difundió valores como la tolerancia, el respeto, la democracia, la independencia, la justicia y centró la atención en temas fundamentales del presente y futuro como el cambio climático y la importancia de la creatividad. Durante el mes de octubre, la fiesta se trasladó una vez más a Guanajuato, donde la 38 edición del Festival Internacional Cervantino (FIC), tuvo como eje temático el Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución mexicanas. Durante casi un mes, el FIC ofreció un rico abanico de actividades que invitaron al disfrute y a la valoración sobre la identidad latinoamericana. Los festejos por el Centenario del inicio de la Revolución Mexicana arrancaron con el magno espectáculo “Yo, México” en la plancha del zócalo capitalino, donde los protagonistas del movimiento revolucionario se hicieron presentes para relatar la historia de México desde la época prehispánica hasta nuestros días. Además, el 20 de noviembre pasado, se develó una escultura de Francisco I. Madero montado en su caballo, a un costado del Palacio de Bellas Artes. La fiesta continúo con un desfile en el que participaron mil 50 personas, 32 banderas, seis estandartes y 800 caballos con sus jinetes. A lo largo del desfile destacó un espectáculo en el que 11 paracaidistas de la brigada de fusileros de la Fuerza Aérea Mexicana aterrizaron en la plancha del Zócalo capitalino, luego de describir varios círculos en el aire. Ese mismo día, pero por la noche, el Museo Nacional de la Revolución fue reinaugurado luego de más de un año de trabajos de restauración y reacondicionamiento, además de incluir en la reapertura, la remodelación integral de la Plaza de la República. La muestra está divida en tres secciones, una de las cuales incluye una nueva colección permanente, integrada por 400 piezas que recorren la historia desde el periodo de La Reforma hasta el Cardenismo, más de 80 años de historia que permitirán una mejor comprensión de la primera revolución social del siglo XX. Estos fueron algunas de las actividades que se realizaron a lo largo de este año que quedará en la memoria de los mexicanos.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
170
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.