Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Festejos del 2010 acapararon exposiciones de este año

21/12/2010 04:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con gran espíritu festivo, diversos espacios dedicados al arte y la cultura programaron exposiciones en conmemoración por los 200 años del inicio de la guerra de Independencia y los 100 de la Revolución. Instituciones como el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, la Secretaría de Cultura del Distrito Federal, la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto Nacional de Antropología e Historia y de la iniciativa privada echaron la casa por la ventana para celebrar el 2010 con más de 200 exposiciones. Algunas de las muestras montadas fueron parte de las conmemoraciones, otras se presentaron en el marco de los festejos patrios. Tan solo en el Catálogo Nacional de Proyectos para las Conmemoraciones México 2010, se registraron 177 exposiciones, de las cuales la mayor parte se presentaron en la capital del país. Óleos, dibujos, acuarelas, grabados, catálogos, libros y revistas, billetes de lotería, fotografías, monedas, ropa, carteles, estampas, mobiliario, documentos y hasta sombreros, fueron algunas de las obras presentadas. Al igual que fotografías, caricaturas y objetos personales de los protagonistas de ambas gestas históricas, muchas de ellas inéditas, y con las que se rindió homenaje a México. Así, los acervos históricos y colecciones de diversos museos e instituciones públicas y privadas emergieron como tesoros para ser mostrados a los mexicanos. Por espacio de poco más de un año, la mayor parte de los recintos ubicados en el Centro Histórico, se vieron invadidos por personajes como Hidalgo, Allende, Morelos, Madero, Carranza, Villa y Zapata, quienes tuvieron el valor de mirar una patria diferente, donde se viviera mejor. Las muestras no sólo estuvieron en los museos también en plazas públicas como la del Zócalo de la Ciudad de México, espacio que albergó en marzo el Museo Monumental Itinerante y la exposición “México en sus sentidos”, del fotógrafo mexicano Willy Souza. En cuatro mil metros cuadrados se presentaron cerca de mil imágenes en las que se observó y conoció al país a través de sus paisajes, gastronomía, cultura, costumbres y razas. Sin duda, esta muestra fue una de las más concurridas en 2010, pues tras 52 días de exhibición, recibió cerca de siete millones de visitantes, en promedio 140 mil personas diarias. En ese mismo mes, pero en el Museo del Estanquillo se presentó “México a través de las causas”, conformada por más de 800 piezas pertenecientes a la rica colección del extinto escritor Carlos Monsiváis (1938-2010). La muestra hizo una extensiva revisión histórica a lo largo de los 200 años de vida independiente a través de las diferentes causas sociales, ideales y anhelos que han ido evolucionando y han formando la incipiente democracia de nuestro país. La fiesta del Bicentenario y Centenario continuo en mayo en el Museo Nacional de Arte con “El éxodo mexicano. Los héroes en la mirada del arte”, exposición en la que a través de 300 obras se revisó de manera crítica a personajes significativos de la historia de la nación. Continuando por ese mes, el Museo de Arte Moderno exhibió “Facturas y manufacturas de la identidad”, exposición que estuvo integrada por obras de artistas como Diego Rivera, Frida Kahlo, María Izquierdo, José Chávez Morado, Raúl Anguiano, Roberto Montenegro, Carlos Mérida, Angelina Beloff y Antonio Ruiz, entre otros. Más de 400 piezas entre pintura, escultura y fotografía, exploraron el papel de las artes populares en los lenguajes plásticos de la modernidad mexicana, en sus repertorios formales y en sus temáticas. Al respecto, el Museo de Arte Popular tampoco se quedó atrás y presentó una de las colecciones más ricas en cuanto a vestimenta se refiere, al exhibir más de 500 trajes de indumentaria indígena y mestiza en miniatura, así como en tamaño real. Titulada “México vestido de tradición. Colección María Esther Zuno de Echeverría”, la exposición fue un testimonial que buscó la identificación con las raíces del pueblo mexicano, sensibilizándolo en el compromiso del conocimiento y respeto de las formas que unen y reconocen a este país. En ese mismo lugar, también se presentó “Villa y Zapata. Una iconografía revolucionaria”, que reunió grabados, discos, artículos y playeras, entre otras piezas. La exposición buscó revelar la forma en la que evolucionó la imagen pública de estos personajes históricos, presentándolos como héroes, guerrillero o como los simples seres humanos que el pueblo ha creído que son. Por su parte, “Rostros y tradiciones de México" fue una de las cartas fuertes del Museo de El Carmen, para sumarse a las conmemoraciones y presentar un total de 52 obras que abarcaron la producción plástica de fines del siglo XIX y el siglo XX, con cuadros de Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Saturnino Herrán, Frida Kahlo, María Izquierdo y José Chávez Morado, entre otros. Dicha exposición representó una oportunidad para conocer las obras que cimentaron la producción artística nacional del siglo XX y los diversos estilos que contribuyeron a difundir en el mundo el rostro de México. En el Museo de Arquitectura del Palacio de Bellas Artes se presentó la exposición “Arquitectura de la Revolución”, una exhibición que mostró los complejos procesos en que la arquitectura del siglo XX atendió la nueva solicitud de espacios de la sociedad mexicana en periodos históricos clave para el desarrollo del país. La muestra se agrupó en cuatro momentos cronológicos que abarcan Primer Momento (1920-1931), Segundo Momento (1932-1942) y Tercer Momento (1943-1956), así como Ocaso, donde se da cuenta de los últimos proyectos arquitectónicos que marcaron el estertor de esta corriente. Planos, fotografías y algunas maquetas de edificios emblemáticos de siete regiones del país: Bajío, Centro, Noreste, Noroeste Sur y Sureste, así como 15 tipologías entre edificios escolares, de vivienda, de salud, hoteles, de recreación, de culto religioso, de oficinas, fábricas y espacios conmemorativos, son algunas de las piezas presentadas. Por su parte, el cine, fiel testigo de la historia invadió las ocho salas de El Antiguo Colegio de San Ildefonso con la muestra "Cine y Revolución", misma que ofreció uno de los más amplios recorridos por la historia del cine realizado durante y después de la Revolución Mexicana. Fotografías, fotogramas, secuencias de películas, carteles, fotomontajes, instalaciones, registros sonoros y equipos de filmación originales con los que se captaron muchas secuencias del periodo revolucionario, formaron parte de esta magna exposición resultado de más de año y medio de investigación y que reunió 400 piezas. La fiebre por las conmemoraciones continúo en el Museo del Templo Mayor con “Moctezuma II. Tiempo y destino de un gobernante”, un recorrido museográfico por el imperio y la vida del último tlatoani mexica, así como el enfrentamiento que tuvo con los conquistadores y su polémica muerte. Catalogada por el presidente Felipe Calderón como una muestra histórica a la altura de las conmemoraciones, la exhibición reunió un total de 220 piezas, verdaderas joyas del arte prehispánico mexicano. Otros museos como el de Cera de la Ciudad de México se contagiaron de la celebración y no sólo montaron una exposición sino que además inauguraron una Sala del Bicentenario. En ella, presentaron un total de 14 figuras que representan a los personajes más importantes de la Independencia y la Revolución Mexicana, explicados en su contexto. El Castillo de Chapultepec, escenario de momentos importantes en la historia del país, se engalanó con "Zapata en Morelos", una exposición que tomó como base el libro del mismo título que da cuenta de la influencia iconográfica del también llamado Caudillo del Sur, en el contexto nacional. Objetos personales, fotografías, documentos, pinturas y audiovisuales, integraron esta exhibición. Sin duda, el platillo fuerte de estas conmemoraciones lo marcó “México 200 años: La patria en construcción”, una de las muestras más sobresalientes y esperadas y que hasta julio del 2011, se presentará en la Galería de Palacio Nacional. Integrada por cinco ejes temáticos que dan cuenta de las luchas por la libertad y las transformaciones políticas de México, la exposición está planteada como un viaje a través de la historia de nuestra nación con más de 500 piezas que han sido testigo de periodos clave de la transformación y conformación del país. Cabe resaltar que “México 200 años” es considerada oficialmente como la mayor muestra histórica jamás montada en México; en ella se exhiben documentos originales como el Acta de Independencia del Imperio Mexicano y los Sentimientos de la Nación de José María Morelos. También están expuestos por vez primera los restos de los 14 héroes, como Juan Aldama, Ignacio Allende, Vicente Guerrero y Miguel Hidalgo, que antes descansaban en la Columna de la Independencia. Se complementa con un recorrido por la áreas protocolarias de la Presidencia de la República, que incluyen el Despacho Presidencial y los salones Embajadores, de Recepciones y el Azul, Verde y Morado, denominados así por el color de sus tapices. En la recta final del año los héroes siguieron apareciendo en diversos museos como en el Soumaya, donde se presentó “México 1810-1910-2010”, exposición en la que a través de 184 piezas originales de la Fundación Carlos Slim, entre óleos, monedas, vestuario, fotografías, objetos en cerámica, así como impresos y documentos de la cultura mexicana, conmemoró ambas gestas históricas. El Plan de Iguala, el bando que acusó de hereje a don Miguel Hidalgo ante el Tribunal de la Santa Inquisición y la renuncia de Porfirio Díaz a la Presidencia del país, el 25 de mayo de 1911, fueron algunos de los objetos que se presentaron. La representación de las escenas de los movimientos independentista y revolucionario, así como de la vida cotidiana, se presentaron en “Independencia y Revolución. Historia y Arte Popular”, en el Palacio de Iturbide. Aquí, 79 grandes maestros del arte popular de 20 entidades, con cuyas obras recrean escenas históricas, además de representaciones de la vida cotidiana y personajes de cada uno de los acontecimientos antes mencionados. Con este breve repaso, el Bicentenario y Centenario dejó un buen sabor de boca este 2010, al exhibir miles de piezas, mismas que fueron arropadas en diversos espacios culturales del país y esta ciudad.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
95
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.