Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Con “Fidelio” culmina funciones 2010 la Compañía Nacional de Ópera

20/12/2010 01:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con el montaje de “Fidelio”, del compositor alemán Ludwig van Beethoven (1770-1827), la Compañía Nacional de Ópera concluyó anoche su ciclo de actividades operísticas 2010 en el Palacio de Bellas Artes. Acompañados por la Orquesta y Coro del Teatro de Bellas Artes, bajo la dirección de musical de Niksa Bareza y escénica de Mauricio García Lozano, la recién renovada Sala Principal de recinto de mármol, acogió esta ópera que desde 1983 no se presentaba en México. La pieza se desarrolló en medio de algunas fallas en la mecánica teatral, la más grave de ellas en la recta final de la obra, donde un telón en forma de cielo se quedó varado, lo que orilló a los cantantes a subirlo de manera improvisada y “chueco”. Antes, al inicio de la obra, la pequeña pantalla colocada en la parte superior del teatro y donde se siguen los textos de diálogo de esta puesta en escena demoraron en cambiar hasta por 20 segundos, dejando al espectador bajo la incertidumbre. A pesar de lo anterior, las decenas de personas presentes ovacionaron al reparto encabezado por el tenor mexicano Francisco Araiza, quien con su participación garantizó el estilo y la tesitura imprescindibles para interpretar al trágico “Florestán”. "Fidelio" es la única ópera que compuso Beethoven, está dividida en dos actos y cuenta con el libreto de Joseph F. Sonnleithner, Stephan van Breuning y Georg Friedrich Treitschke, basado en la obra francesa de Jean-Nicolas Bouilly. La obra cuenta la historia de su protagonista: "Leonora", una mujer disfrazada como un guardia de una prisión y por la que se hace llamar "Fidelio", quien rescata a su marido Florestán de la condena de muerte por razones políticas. La obra se desarrolla a finales del siglo XVIII, en una prisión cerca de Sevilla, a la que "Leonora" entra pretendiendo salvar a su marido o al menos llevarle consuelo. Tras una serie de escenas, encontrará a su amado y lo salvará. Es por tanto un argumento no sólo a la lealtad y la fidelidad, sino también a la libertad. "Don Pizarro", personificado por el bajo-barítono Rubén Amoretti, es gobernador de la prisión de Sevilla, donde tiene prisionero, sin causa, a "Florestán", un enemigo político al que no se atreve a matar pero debilita cada día al reducirle la comida. "Leonora", interpretada por la soprano Elena Nebera, trata de estar a su lado y se hará pasar por "Fidelio". Al entrar a trabajar en la casa de "Rocco" (interpretado por el también bajo-barítono Carten Wittmoser), un carcelero, cuya hija se ha enamorado de él (ella), con lo que rompe el compromiso matrimonial que antes había realizado a "Jaquino" (Emilio Pons-tenor). Cabe mencionar que en la obra, los presos, personificados por los coristas, oscilan grises y ocres, tanto en la escenografía y vestuario. Lo anterior, para dar a entender la tristeza y desesperanza que causa la vida en una prisión, pero al final, una explosión llena de colores, celebran la libertad y la justicia. En la obra también participan María Alejandres como Marzelline; Rubén Amoretti como Don Pizarro; Guillermo Ruiz, en el personaje de Don Fernando; Juan Carlos López Muñoz como el primer prisionero y Arturo López Castillo como el segundo prisionero.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
70
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.