Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Es “El filósofo declara” una puesta cargada de ironía

26/08/2010 01:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una atmósfera colmada de recuerdos, anhelos e intrigas representa el componente perfecto de la puesta en escena “El filósofo declara”, de Juan Villoro, que se presentó la víspera en el Teatro Santa Catarina en una función especial. Bajo la dirección de Antonio Castro, la obra aborda los delirios de la razón bajo una sátira de la conciencia que mantiene en expectativa al público en todo momento. La pieza, original Juan Villoro y adaptada por Antonio Castro, muestra el enfrentamiento de egocentrismo entre dos filósofos. Uno de ellos (el Profesor) piensa que es posible realizar un asesinato moral a partir de la argumentación filosófica. Con el escenario iluminado a media luz, el “Profesor”, postrado en una silla de ruedas, se vale de la ironía y de una fuerte crítica hacia los intelectuales. Quiere probar su hipótesis sobre la muerte argumentada, por lo que cita al “Pato Bermúdez”, un filósofo que fuera su amigo y compañero de estudios, pero que se ha convertido en su rival. El encuentro final se da en medio de una discusión que reaviva las experiencias compartidas, recuerdos que ponen en manifiesto una intensa amistad, que a lo largo del tiempo se ha convertido en una legendaria enemistad. Durante los últimos momentos de la discusión, se vive un ambiente de nostalgia, pues ambos filósofos muestran la sensibilidad de su mente. No obstante, no dejan atrás la intriga que proviene del irónico recurso del retorcer de su pensamiento. La puesta en escena “El filósofo declara” ofrecerá funciones a partir de hoy y hasta el 21 de noviembre próximo, en el Teatro Santa Catarina. Entre los actores se encuentran Arturo Ríos, quien protagoniza al “Profesor”; Pilar Ixquic Mata, quien es su amada e inteligente esposa “Clara”, y Emilio Echeverría es el “Pato Bermúdez”, presidente de la Academia Mexicana de Filosofía. Asimismo, como personajes subsecuentes se encuentran Fabiana Perzabal, “Pilar”, sobrina del profesor; y Edgar Parra, “Jacinto”, el chofer, quienes durante sus intervenciones ponen al descubierto el juego de la razón y del amor. Juan Villoro, autor de esta gran obra, nació en la Ciudad de México. Además de ser escritor, también es periodista, obtuvo en 2004 el Premio Herralde, gracias a su novela “El testigo”. Entre sus novelas escritas se encuentran “El disparo de argón” (1991), “Materia dispuesta” (1997), “El testigo” (2004) y “Llamadas de Ámsterdam” (2007), entre otras. Sus libros más recientes son “De eso se trata” un ensayo literario, y el libro “Salvaje”, novela para jóvenes. En 2007 se estrenó su primera obra de teatro, “Muerte parcial”.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
599
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.